X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Apple y Epson, bajo sospecha en Francia por obsolescencia programada

La justicia gala abre una investigación contra el fabricante japonés y la asociación HOP demanda en el país a la estadounidense por ralentizar los iPhones viejos

Últimos modelos de iPhones.

La justicia francesa ha abierto una investigación contra el fabricante japonés de impresoras Epson por programar presuntamente la obsolescencia de los cartuchos de tinta para que sean inservibles antes de que se les agote el producto, informa Efe. La Fiscalía de Nanterre, a las afueras de París, confirmó este jueves la apertura de esta investigación preliminar por “obsolescencia programada” y “engaño”, después de que la asociación de consumidores Alto a la obsolescencia programada (HOP) presentara una denuncia el pasado septiembre.

La demanda de esta organización también fue contra otros fabricantes de impresoras como la estadounidense HP y las japonesas Canon y Brother. Según dicha asociación, dedicada a perseguir esta práctica, se han detectado al menos dos técnicas en estas marcas: la inclusión de elementos que indican engañosamente que la tinta se ha agotado y el bloqueo de las impresoras cuando todavía queda líquido en el cartucho.

Francia reconoció en 2015 la obsolescencia programada como delito penal, que puede acarrear penas de prisión a sus responsables.

Pero Epson no es la única empresa que se enfrenta a una creciente presión legal en Francia por presunta obsolescencia programada en sus productos. La misma HOP ha asegurado que ha presentado una demanda también contra Apple, después de que la compañía de la manzana reconociera que está ralentizando sus iPhones antiguos mediante las actualizaciones de los sistemas operativos iOS.

Aunque Apple ha defendido que esta medida busca prolongar la vida útil de las baterías de los terminales más viejos, la asociación de consumidores asegura que esconde un objetivo comercial, que es promover la venta de los modelos de iPhone más modernos. HOP considera que la tecnológica estadounidense "estableció una estrategia global de obsolescencia programada con el objetivo de aumentar sus ventas", y que, por tanto, la empresa puede ser demandada por los teléfonos que vendió en Francia desde la promulgación de la ley de Hamon de 2015 que introdujo el delito de obsolescencia programada en el derecho francés. La nueva demanda a Apple en Francia se suma a otras registradas por la misma razón contra la compañía en EE UU e Israel.

Respecto a la investigación abierta a Epson, el abogado de la asociación denunciante, Emile Meunier, aseguró a la agencia AFP que “es una muy buena noticia. Por primera vez en Francia y, según nuestro conocimiento en el mundo, las autoridades judiciales de un país han adoptado un caso de obsolescencia programada”.

La obsolescencia programa es una práctica comercial muy criticada en la que los fabricantes de dispositivos tecnológicos incorporan la expiración de sus productos para que los consumidores se vean obligados a reemplazarlos por otros nuevos. Numerosos grupos de consumidores de diferentes países han calificado esta política de poco ética, más por la cantidad de desechos no reciclables que provoca la industria de la electrónica de consumo.

Archivado en:

Outbrain