Voto de castigo para Técnicas Reunidas

El ‘profit warning’ del 10 de noviembre ha supuesto una brusca bajada de los precios objetivos por parte de los analistas

Pese al compromismo del grupo de mantener el pago del dividendo, el mercado duda de que sea posible

fondos de inversion Ampliar foto

La empresa de ingeniería petroquímica intenta sobreponerse al devastador efecto provocado por el profit warning del pasado viernes día 10. La revisión a la baja de sus previsiones de beneficios para este año y el próximo cayó como un chorro de agua fría en el mercado. La cotización se hundió un 17%, su mayor caída en un día después de la del 16 de febrero de 2016 cuando sus títulos se desplomaron un 22%, en otra sesión marcada por otro profit warning.

Técnicas Reunidas se ha visto forzada a revisar sus estimaciones para este ejercicio, afectada por la anulación de dos grandes proyectos en Latinoamérica, con un valor conjunto de aproximadamente 2.000 millones de euros, así como el “retraso inesperado” en el inicio de los proyectos en Oriente Medio y México, valorados en unos 4.000 millones de dólares.

El retraso de los proyectos, junto al mantenimiento de la capacidad, ha afectado especialmente a los márgenes. La empresa ha revisado las previsiones para el margen Ebit de 2017, que ha pasado desde el 4% anunciado a los analistas hasta el 2%. Para el año 2018, el margen Ebit se situará entre un 1,5% y un 2,5%, “con una recuperación progresiva a lo largo del año”.

En la última semana, la cotización frenó la sangría, e incluso recuperó un 2,58%, dejando las pérdidas anuales en el 38,66%. Sin embargo, ha sufrido un fuerte correctivo por parte de las firmas de análisis. Natixis, Morgan Stanley, Barclays, Banco Sabadell y Credit Suisse son algunas de las casas de análisis que han recortado las valoraciones y recomendaciones para la compañía en las últimas jornadas. Tanto es así que en el consenso de Reuters, únicamente siete de los 21 expertos que lo forman aconsejan comprar. El precio objetivo medio ayer era de 28 euros, un 18% inferior al que tenían hace un mes en 34,5 euros y un 26% más bajo que el de agosto, en 38 euros. Credit Suisse tiene uno de los precios objetivos más bajos del consenso, en 20 euros. También Natixis que, hasta esta semana tenía 31,4 euros, lo ha recortado a 23,6 euros.

Link Secuirities y Goldman Sachs han sido los dos últimos brokeres en recortar sus valoraciones. “Tras la sorprendente revisión a la baja de márgenes de explotación llevada a cabo por la compañía, esperamos ahora que 2018 sea un año complicado para ella. Además, es factible que, dada la situación del sector, nos veamos obligados a volver a revisar a la baja nuestras estimaciones de resultados, al no ser descartable que la caída de márgenes tenga un carácter más estructural de lo en principio estimado, y de cartera de la compañía”, explican los expertos de Link Securities que recomiendan aprovechar repuntes en la cotización de la acciones para reducir la exposición al valor.

Goldman Sachs destaca posibles catalizadores de la cotización en su informe pese a que ha reducido la recomendación desde comprar a mantener. Entre ellos destacaría un ritmo de pedidos más rápido de lo esperado o una generación de flujo de efectivo libre y posición de efectivo neta también mejores de lo previsto.

Y es que tras el profit warning, no todo han sido espantadas en el valor. El fondo Citadel Multi-strategy Equities Master Fund ha entrado en el capital de la compañía comprando una participación del 0,908%, según los registros de la CNMV. Mientras, algunos analistas pese a ser cautos y recomendar prudencia en el valor, optan por un mensaje más neutro. Este es el caso de Antonio Pausa, analista de Intermoney Valores. Este experto mantiene un sesgo de prudencia respecto a la compañía, dado la” severidad del profit warning anunciado y las incertidumbres generadas a raíz de las mayores exigencias que el sector/clientes imponen al grupo. El deterioro en márgenes, junto con el consumo de caja que las nuevas dinámicas sectoriales imponen, obligan a reconsiderar el modelo de negocio del grupo y los criterios de valoración”. En base al mensaje del consejero delegado de Técnicas, el analista se inclina por apostar por una “recuperación a medio plazo de los niveles de rentabilidad y generación de caja previos, la falta de visibilidad en términos de gestión de costes ante eventos inesperados (suspensión de contratos y/o retraso en adjudicaciones), obligan al mercado a ser muy prudentes”.

Pese a que la compañía ha mandado un mensaje de tranquilidad a los accionistas reiterando su compromiso de mantener el dividendo, algunos analistas dudan de que pueda mantener el pago. Sabadell cree que los 1,4 euros que paga al año –que supone una rentabilidad por dividendo cercana al 6% que implica un payout en 2017 y 2018 de 165%– “a priori no parece sostenible pues supone 78 millones de euros de caja (36% caja actual)”.

Las claves

Precio del crudo. Los analistas recuerdan que hay que tener presente que la tendencia del precio del petróleo tendrá mucho que ver en la evolución de la compañía. Durante sus 11 años como empresa cotizada, la evolución de Técnicas Reunidas y la del precio del petróleo han seguido caminos paralelos. De hecho, una de las peores rachas de Técnicas en Bolsa tuvo lugar cuando el precio del petróleo cayó por debajo de los 28 dólares barril a principios de 2016, momento en el que Técnicas Reunidas cotizó por debajo de los 22 euros. Sin embargo, el difícil momento que atraviesa la compañía le impide beneficiarse de las subidas del precio del crudo que en el año gana un 14%.

Importante contrato. La pasada semana, la empresa española se adjudicó ocho proyectos por valor todos ellos de 4.000 millones de euros (4.500 millones de dólares) con el gigante petrolero saudita Aramco.

Resultados trimestrales. Además de las revisiones a la baja de las previsiones, la compañía presentó la semana pasada unos resultados de los nueve primeros meses del año que no cumplieron con las previsiones de los analistas. Las ventas subieron un 12,8%, hasta los 3.883,8 millones de euros mientras que el beneficio neto cedió un 45%, hasta los 55,4 millones de euros.

Normas