Barcos con nombre de coche

Son varios los fabricantes de automóviles que hacen incursiones en el mundo náutico

Una embarcación Dynamiq GTT 115.
Una embarcación Dynamiq GTT 115.

La historia del coche anfibio es casi tan antigua como la de la propia automoción; el deseo de utilizar el mismo vehículo tanto para la tierra como para el agua surgió pronto, pero con el paso de los años, las evidentes desventajas de la falta de especialización fueron suficientes como para que, pese a intentos de fabricantes muy concretos, el concepto cayera en saco roto. Sin embargo, no significa que las marcas hayan renunciado a conquistar los mares, en las últimas décadas se ha visto a muchas de ellas aventurarse a lanzar barcos, yates o lanchas tanto por su cuenta como asociándose con firmas náuticas.

En todos los casos se trata de fabricantes de tipo prémium que identifican en sus clientes de elevado poder adquisitivo la necesidad o el gusto de expandir la pasión que sienten por la marca a otros ámbitos.

Y aunque cambien el asfalto por el líquido elemento, todos ellos se presentan como una traslación bastante fiel de la filosofía y características que definen a la marca, por lo que el formato final elegido suele equipararse a los estándares a los que acostumbra: lanchas fueraborda para las firmas orientadas a los deportivos y grandes embarcaciones tecnológicas y de lujo para las que dominan este segmento en tierra firme. En todo caso, propuestas tan exclusivas como originales.

Dynamiq GT 115: lujo y prestaciones con el sello inconfundible de Porsche

Enfocado claramente al lujo, este yate de 35 metros de eslora tiene el sello de Porsche, está fabricado por Dynamic y su precio arranca en los 12,5 millones de euros. Dado su tamaño, y aunque su principal material de fabricación es el aluminio, pesa 198 toneladas, una cifra considerable que se mueve gracias a la presencia de un sistema de propulsión híbrido.
A los habituales dos motores, que en esta ocasión son turbodiésel MAN V12-1650 de 1.650 CV cada uno, se unen otros dos bloques eléctricos de 26 CV que sirven para maniobrar la embarcación y para moverla, por sí mismos, a velocidades de hasta siete nudos (13 km/h). Su autonomía es de nada menos que 3.400 millas náuticas (6.300 kilómetros).

Lexus Sport Yatch Concept: un prototipo que supone toda una declaración de principios

Barcos con nombre de coche

Por el momento no ha pasado de prototipo, pero es toda una declaración de lo que la marca podría hacer en el mundo náutico. Liberado de las ataduras de la producción, el estudio de diseño concibió un yate deportivo, con la imagen orgánica de los modelos de la firma y el uso de materiales de altísima calidad como, por ejemplo, el plástico reforzado con fibra de carbono (CRFP) que da forma al casco, ahorrando 1.800 kilos de peso. El puesto de conducción combina mandos analógicos con una enorme pantalla digital que muestra todo tipo de información, mientras que la potencia corre a cargo de dos motores gasolina V8 de 5,0 litros que desarrollan 440 CV cada uno, determinando una velocidad máxima de 43 nudos (80 km/h).

Bugatti Niniette 66: a imagen y semejanzadel superdeportivo Chiron

Barcos con nombre de coche

La exclusividad dentro de la exclusividad. Este yate, desarrollado junto a Palmer Johnson, solo lo pueden adquirir aquellos que ya sean dueños de un Bugatti Chiron. De hecho, se van a fabricar únicamente 66 unidades, cuyos propietarios podrán comprobar cómo el lujo del hiperdeportivo se ha trasladado a su embarcación: en la cubierta encontrarán un jacuzzi, un hogar para una fogata y un minibar; en el interior, el salón y la habitación combinan tapicería de cuero con fibra de carbono, mientras que una pared replica la parrilla del Chiron.

Además, recurre a sendos motores MAN V8 de 600 CV de potencia cada uno que le permiten llegar a una velocidad punta de 48 nudos (90 km/h).

Aston Martin AM37: la mejor tradición del fabricante británico con hasta 1.040 CV

Barcos con nombre de coche

La marca británica ha aplicado sus genes deportivos a una lancha fueraborda creada para cortar las olas a toda velocidad. Presentada en el pasado Mónaco Yatch Show, hay dos versiones disponibles, una básica y otra denominada S, como es costumbre en los modelos del fabricante.

La primera puede montar dos motores diésel de 370 CV cada uno o dos de gasolina con 470 CV, resultando en ambos casos una velocidad máxima de 45 nudos (83 km/h). La variante AM37 emplea dos propulsores Mercury para conseguir una potencia combinada de 1.040 CV y alcanzar los 50 nudos (92 km/h). Fibra de carbono y aleaciones ligeras le dan forma, mientras que la madera y el cuero moldean el habitáculo a imagen de los deportivos.

Audi Trimarán: un original estudio de diseño capaz de transportar dos motos de agua

Barcos con nombre de coche

Se trata de una de las creaciones más peculiares, puesto que este estudio de diseño opta por un cuerpo tipo trimarán con tres cascos en el que el central, que es el principal, cuenta con dos laterales que actúan como estabilizadores y, en este caso, esconden una moto de agua cada uno para actividades de ocio. Pensado para fondear incluso en zonas poco profundas, tiene una eslora de 15 metros y recurre a un sistema de propulsión híbrido.

Este lo forman dos motores Audi TDI V12 de 500 CV cada uno y otros dos eléctricos de 100 CV, siendo estos últimos capaces de mover la embarcación hasta a 8 nudos (15 km/h). Actuando de manera conjunta, su velocidad máxima es de 40 nudos (74 km/h).

50’ Marauder AMG: la deportividad de un GT-R para disfrutar a tope en el mar

Barcos con nombre de coche

La división AMG de Mercedes-Benz y Cigarette Racing Team llevan más de una década desarrollando lanchas fueraborda de manera conjunta y su última creación es el homónimo marino del GT-R.

Un portento de los océanos que supera las seis toneladas de peso y está disponible en esloras de 10 o 15 metros, fabricado haciendo un uso intensivo de fibra de carbono para mejorar su ligereza y rigidez, y con motores Mercury Racing QC4v asociados a hélices M8. Ofrece dos modos de utilización: con el básico, usando gasolina de 91 octanos, cada propulsor entrega 1.350 CV, mientras que en el más deportivo, empleando combustible que se reserva exclusivamente a competición, generan de manera conjunta 3.100 CV.

Mercedes Arrow 460 Granturismo: equipamiento y comodidad al nivel de la marca de la estrella

Barcos con nombre de coche

Construido por el astillero Silver Arrows Marine, la marca alemana ha colaborado en su diseño, especialmente en el interior. Con capacidad para diez personas, dispone de mecanismos de automatización para que tanto los pasajeros como quien va al timón puedan relajarse.

Entre los materiales utilizados destaca el cuero Nubuck de la tapicería y la abundante madera de eucalipto. Mercedes se hace cargo, además, del apartado mecánico, confiando en dos motores diésel que generan una potencia conjunta de 960 CV y permiten que la embarcación navegue a velocidades de crucero de entre 28 y 44 nudos (70-81 km/h). Tiene 14 metros de eslora y su precio tampoco se queda atrás: 1,7 millones de euros.

Normas