X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

¿Cómo me ocupo de mi jubilación a los 50 años?

La planificación financiera para la jubilación es un ejercicio importante, como hemos visto en anteriores artículos. El dinero que acumulemos durante nuestra etapa laboral nos servirá para mantener el nivel de vida durante un periodo que se prolongará más de dos décadas, seguramente.

Vamos a ver en este artículo qué cuestiones debe plantearse una persona de mediana edad respecto a la planificación de este objetivo financiero. Una persona de 50 años, probablemente, pensaría que la pensión pública cubriría una parte importante de sus necesidades, pero en los últimos años le puede haber surgido la duda sobre este tema, dado que los mensajes advirtiendo sobre la necesidad de ahorrar para la jubilación se han multiplicado, al tiempo que el Gobierno ha llevado a cabo dos reformas (2011 y 2013) con el objetivo de reducir el gasto en pensiones.

Llegados a este punto, esta persona de 50 años todavía tiene cierto margen de maniobra, pero conviene que no retrase este ejercicio de planificación. Pongamos el caso de Juan, que hasta ahora ha ahorrado para la jubilación 50.000 euros. Calcula que puede ahorrar 5.000 euros anuales hasta los 57 años y 10.000 euros anuales en los diez años siguientes, teniendo en cuenta que se jubilará a los 67 años.

A Juan le gustaría tener una renta complementaria a la pensión de la Seguridad Social de 1.000 euros durante el tiempo que esté jubilado. Lo primero que debe hacer para saber si lo que tiene ahorrado más lo que conseguirá ahorrar en los próximos años será suficiente es tener en cuenta el efecto de la inflación sobre el dinero a lo largo del tiempo.

¿Cuánto cuesta el objetivo?

El coste de su objetivo es de 647.719 (por el efecto de la inflación), con lo que le faltarían más de 420.000 euros cuando se jubile para poder disponer de la renta que desea hasta los 95 años (esperanza media de vida en esa generación). Esta diferencia entre lo que tiene (lo acumulado hasta ahora más la capacidad de ahorro hasta la jubilación) con el coste del objetivo puede cubrirla acudiendo a los mercados financieros.

En este caso, para conseguir el objetivo deberá invertir en una cartera que le dé una rentabilidad media anual del 5,33%. Si Juan deseara que le sobrara algo de dinero -porque quiera dejar herencia o por si vive más años- debería plantearse asumir más riesgo con su cartera para buscar rentabilidades superiores.

Pero si una rentabilidad del 5,33% le parece demasiado, por el riesgo que le supondría, Juan deberá hacer el ejercicio de plantearse cuánto más esfuerzo de ahorro tendrá que hacer. Si la cartera le diese solo un 3% de rentabilidad media (un punto por encima de la inflación), deberá ahorrar desde hoy más de 10.000 euros anuales.

Otra cuestión que puede pensar si ninguna de las dos opciones se a bien pensar en gastar menos durante la jubilación. En cualquier caso y como decíamos al comienzo del artículo, para elegir la opción más adecuada para cada uno de nosotros, es necesario que nos sentemos, pensemos en este objetivo de jubilación y cómo queremos vivir cuando dejemos de trabajar y diseñemos nuestro plan financiero.

Guía Abante "Jubilación, más que un plan de pensiones" ¿Cuándo debemos empezar a ahorrar? ¿Cómo será nuestra pensión? ¿Cuáles son los productos más indicados para cada uno? Descargar Guía

Archivado en:

Outbrain