X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Las tres razones que están obligando a los autónomos a retrasar su jubilación

Cumplir 65 años sin los años suficientes cotizados, recibir una pensión muy baja y la imposibilidad de pedir jubilación anticipada, factores determinantes

La Unión de asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) ha realizado un estudio con las cifras de jubilación a finales de 2017. A falta de los datos del mes de diciembre de 2017, la diferencia entre jubilados en el Régimen General y en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) será de más de 2,8 millones de pensionistas.

En la práctica los primeros son casi el doble que los segundos. Este hecho se debe a tres motivos: llegar a la edad de jubilación sin los años mínimos cotizados, imposibilidad de solicitar la jubilación anticipada por falta de recursos económicos suficientes para mantener un mínimo de calidad de vida y recibir una cuantía muy escasa pese a los años en activo.

La brecha existente entre la pensión media de quien haya sido trabajador por cuenta propia con respecto de los empleados por cuenta ajena es la principal razón del retraso. Y es que, según UATAE, ya es baja, pero “volverá a incrementarse en 2017, hasta situarse en un 41,3% menos de pensión media por jubilación de los autónomos en relación a los asalariados”. Esta brecha crece año tras año en contra de los autónomos a una media de 0,2 puntos porcentuales año; al finalizar 2017 los autónomos jubilados cobrarán 502 euros menos de pensión al mes que los asalariados.

A raíz de este problema casi perpetuo pese a que mejoran los datos de creación de afiliación cada año en ambos regímenes; los trabajadores por cuenta propia siguen optando por mantenerse en activo todo el tiempo que les es posible legalmente. Buena prueba de ello dan los datos del estudio sobre la situación de los pensionistas, que refleja al comparar las subidas de 2017 con el número de afiliados en cada régimen de la Seguridad Social a 31 de diciembre de 2016; que fueron 14.489.000 en el Régimen General y 3.191.000 en el RETA; una proporción del 0,7 para el Régimen General frente al 0,36 del RETA, lo que indica que el incremento de autónomos jubilados es la mitad que el de los trabajadores asalariados.

Sistema insolidario

Para María José Landaburu, secretaria general de AUATAE esta situación “tiene que ver con un Régimen Especial para los Trabajadores Autónomos injusto y anticuado, que no se basa en los ingresos reales, que limita la solidaridad y que empobrece a los autónomos cuando se jubilan, limitando además su acceso” a unas pensiones dignas. Por ello, reclaman una vez más una reforma integral del sistema, en la subcomisión para la reforma del RETA creada en el Congreso de los Diputados.

Archivado en:

Y además:

Outbrain