El número de millonarios aumenta un 170%

Los mileniales son la generación que más dificultades tiene para ahorrar

España, entre los países con más ganancias en términos absolutos

riqueza mundial Ampliar foto

Diez años después del inicio de la crisis financiera, la riqueza mundial ha aumentado un 27%, según el informe Global Wealth Report 2017 publicado por Credit Suisse Research Institute. Un crecimiento que se ha acelerado en los últimos años. Desde mediados de 2016 hasta el mismo periodo de 2017, la fortuna global aumentó un 6,4% y alcanzó los 280 billones de dólares (238 billones de euros).

Estos datos son el resultado de ganancias generalizadas en los mercados de valores acompañadas de subidas similares en los activos no financieros, que se movieron por encima de los niveles previos a la crisis financiera de 2017 por primera vez este año. El crecimiento de la riqueza ha sido mayor que el de volumen de población, lo que ha derivado en un incremento de la fortuna media por adulto, que aumentó un 4,9% y alcanzó la cifra récord de 56,54 dólares (48 euros). Suiza, donde la riqueza por adulto ha aumentado un 40%, encabeza el ranking mundial.

El número de millonarios también ha aumentado, un 170% desde el año 2000, mientras que la cifra de personas con un patrimonio neto muy alto (UHNWI), al menos 30 millones de dólares en activos netos, se ha quintuplicado, lo que les convierte en el grupo de poseedores de riqueza de más rápido crecimiento. La composición del segmento millonario está cambiando a gran velocidad. En el año 2000, el 98% de los millonarios se concentraban en economías desarrolladas. Desde entonces, se han añadido 23,9 millones de personas al total de millonarios, el 12% de los cuales se originaron en países emergentes. Esta transformación es especialmente patente en el caso del segmento UHNWI. Las economías emergentes acaparaban un 6% de este sector en el año 2000, mientras que ahora representan el 22% de las nuevas incorporaciones.

La fortuna global ha aumentado un 6,4% en este último año

Por su parte, la estabilidad en Europa ha permitido que la riqueza haya aumentado un 6,4% en todo el continente, en línea con la progresión mundial. Cuatro países de la euro zona -Alemania, Francia, Italia y España- se colocaron entre los diez con las mayores ganancias en términos absolutos. Juntos representan casi el 20% de los rendimientos mundiales. En este sentido, aunque el mercado británico se ha recuperado tras las pérdidas ocasionadas por la votación del Brexit el año pasado, las perspectivas para el país siguen siendo inciertas. La fortuna total de la euro zona es de 53 billones de dólares (45 billones de euros), cifra comparable a la riqueza total de Estados Unidos a finales de la década de los 90.

En esta octava edición del informe de Credit Suisse, se presta una atención especial a los mileniales y a sus perspectivas de acumulación de fortuna. El documento indica que esta generación no solo fue golpeada por las pérdidas de capital derivadas de la crisis financiera global, sino que son los que más han sufrido el desempleo posterior, la creciente desigualdad de ingresos y unas reglas hipotecarias más estrictas, así como un auge en el precio de las viviendas. Todo esto hace que los jóvenes hayan visto mermada su capacidad de ahorro, unido a que, en la mayoría de los casos, también se prevé un menor acceso a las pensiones que sus predecesores.

Un problema que ya empieza a ser tangible. Según los últimos datos analizados en Estados Unidos, la riqueza media de quienes ahora tienen entre 30 y 39 años (72.400 dólares) es un 46% menor que la que los que ahora están entre los 40 y los 49 tenían a su edad (134.800 dólares). Este comienzo desfavorable ha hecho que estos sean más cautelosos para endeudarse que sus antecesores. Sin embargo, a pesar de las dificultades a las que tiene que hacer frente este grupo de edad, el informe también destaca puntos positivos, como es el aumento del número de millonarios menores de 30 años, según Forbes. También se presenta una perspectiva más optimista para los mileniales de China y de otros mercados emergentes. En general, esta generación no solo tendrá mayores problemas a la hora de construir su fortuna en el futuro, sino que se enfrentará a una mayor desigualdad de la riqueza que las generaciones anteriores.

Normas