X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Planes paneuropeos: el ahorro sin fronteras

Se pondrán en marcha dentro de dos o tres años

Podrían suponer casi un billón de activos bajo gestión

Getty Images

Con la aprobación del proyecto de reglamento para la creación de los planes de pensiones personales paneuropeos, ahorrar desde cualquier país en un mismo instrumento está más cerca. Con su puesta en marcha, no antes de dos o tres años, la Comisión Europea busca crear un mercado común de planes de pensiones e incentivar su contratación.

Especialmente interesantes para quienes vivan en distintos países de la UE, ya que podrán continuar aportando al plan aunque se trasladen a otro lugar, los PEPP (pan-european personal pension product, por sus siglas en inglés) podrían suponer casi un billón de activos bajo gestión, “siempre bajo un escenario en que el PEPP permita a sus ahorradores beneficiarse de incentivos fiscales similares a los que existen hoy en sus planes de pensiones privados, competencia sobre la cual la CE no tiene facultades”, apunta Ángel Martínez-Aldama, director del Observatorio Inverco.

“Una fiscalidad distinta para este tipo de vehículo europeo supondría un obstáculo muy importante para su desarrollo”, advierte.

Desde Amundi opinan que para tener éxito tiene que resultar un producto “sencillo” para el consumidor “y el marco regulatorio debe garantizar que habrá igualdad de condiciones para todos los proveedores de estos productos”.

La gestora francesa, actor con 55.000 millones de euros en pensiones de empleo, ya baraja ofrecer esta variante de planes personales transfronterizos, en particular para los trabajadores por cuenta propia y con movilidad, con “una estrategia de inversión de ciclo de vida defensiva y un enfoque de reducción de riesgo, a medida que se acerca la edad de jubilación, como opción predeterminada. Esto debería ofrecer un alto nivel de preservación del capital con un mayor rendimiento potencial neto que los fondos garantizados”, adelantan sus expertos.

“Las asignaciones internacionales, que cada vez se producen en mayor volumen y para un colectivo más heterogéneo de trabajadores, tienen un obstáculo en la fragmentación del ahorro en diversas pólizas, proveedores y países. Esto reduce el interés por el ahorro en este tipo de planes. Con la creación de los nuevos planes, independientemente del país de destino en Europa, el producto será único, lo que facilitará su contratación y seguimiento”, creen Miguel Ángel Menéndez y Juan Luis Alonso, directores del área de previsión social de Mercer, quienes ven dos ventajas claras en estos productos: “La diversidad de opciones para ahorrar, con más proveedores dentro y fuera del mercado nacional, y la mayor competencia y transparencia, lo que redundará en condiciones más competitivas”.

Gregorio Gil de Rozas, director de pensiones de Willis Towers Watson, considera que la CE, “sabedora de que las prestaciones públicas en la mayoría de los países europeos van a bajar para hacer frente a una mayor longevidad e incremento de las tasas de dependencia, ha hecho sus deberes y quiere ofrecer un producto de pensiones individual homogéneo que cubra dicho desfase”.

Los de empleo, más lentos

Lo que no avanza tanto es la modalidad empresarial de los planes de pensiones. Tras la publicación de la Directiva europea IORP II, a finales del pasado año, se espera que su trasposición tenga lugar en enero de 2019. “Este proyecto, entre sus novedades destaca una mayor armonización en los planes de pensiones de empleo a nivel europeo, así como facilitar el ejercicio de su actividad transfronteriza”, señala Ángel Martínez Aldama.

La laguna para los consultores de Mercer es que “no aborda la verdadera portabilidad de derechos entre países de la Unión Europea y su trasposición a nuestro ordenamiento”. De acuerdo con la información facilitada por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, “podría tener un gran impacto, sobre todo en los seguros de vida que instrumentan compromisos por pensiones en nuestro país”.