El cliente tiene la razón en más del 80% de juicios por productos financieros complejos

Los jueces fallan contra la banca en el 85% de causas sobre 'swaps' de cobertura de tipos

La carga de casos bancarios que aborda el Supremo se multiplicó por cuatro en 2016

Cláusulas suelo
Sede del Tribunal Supremo.

Las demandas de consumidores contra la banca no paran de aumentar y se sitúan en un ritmo cercano al millar de demandas diarias. Las sentencias que se vienen registrando en los últimos tiempos demuestran que los jueces acaban dando la razón a los clientes en más del 80% de los casos.

Así se recoge en el quinto Observatorio de la Jurisprudencia de Productos Financieros Complejos elaborado por el bufete Jausas, que ha analizado la evolución de estas demandas y el signo de 683 fallos de Audiencias Provinciales y del Tribunal Supremo correspondientes al ejercicio 2016 aunque el estudio engloba también la jurisprudencia del primer semestre de 2017.

En aquel año, según el informe, el número de resoluciones judiciales sobre productos financieros complejos y coberturas de riesgo se multiplicó por cuatro ante la avalancha de litigios presentados por particulares y pymes. En al menos ocho de cada 10 casos, los magistrados fallaron contra la banca.

Los 'swaps'

En el caso de los swaps, o permutas financieras de cobertura de tipos de interés (o de inflación, en menor medida), se registraron 512 sentencias en Audiencias Provinciales en 2016, cerca de un 30% menos que en el año anterior. Sin embargo, el porcentaje de sentencias favorables al cliente se elevó hasta situarse de media en el 85,6%, superando el 82,5% de 2015.

“La disminución del número de sentencias de particulares se debe muy probablemente al efecto de las Sentencias del Tribunal Supremo sobre las cláusulas suelo que, como es sabido, ha dado lugar a numerosos acuerdos extrajudiciales”, explican desde Jausas.

“En el caso de las pymes la disminución de sentencias podría provenir del hecho que en la mayoría de las empresas dejaron de contratar estos productos cuando constataron las pérdidas que sufrían”, matizan.

Banco Santander lidera el ranking de entidades con mayor número de litigios de este tipo, con el 32,4% de las causas analizadas. Le sigue Banco Popular, con el 14,45%, entidad que fue absorbida por Santander el pasado junio tras su resolución por parte de las autoridades europeas.

La tercera entidad más afectada es Bankinter, con el 13,67% de causas sobres swaps. Finalmente, BBVA, Bankia y Caixabank, suponen entre el 6% y el 8% del total de causas, cada una. “Hay que tener en cuenta que tanto BBVA como Caixabank predisponen cláusulas arbitrales en la mayoría de sus contratos, lo que conduce a un menor número de sentencias judiciales”, explica el informe de Jausas.

La tendencia a condenar a las entidades bancarias por las permutas financieras comercializadas entre sus clientes han ido en aumento en los últimos años al calor de la doctrina fijada por el Tribunal Supremo. En el caso de los particulares, el porcentaje de éxito es el 88,4% y en el de las pymes, del 83,8%.

Productos estructurados

En el caso de los productos estructurados, el porcentaje de éxito judicial de los consumidores se incrementó en 2016 hasta el 79,6% de los casos. La situación se revierte en los litigios presentados por pymes, que solo obtienen fallos favorables el 25% de las veces.

Sin embargo, “habida cuenta la tendencia mantenida por el Tribunal Supremo, esperamos que esta tendencia se revierta en un futuro”, vaticinan en Jausas.

De un total de 93 sentencias de este tipo analizadas, el 25,8% corresponde a Banco Santander, la entidad más demandada seguida de Bankinter, con el 19,3% de litigios, y CaixaBank, con otro 13,9% de juicios por productos estructurados.

Evolución de las demandas

En el caso de los asuntos abordados por el Tribunal Supremo, 65 de los 78 casos que obtuvieron sentencia se resolvieron favorablemente a los consumidores. Estos vencieron en 49 de los 61 litigios sobre swaps y en tres de los cuatro de productos estructurados con sentencias que fijan además criterios que allanan el camino del éxito a las reclamaciones de otros particulares y pymes.

“Desde un punto de vista del producto financiero, los supuestos siguen incrementándose”, avanzan en Jausas sobre la evolución de la litigiosidad desde 2016 hasta la actualidad. “A las demandas de preferentes y obligaciones subordinadas que tradicionalmente contemplaba el presente estudio, y las relativas a swaps y productos estructurados que seguiremos tratando en esta edición, se unieron las demandas por la OPS de Bankia, las hipotecas multidivisa, las cláusulas suelo y las reclamaciones por gastos hipotecarios”, detalla Jordi Ruiz de Villa, socio de litigación bancaria de Jausas, añadiendo que en los últimos meses también “empiezan a sustanciarse los primeros procedimientos por la resolución del Banco Popular”.

“La conclusión final no puede ser otra que el reconocimiento judicial, cada vez más unánime, de la mala praxis con la que las entidades financieras han procedido a la comercialización de productos financieros complejos”, resumen desde Jausas, argumentando que los tribunales han condenado estas prácticas en ocho de cada diez asuntos judicializados.

Criterio de los tribunales especializados en cláusulas suelo

Ante la ingente carga de trabajo que soportan los nuevos juzgados especializados en litigios bancarios, creados el pasado junio para tratar de evitar el colapso del sistema judicial, algunas sedes están unificando criterio para agilizar la tramitación de los asuntos.

Es el caso del juzgado especializado de Barcelona que, según la asociación de usuarios financieros Asufin, ha establecido una serie reglas a la hora de abordar las miles de demandas registradas.

Las pautas están basadas en la doctrina del Tribunal Supremo, lo que está permitiendo anular con cierta celeridad los asuntos que abordan cláusulas suelo opacas, con la devolución con retroactividad total que el alto tribunal asumió tras el fallo europeo de diciembre de 2016, o hipotecas multidivisa abusivas, siguiendo la sentencia de este otoño.

“En el caso de los gastos hipotecarios, el juzgado hace un reparto equitativo entre el cliente y la entidad financiera de los gastos de gestoría, arancel de notario y arancel del registro y deniega la devolución de los gastos de tasación y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD)”, explican en Asufin, donde creen que al ser abusiva la cláusula que obliga al cliente a correr con todos los gastos, debería ser anulada totalmente haciendo que el banco corra íntegramente con la factura.

La reciente decisión del Supremo de dar por bueno el índice hipotecario IRPH está haciendo que los consumidores tiendan a perder las demandas presentadas por este tipo de préstamos, si bien en Asufin consideran que hay espacio para pelear en Europa la nulidad de los créditos comercializados sin la debida transparencia.

Finalmente, el juzgado especializado de Barcelona está pidiendo que se moderen los honorarios de los abogados ante los procedimientos masivos registrados, lo que suscita las críticas de Asufin que entiende que nadie puso trabas al cobro de “costas desorbitadas” cuando la banca vencía pero se acota la factura ahora que las entidades deben pagar en la mayoría de los litigios.

Normas