X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Cataluña preocupa, pero ya no quita el sueño a los inversores

La buena marcha de la economía pesa más que el riesgo político Resurge el apetito inmobiliario e industrial y se dispara el turístico

José María Méndez, director de la Ceca, e Íñigo Fernández de Mesa presidente de Rothschild y exsecretario de Estado de Economía.

Calma, certidumbre. En el vestíbulo del Hotel Ritz, en la octava edición del Spain Investor Day, los inversores nacionales y extranjeros manifestaron ayer que “sigue siendo el mejor momento para invertir en España”. La economía exhibe músculo, tras crecer el 3,1% en 2017 –como adelantó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la cita–, y resurgen con especial interés la actividad inmobiliaria, construcción, energía e industria, favorecidas por el cambio de ciclo, y se dispara la turística.

Incluso “queda cerrado” el conflicto catalán, zanjó en la comida el ministro de Economía, Luis de Guindos, una vez aplicado el artículo 155 en octubre pasado. En privado, sin embargo, algunos inversionistas matizaron: “Queda un ruido de fondo, veremos qué pasa”, comentó uno que pidió anonimato.

Si en 2017 se hablaba de recuperación, este año se apuntaba a la consolidación. Y en público, durante el concurrido almuerzo, tampoco se cuestionó la situación del Gobierno en minoría, como en la edición anterior, ni (para sorpresa) el proceso independentista catalán. Los inversores se mostraron más tímidos y moderados que de costumbre. Quizás porque se respiraba tranquilidad, “lo peor había pasado y su efecto será residual”, según las impresiones transmitidas por las grandes del Ibex 35 en las reuniones one to one. Cataluña se convierte así en un factor de riesgo más (no el principal), como el brexit, Trump o la falta de Ejecutivo en Alemania. De hecho, el CIS confirmó ayer que ese temor caía al 16,7%, ocho puntos menos que hace un mes.

“Al principio, el problema asustó al inversor, pero tras las medidas adoptadas por el Gobierno se ha demostrado que enEspaña funciona el ordenamiento jurídico”, comentó Benito Berceruelo, presidente del SID. “El Ejecutivo puso fin a esa incertidumbre, dejando claras las garantías constitucionales. Nuestros inversores, estadounidenses en su mayoría, han quedado más que tranquilos y no ven un riesgo”, añadió Ramón Betolaza, socio de Black Toro Capital.

Para Matthias Born, responsable de gestión de patrimonios de Berenberg Bank, hay que evaluar compañía por compañía, su negocio y beneficios: “ Es más importante la evolución del PIB global, y el clima es bueno en España y la eurozona, ya que a muchas empresas no les afecta lo político”.

Pese a la percepción general de que la crisis “está resuelta o que se resolverá mediante consenso político, aún hay un temor latente y evitan exponerse: “Creo que afectará al crecimiento económico”, alertó un gestor de un fondo de inversión.

Por este foro, organizado por Estudio de Comunicación con el patrocinio de AON, Grant Thornton, Cecabank y el Grupo Prisa, entre otros, pasarán cerca de 1.400 empresarios y 171 inversores de 10 países. Banca, gas e infraestructuras son otras áreas atractivas.

Entre los asistentes figuraron Josep Oliú, presidente del Banco Sabadell; Luis Gallego, presidente de Iberia; José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona; Francisco Riberas, presidente de Gestamp; Antonio Llardén, presidente de Enagás; Cristina Álvarez, consejera de El Corte Inglés; Manuel Polanco, presidente de Prisa; Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, e Íñigo Fernández de Mesa, presidente de Rothschild y exsecretario Economía. De momento, la complacencia se impone.

Archivado en:

Outbrain