X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La inversión en fondos de naturaleza activa, la mejor guía para 2018

El crecimiento toma el protagonismo si se despeja la incertidumbre de Cataluña y del ‘brexit’

El año que concluye en tres semanas va a figurar como uno de los de mejor desempeño de la industria financiera de los fondos de inversión, con un incremento patrimonial por entradas netas de recursos de unos 30.000 millones de euros y una rentabilidad media de casi un 4%, pese a desenvolverse con unos tipos de interés planos y tener muchos de sus instrumentos sin retorno real. El desarrollo que está tomando la gestión value, en un entorno de creciente gestión dinámica en otro tipo de activos, es sin duda una de las mejores noticias tanto para los gestores como para la clientela, que dispone de varias opciones para colocar su inversión y esperar retornos jugosos bien superiores a los que un escenario de tipos tan planos acostumbra a proporcionar. Lógicamente la apuesta precisa de riesgo, pero solo al margen de la gestión pasiva y ligada a índices puede encontrarse estímulo diferencial para los partícipes de los fondos en un escenario de tipos cero para una temporada larga y con apariciones esporádicas de una inflación que deja patentes sus mordidas.

2018 no será muy diferente a este año en cuanto al desempeño de la inversión, si tenemos en cuenta que se mantiene el crecimiento acompasadamente en todo el mundo, con valor más elevado en España, y con la expectativa de cerrar las grietas que el escenario político y económico presentaba hasta ahora, tales como la crisis catalana o el brexit, sobre el que se ha allanado el camino en la madrugada del viernes. El tirón de los beneficios de las empresas no parece estar todavía reflejado en la mayoría de las valoraciones, mientras que aquellas que han hecho advertencias sobre los riesgos en sus resultados acumulan castigos que podrían ser excesivos. En los próximos trimestres los fondos con posiciones en este tipo de empresas, que en condiciones normales reflejarán en sus cuentas mejores números, ampliarán su inversión y podrían involucrarse en operaciones de concentración, y volverán a estar expuestos a una recogida de valor nada despreciable. Por tanto, la guía de los mejores fondos de renta variable, mixtos y centrados en bonos corporativos de 2017 sigue teniendo vigencia ganadora para 2018.

Archivado en:

Outbrain