X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El Congreso norteamericano aprueba la reforma fiscal de Trump

La nueva legislación implica un recorte de impuestos de 1,5 billones en los próximos diez años La Cámara de Representantes pasa el proyecto de ley por 224 votos contra 201

Paul Ryan, vocero republicano en el Congreso, antes de la votación de la reforma fiscal. Reuters

El partido republicano ha aprobado este miércoles en el Congreso la reforma fiscal del presidente Trump. La nueva legislación implica un recorte de impuestos de 1,5 billones en los próximos diez años y tiene importantes consecuencias para la economía. Después de unos cambios menores introducidos en el Senado, la Cámara de Representantes pasó por segunda vez el proyecto de ley, con 224 votos contra 201. Se trata de la primera gran victoria legislativa del presidente.

Con la nueva ley, el impuesto a las sociedades en EE UU pasará del 35% al 21%. El tramo máximo para las mayores rentas caerá del 39% al 37%. Para favorecer a los sectores de menores ingresos, el mínimo exento subirá de 6.500 a 12.000 dólares, y el doble para parejas. Y se incrementarán las ayudas por hijo, gastos médicos y estudios.

La reforma ha generado grandes polémicas en torno a las cuentas públicas y la distribución de la riqueza. Los demócratas han acusado a los republicanos de favorecer con la nueva legislación a las corporaciones y a las grandes fortunas. La oposición también se ha despachado, en la misma línea que el comité fiscal del Congreso, contra el aumento del déficit que supone la caída de la recaudación a causa de los recortes.

Pero, en cambio, los republicanos han asegurado que la reforma mejorará la competitividad de las empresas, el crecimiento y el empleo. Y que el consecuente aumento de la actividad económica compensará las arcas del estado con creces. Un panorama que muchos analistas, incluido el premio nobel Paul Krugman, consideran altamente improbable.

La Cámara de Representantes, que había ratificado el proyecto el pasado martes, ha repetido este miércoles la votación para incluir algunos cambios menores, introducidos por el Senado, que contaban con el consenso de la mayoría republicana. La votación se trató prácticamente de una formalidad. Pero eso no ha evitado las críticas de los demócratas, preocupados por el supuesto apuro de los republicanos para aprobar los recortes antes de Navidad y anotarse su primer gran victoria legislativa de la era Trump.

La reforma en Wall Street

Los principales índices de Wall Street apenas se han movido este miércoles. Muchos analistas aseguran que el mercado ya había descontado en gran medida la aprobación de la reforma, que tenía un amplio respaldo en la Cámara de Representantes.

Desde el comienzo de la semana, los inversores se han mostrado optimistas. El lunes pasado, el Nasdaq Composite llegó a cotizar sobre los 7.000 puntos y las acciones norteamericanas tocaron un nuevo techo, lo que desató la euforia del presidente en Twitter. “Nunca habíamos tenido 70 récords del Dow en un período de un año. Wow!”, escribió Trump.

Archivado en:

Outbrain