Ryanair
El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, con una bandera española.

Desafío de O'Leary al Sepla: se niega a reconocer al sindicato en Ryanair

Siete pilotos de la irlandesa en España crean la primera sección sindical

El objetivo es negociar un convenio con la legislación española como base

Tambores de guerra en Ryanair. Los pilotos españoles de la low cost quieren un convenio local y han armado su estructura sindical para negociar. Siete de ellos conforman la nueva sección sindical del potente Sepla en la low cost, siendo España el sexto mercado en que la mayor aerolínea de bajo coste europea ve aflorar un colectivo arropado por el sindicato nacional de pilotos. Antes ha sucedido en Portugal, Alemania, Irlanda, Suecia e Italia.

Pero la interlocución no va a ser sencilla e incluso tiene visos de derivar en enfrentamiento. La compañía que dirige Michael O'Leary no reconoce colectivos que considera nacidos en aerolíneas de la competencia. En este caso, el Sepla es mayoritario entre los pilotos de Iberia o Air Europa.

Este paso al frente del personal de Ryanair se produjo en una asamblea celebrada el pasado lunes, en la que fueron elegidos los representantes para negociar el I Convenio Colectivo de Pilotos de la compañía.

La decisión se tomó en una asamblea celebrada el pasado lunes, en la que fueron elegidos los representantes para negociar el I Convenio Colectivo de Pilotos de Ryanair.

El Sepla ha remitido esta mañana una carta al propio O’Leary, para instarle a reconocer a los siete delegados sindicales como representantes legítimos de los pilotos en España e iniciar las conversaciones sobre un convenio amparado por las leyes laborales españolas. La respuesta es tajante: "Esta carta de sindicatos de pilotos de la competencia no tiene validez y Ryanair y sus pilotos no la tendrán en cuenta". Puerta cerrada.

Los pilotos de Ryanair carecen de un texto de referencia que regule sus condiciones laborales, según ha explicado el sindicato a través de un comunicado, "lo que ha permitido que proliferen en el seno de una misma compañía diferentes tipos de contratos con diferentes condiciones laborales".

El colectivo español también afirma que "Ryanair es el paradigma europeo de los empleos atípicos". Y explica que muchos de los comandantes y segundos tienen un vínculo laboral indirecto con la compañía, siendo autónomos que trabajan, a través de microempresas, para brókers aéreos encargados de proveer de pilotos a Ryanair.

Los pilotos que han prestado servicios a Ryanair han estado sujetos a las leyes laborales irlandesas independientemente de su base

Unión de fuerzas en toda Europa

El esquema empresarial de Ryanair, en lo que toca a sus recursos humanos, ha chocado con la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que establece que los trabajadores deberán ampararse en la jurisdicción laboral del país en donde tienen la base de trabajo. Hasta ahora, todos los pilotos que han prestado servicios a Ryanair han estado sujetos a las leyes laborales irlandesas independientemente de su base. Una práctica defendida por el equipo directivo de Ryanair, pero que ha sido denunciada por la Asociación Europea de Pilotos (European Cockpit Association, ECA) en reiteradas ocasiones.

Ante esta situación, los pilotos de la low cost irlandesa crearon un comité de representación de empleados europeos (European Employee Representative Council, EERC), desde el que se reclaman negociar un convenio marco europeo.

La compañía, sin embargo, argumenta que sus pilotos llevan 25 años participando y votando en secreto cuestiones sobre sus condiciones de trabajo y salario. "Mientras los sindicatos de pilotos continúan enviando notas sin sentido a los medios, Ryanair sigue alcanzando nuevos acuerdos salariales en un proceso que llevará el salario de los pilotos de Ryanair a más de 150.000 euros anuales, un 20% más alto que los pilotos de Jet 2 o los de la flota 737 de Norwegian". La cantidad incluye incentivos por productividad y aportaciones a planes de pensiones.

Ryanair es la aerolínea con más operaciones en España y este es el segundo país europeo con más bases y pilotos de la compañía irlandesa. Tras la salida de decenas de pilotos a finales de la temporada de verano, hecho que motivó una profunda crisis en la compañía con la suspensión de centenares de vuelos, está sumando a sus filas 1.100 nuevos comandantes y segundos. Al hilo de esta y otras convocatorias de empleo, la mayor aerolínea europea asegura haber recibido numerosas peticiones entre empleados de Monarch, Air Berlin y Alitalia, muchos de ellos afiliados a centrales sindicales, "que se enfrentan a despidos o recortes salariales por el fracaso de sus sindicatos de pilotos", sentencia la empresa.

Normas
Entra en EL PAÍS