El silencio de Hacienda impacienta a los autónomos que tributan por módulos

El Gobierno tiene intención de modificar la ley para evitar que en 2018 se endurezca el régimen de tributación simplificado

Los trabajadores por cuenta propia desconfían y reclaman que el cambio legal se apruebe ya para despejar dudas

autónomos
Camiones circulan por una carretera.

Los nervios se han apoderado de los autónomos que tributan por módulos. A día de hoy, muchos de ellos tienen dudas acerca de si podrán seguir aplicando esta forma de tributación. La situación es la siguiente: la legislación vigente establece que a partir del 1 de enero de 2018 se endurecerán el acceso a los módulos. En concreto, el límite de facturación a partir del cual se veta la tributación por módulos debería bajar por ley de los 250.000 a los 150.000 euros y, en el caso de autónomos que facturan a otras empresas, de 125.000 euros a 75.000 euros. Como avanzó CincoDías el pasado mes de noviembre, la intención del Ministerio de Hacienda es realizar un cambio legal para que los límites vigentes no se reduzcan y se mantenga los umbrales durante todo 2018. El problema es que el año termina y esta modificación legal no llega. Fuentes empresariales aseguran que hay autónomos que han frenado su actividad ante el temor de que su facturación supere los nuevos límites. El hecho de que ningún representante de Hacienda haya dicho públicamente que los umbrales vigentes no bajarán a partir del próximo año ha generado muchas dudas entre los autónomos, que temen que finalmente no se modifique la legislación y, por lo tanto, muchos de ellos se vean obligados a abandonar el régimen de módulos.

La Federación Española de Transporte por Carretera (Fetransa) amenazó con iniciar movilizaciones si el Consejo de Ministros de este viernes no daba el visto bueno a un real decreto de prórroga de los límites vigentes. Y, como temían, el Gobierno no anunció ningún cambio. “Si finalmente se consuma este despropósito, una parte muy importante de los profesionales del transporte pesado de nuestro país se verían abocados a reducir drásticamente unos resultados ya de por sí muy ajustados, que ya en la actualidad hacen prácticamente inviable el desarrollo de la profesión en condiciones dignas. En muchos casos se verán obligados a cerrar”, señaló en un comunicado la organización.

Fuentes de la Administración insisten en que la intención del Gobierno es mantener los límites actuales, sin embargo, esta decisión requiere de un cambio legal que se está demorando. De hecho, no es descartable que finalmente se apruebe la prórroga de los umbrales de los módulos una vez iniciado el ejercicio 2018 y con carácter retroactivo, una posibilidad que los autónomos consideran que genera aún más inseguridad jurídica.

La tributación por módulos es un régimen fiscal simplificado. Actualmente, pueden tributar por módulos restaurantes, peluquerías, comercios al por menor, imprentas, transportes, enseñanza o servicios de mudanzas. Los módulos son un formato de tributación que genera menos cargas administrativas para los autónomos en el IRPF y el IVA. Estos contribuyentes no declaran en función de sus beneficios sino a partir de variables objetivas como los metros cuadrados de su negocio, el número de empleados o el consumo de electricidad. Por ejemplo, para un bar, se tiene en cuenta el número de mesas o la longitud de la barra. A partir de estas variables se determina la cuota a pagar. En cambio, en el método de estimación directa, la cuota a pagar en el IRPF se fija en función de los ingresos y gastos reales. La estimación directa conlleva más papeleo y cargas administrativas, pero permite deducirse los gastos inherentes al negocio.

  • Así se pueden deducir los suministros del hogar

Una resolución del Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) de octubre de 2015 estableció que los autónomos que trabajan desde casa pueden deducirse gastos como la luz, el agua, el gas, la calefacción el teléfono. La decisión, del TEAC –de obligado cumplimiento para la Administración– contradecía el criterio seguido hasta ese momento por la Agencia Tributaria.

Sin embargo, ni Hacienda ni el TEAC establecieron una fórmula de cálculo para que el autónomo pudiera efectivamente deducirse esos suministros. Ello generó una enorme inseguridad jurídica. Y no ha sido hasta la aprobación de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo el pasado mes de octubre –dos años después de la resolución del TEAC– cuando se ha clarificado la situación.

Según la norma, el autónomo que trabaja en casa podrá deducirse “el resultado de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior”.

¿Qué porcentaje de los suministros puede deducirse el autónomo que trabaja en casa?

Se entiende mejor con un ejemplo. Un informático que tenga una casa de 100 metros cuadrados y utilice 30 metros cuadrados a oficina podrá desgravarse el 30% de esa proporción. Ello da como resultado una deducción del 9%. En el caso hipotético de que la mitad de una vivienda habitual se utilizara con fines económicos, el porcentaje de deducción será del 15%. Y se trata de un supuesto poco común.

  • Desgravar hasta 26,67 euros al día por manutención

El Congreso aprobó definitivamente en octubre la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, que entre otras medidas, facilita la deducción de los gastos de manutención. La norma aclara que el autónomo podrá deducirse en el IRPF hasta 26,67 euros al día como gastos de manutención, una cifra que aumenta hasta los 48,08 euros cuando esté en el extranjero. Ambas cifras no han sido elegidas al azar, ya que son los mismos importes que contempla el reglamento del IRPF para los asalariados que reciben ese dinero en concepto de manutención por parte de sus empresas. Para poder desgravar los gastos de las dietas, el autónomo deberá pagar en formato telemático y en establecimiento hoteleros y de restauración. Hacienda pretende limitar con ello la posibilidad de fraude y garantizar que las operaciones dejen rastro para su posterior comprobación.

  • A la espera de una rebaja del IRPF

Los beneficios de los autónomos que tributan por estimación directa están gravados por IRPF. Este colectivo está formado por más de 1,6 millones de trabajadores por cuenta propia, que podrían beneficiarse de la rebaja del impuesto que ha prometido el Gobierno de Rajoy si finalmente aprueba los Presupuestos. El pacto con Ciudadanos contempla que los contribuyentes con rentas salariales inferiores a 14.000 euros no paguen IRPFy fijar una rebaja para todos aquellos que ganan menos de 18.000 euros. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, también ha prometido una rebaja general para todos los contribuyentes del IRPF antes de acabar la legislatura.

Normas