2018 será un año de intensa actividad corporativa en Europa

Las perspectivas para 2018 apuntan a un buen fondo macroeconómico, con un escenario de crecimiento económico sincronizado. Suave expansión en países desarrollados (pendientes de impacto Brexit y estímulos fiscales en Estados Unidos), y aceleración del crecimiento en emergentes (economías como Brasil o Rusia confirmando la salida de la recesión). No obstante seguirá siendo un crecimiento moderado, en términos históricos.

Los resultados empresariales continúan con su recuperación a nivel global de la mano de la positiva evolución del ciclo económico, un mayor apalancamiento operativo y condiciones financieras favorables. En el caso de Europa, el consenso estima un crecimiento anual cercano al 10% en los beneficios por acción del Eurostoxx 600, que siguen claramente por debajo de niveles de 2007/08 (mientras que Estados Unidos está muy por encima). Si bien una parte se explica por composición sectorial, consideramos que este gap debería tender a reducirse en cierta medida en próximos ejercicios.

En este escenario, creemos que es muy probable que tengamos un año 2018 de intensa actividad corporativa en Europa. Supondría una continuidad a lo visto en 2017, año en el que vimos un incremento de doble dígito en tamaño total de operaciones corporativas en el viejo continente, a pesar de la incertidumbre política (elecciones en Holanda, Francia, Alemania) y de una caída de volúmenes de M&A a nivel global (especialmente visible en Estados Unidos, principal mercado). La actividad en Europa fue especialmente fuerte en la primera mitad de año, y estuvo protagonizada por compradores europeos (que compensaron la reducción de compradores asiáticos). El año estuvo caracterizado por un número relativamente alto de grandes operaciones (70 operaciones por encima de 1bn EUR), y la prima pagada estuvo ligeramente por debajo de años anteriores (algo que se puede explicar parcialmente por los mayores niveles de cotización). Operaciones transfronterizas de gran tamaño no salieron adelante, como Kraft con Unilever, o PPG Industries con Akzo Nobel. Pero otras operaciones intra-europeas sí han podido llevarse a cabo, como Luxottica (adquirida por Essilor), Uniper o Zodiac.

Varias son las razones que nos hacen creer que el nivel de actividad corporativa seguirá siendo intenso en Europa en 2018. 1) El contexto macroeconómico es favorable, con mejora de la confianza del consumidor en Europa; 2) reducción de la incertidumbre política; 3) La compañías europeas tienen balances fuertes y saneados; 4) el coste del crédito corporativo nunca ha estado tan barato; 5) el mayor nivel y crecimiento en beneficios / flujos de caja (hay más caja en términos absolutos, y dentro de las políticas de uso de dicha caja, hay una parte que se dedica a crecimiento inorgánico). Históricamente, los volúmenes de operaciones corporativas han estado positivamente correlacionados con la confianza del consumidor y el comportamiento de los mercados bursátiles europeos (y al contrario, la correlación es negativa con incertidumbre política y los índices de crédito High Yield).

Si bien no invertimos en una compañía por la probabilidad de que sea objeto de operación corporativa, en ocasiones nos beneficiamos de dicha actividad, que permite reflejar su correcto valor intrínseco. A lo largo de 2017 hemos visto como nuestros fondos de renta variable española y europea se han beneficiado, con compañías como Abertis, OHL (tras el anuncio de venta de su filial de concesiones) o NH Hoteles (acercamiento de Barceló) en España. En Europa, cabe mencionar los casos de Havas o Refresco Group. Al mismo tiempo, el mercado ha premiado a algunas compañías compradoras, que han realizado adquisiciones con elevado sentido estratégico, sinérgico y financiero. En España, los casos más notorios son Fluidra y Vidrala, compañías excelentes, líderes en sus sectores, que han realizado operaciones que permiten reforzar dicho liderazgo, aumentar sus ventajas competitivas y mejorar su rentabilidad en el medio-largo plazo.

¿Qué valores podrían ser objetivo de M&A? En España, creemos que compañías como Talgo, DIA, Cellnex o Euskaltel tienen mayor probabilidad de ser compradas. En Europa, identificamos compañías como Shire, KION, Europcar, Smith & Nephew, Gerresheimer, Glanbia, Elekta o Ingenico. Desde un punto de vista sectorial, tecnología, medios de pago, ciberseguridad, inmobiliario o farmacia/biotecnología podrían seguir protagonizando las operaciones. En muchas ocasiones, si el mercado ignora los fundamentales y precio atractivo de una compañía, es probable que alguien tome “acción”.

David Cabeza | Gestor de fondos de inversión de Renta 4 Gestora SGIIC

Normas