X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Tribunales »

Olivas dice que ya había dimitido cuando se aprobaron las cuentas para la OPV de Bankia

La defensa asegura que esas funciones corrieron a cargo de un grupo de expertos La Fiscalía pide para Olivas cuatro años de prisión por el delito de fraude de inversores

El exvicepresidente de Bankia José Luis Olivas. Cinco Días

El exvicepresidente de Bankia José Luis Olivas se ha desvinculado de la operativa de la salida a Bolsa de la entidad al asegurar que dimitió de su cargo "muchísimo tiempo antes" de que se reformularan las cuentas del año 2011. En su escrito de defensa, remitido al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, Olivas explica que esas funciones corrieron a cargo de un grupo de trabajo formado por expertos en el cual depositó su confianza. Y que la operativa contó con la supervisión continua del Banco de España.

La Fiscalía Anticorrupción pide para Olivas cuatro años de prisión por el delito de fraude de inversores. El magistrado instructor de la causa le procesó junto con otras 33 personas físicas y jurídicas por el presunto maquillaje de las cuentas con motivo de la salida a Bolsa de la entidad.

En el documento, la defensa de Olivas expone que el auditor dio el visto bueno a los estados financieros intermedios del primer trimestre de 2011 y, por tanto, no puede decirse que sean falsos. Anticorrupción denuncia en su escrito de acusación provisional que no se advirtió claramente de los riesgos derivados de la fusión de las siete cajas que dio lugar a la creación del Sistema Institucional de Protección (SIP).

Cinco meses en Bankia

La defensa explica que Olivas estuvo menos de un año en la matriz BFA y algo más de cinco meses en Bankia. Como prueba de su confianza en el proceso de salida a Bolsa, la defensa añade que el número dos de Rodrigo Rato en el banco invirtió más de 149.000 euros de su dinero ganancial y lo mantuvo en su patrimonio hasta después de su dimisión, en noviembre de 2011.

Por ello, Olivas niega "categóricamente" haber falseado las cuentas anuales o que conociera la existencia de errores en los estados financieros. "Es impensable que alguien conscientemente ocultara información para conservar su puesto de trabajo", asegura el escrito en respuesta a la acusación formulada por Anticorrupción que sostiene que los administradores ocultaron a los potenciales inversores que la inversión no era viable.

Nivel de confianza pleno

Olivas también rechaza que tuviera que conocer las necesidades de ajustes por el hecho de haber sido presidente de Bancaja (que representaba un 37% del grupo BFA/Bankia) y apunta que la información que él manejó en calidad de miembro del consejo fue "siempre positiva". Esto, junto con el resultado de los "test de estrés" realizados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA), lo llevaron a tener un nivel de confianza "pleno", afirma el escrito.

Además, el ejecutivo alega que no se le encargó ninguna misión, competencia o función en todo el proceso de salida a Bolsa "más allá de participar en los debates y votar en las sesiones de los consejos de administración de BFA y de Bankia" y, por tanto, no hubo participación "ni directa ni indirecta" en la operativa.

Al igual que ha hecho el expresidente de Bankia Rodrigo Rato, Olivas ha recordado que tanto la constitución del SIP como la salida a Bolsa se llevó a cabo por expertos "de reconocido prestigio" y contó además con la supervisión del Banco de España y la autorización de la CNMV. De hecho, Olivas ha recalcado que una plantilla de 13 inspectores del Banco de España se había desplazado de forma permanente a la entidad.

Archivado en:

Outbrain