X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Alonso: "Solo en época de crisis nos permitimos el lujo de investigar"

La fundadora de Ábaton defiende la arquitectura desde un punto de vista social Asegura que la principal tendencia actual es la sostenibilidad

Entre revistas y trozos de madera se encuentra el lugar de trabajo de la arquitecta Camino Alonso (1965, Madrid). Fundó Ábaton hace cerca de 20 años, casi por casualidad: “Encontramos un terreno en el que, para llevar a cabo nuestro proyecto, nos teníamos que convertir en promotores, y al iniciarlo nos dimos cuenta de que era la mejor manera de hacer la arquitectura que queríamos”, explica Alonso, quien en 2015 fue seleccionada entre los 50 mejores arquitectos del mundo por debajo de los 50 años.

En Ábaton las personas se sitúan en el centro de la construcción de las viviendas. Para la fundadora y directora creativa de la firma, su filosofía es un “entendimiento de la arquitectura desde lo humano, no como un objeto en sí mismo, sino como el servicio que este presta”. Por eso mismo, todas sus construcciones son diferentes y se adaptan a sus futuros habitantes. Alonso lo tiene claro: “No se trata de hacer casas para nadie, sino de hacer viviendas para personas concretas”.

En este sentido, no concibe un hogar sin “un punto de encuentro, lo que ahora son las cocinas, los lugares en los que juntarse con los hijos o en los que se tienen discusiones familiares”. Cree firmemente que las casas son para vivirlas y, por eso, confiesa que le encanta cuando les llama un cliente para informarles de “cómo están viviendo en la casa o de que han tenido un hijo y está viviendo en esta u otra habitación”.

De lo que tampoco puede prescindir en su casa es de la luz natural, necesita percibir la naturaleza. Tiene obsesión por la alimentación natural y en su tiempo libre le gusta irse al campo junto a sus hijos. Va a todas partes acompañada de un lápiz Faber-Castell antideslizante, papel y una goma de borrar que no deja viruta. Nunca se sabe cuándo puede llegar la inspiración.

La crisis fue muy positiva en este aspecto. “Como teníamos menos trabajo, nos dio tiempo a investigar. Solo entonces nos pudimos permitir ese lujo sin que nos arrollara el día a día”, reconoce Alonso. Así, desarrollaron la casa transportable, un proyecto que les ha dado mucha difusión y por el que se conoce a Ábaton en el resto del mundo. “Hasta en las universidades hablan de la transportable”, exclama contenta la arquitecta, a la vez que asegura que la principal tendencia actual es la sostenibilidad, algo en lo que desde la firma hacen mucho hincapié.

La madera es uno de sus grandes aliados en este sentido, pues como argumenta Alonso, “es muy sostenible en cuanto a su mecanización, absorbe CO2 y es un material natural que convive muy bien con el ser humano”. Un elemento que, dice, cada vez utilizan más, dado que “la gente ya está conociendo otra versión de la madera mucho más grata y resistente”.

Archivado en:

Y además:

Outbrain