Telefónica subirá el 1,5% los salarios y ofrecerá bajas a los 53 años en 2018

La compañía prevé abonar una paga de productividad de 250 euros en octubre

El incremento de 2016 fue del 1,9%, por un 1,5% en el ejercicio en curso

Telefónica
Sede de Telefónica

Telefónica ha dejado fijado ya el recorrido de sus líneas básicas laborales en España para el ejercicio de 2018, incluidos los incrementos de sueldos para el conjunto de su plantilla. De cara al próximo año, la compañía, una de las mayores de España, va a ejecutar una subida sobre la masa salarial del 1,5%, siendo el 0,9% el incremento que corresponde aplicar a los sueldos base, recogidos en las tablas salariales.

En este sentido, dentro de este incremento, la operadora abonará en 2018 una paga de productividad de 250 euros, previsiblemente en el mes de octubre, cuya consolidación dependerá de los resultados operativos de la empresa en términos de beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda).

De esta forma, la operadora materializará unos incrementos salariales acordados en la prórroga del Convenio de Empresas Vinculadas (CEV), que incluía a los empleados de Telefónica de España, Telefónica Móviles España y Telefónica Soluciones). Según fuentes del sector, la subida salarial se acuerda sobre el conjunto de la masa salarial, siendo una parte las tablas que recogen la retribución del sueldo base en cada categoría.

En este caso, la plantilla sujeta a esta nueva variación salarial ronda los 19.000 trabajadores, de las distintas filiales de Telefónica en España.

En estas circunstancias, el incremento acumulado de la masa salarial de Telefónica recogido en el citado convenio colectivo se situará por encima del 4,9%: 1,9% en 2016, 1,5% en 2017 (la compañía también abonó una paga de 250 euros en octubre, consolidable en las tablas salariales) y el citado 1,5% de 2018.

En principio, en los ejercicios de 2015 y 2016, los incrementos de la masa salarial estuvieron por encima del IPC, según señalan fuentes sindicales. En los años 2015 y 2016, el IPC medio fue del -0,5% y el -0,2%, respectivamente. En 2017, todavía no hay datos del cierre, aunque algunas estimaciones apuntan a un IPC medio entre el 1,8% y el 1,9%, como consecuencia de la subida de los precios del petróleo.

No obstante, el convenio colectivo de Telefónica incluye una cláusula de salvaguarda, de tal forma que si el IPC acumulado en los años de vigencia de este marco laboral estuviese por encima de los incrementos salariales pactados, la compañía realizaría una revisión, complementando la subida hasta cubrir el aumento de los precios.

Lo cierto es que Telefónica ha mantenido una tendencia de subidas de sueldos en los últimos tiempos. Entre 2011 y 2014, ejercicios de gran dificultad para la teleco por la dura competencia que se vivía en el sector y la crisis económica con su impacto en el consumo privado, la compañía aprobó aumentos anuales de la masa salarial en torno al 1% con carácter consolidable.

De cara al ejercicio de 2019, todavía no hay ningún acuerdo, y dependerá de la futura negociación entre empresa y sindicatos de cara al próximo convenio colectivo. De momento no ha habido ningún acercamiento expreso de cara a tratar el nuevo convenio. Previsiblemente, los primeros contactos empezarían a mediados del próximo año, si bien la compañía podría dar alguna pincelada sobre sus objetivos con anterioridad.

En cualquier caso, Telefónica España ha vivido en los últimos tiempos un periodo de intensos cambios en el mundo laboral. En otoño pasado, y adelantándose a los plazos previstos, la operadora alcanzó un acuerdo con sus sindicatos mayoritarios, UGT y CC OO, para prorrogar el citado CEV hasta el 31 de diciembre de 2018. Este convenio, pactado inicialmente para el periodo entre 2015 y 2017, supuso un hito histórico, puesto que era el primero que incluía a los empleados de las citadas Telefónica de España, Móviles y Soluciones.

En el momento del acuerdo, las centrales sindicales destacaron que se había desligado la subida salarial del IPC, vinculándose a los objetivos de la compañía. De esta forma, si la operadora crecía, se consolidaba el citado plus de 250 euros. Ahora, CC OO y UGT han vuelto a defender la negociación realizada en el CEV, que establecía un modelo de salario fijo frente a un modelo más variable, que aseguraba el poder adquisitivo en un entorno de crisis económica, en el que los salarios “apenas crecen en la mayoría de las empresas”.

De igual forma, los sindicatos mayoritarios han defendido que en el convenio colectivo se mantuvo el concepto de antigüedad, a través del modelo de bienios, que ha sido suprimido en muchas empresas. En este caso, defienden que esta vía supone una “permanente subida del 1,2% anual para todos los trabajadores”.

Evolución del plan de desvinculaciones voluntarias

La prórroga del Convenio de Empresas Vinculadas (CEV) de Telefónica en España supuso también la extensión del Plan de Suspensión Individual (PSI) voluntaria de contratos, actualmente en vigor, hasta el año 2018.

Con esta extensión, podrán acogerse a este programa los nacidos en 1965 que reúnan los requisitos, 53 años de edad y 15 de antigüedad. Los voluntarios tendrán de plazo para apuntarse hasta final de marzo, si bien la ejecución de su salida podría llevarse a cabo a lo largo del año. Los trabajadores recibirán el 68% del salario regulador hasta su jubilación, además de mantener la antigüedad y los beneficios sociales, como el seguro médico. Telefónica se hace cargo de las cotizaciones de las personas afectadas.

La operadora no ha publicado datos oficiales sobre el programa, dado su carácter de voluntariedad. No obstante, el conjunto de su plantilla en España se ha ido reduciendo en los últimos años. Así, por ejemplo, al cierre de septiembre se situaba en 27.759 empleados, un 4,9% menos en términos interanuales. Hace cuatro años, contaba con más de 30.200 trabajadores. La compañía ha compensado esta reducción con la incorporación de distintas promociones de becarios.

Normas