X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Barcos con nombre de coche

Son varios los fabricantes de automóviles que hacen incursiones en el mundo náutico

Una embarcación Dynamiq GTT 115.

La historia del coche anfibio es casi tan antigua como la de la propia automoción; el deseo de utilizar el mismo vehículo tanto para la tierra como para el agua surgió pronto, pero con el paso de los años, las evidentes desventajas de la falta de especialización fueron suficientes como para que, pese a intentos de fabricantes muy concretos, el concepto cayera en saco roto. Sin embargo, no significa que las marcas hayan renunciado a conquistar los mares, en las últimas décadas se ha visto a muchas de ellas aventurarse a lanzar barcos, yates o lanchas tanto por su cuenta como asociándose con firmas náuticas.

En todos los casos se trata de fabricantes de tipo prémium que identifican en sus clientes de elevado poder adquisitivo la necesidad o el gusto de expandir la pasión que sienten por la marca a otros ámbitos.

Y aunque cambien el asfalto por el líquido elemento, todos ellos se presentan como una traslación bastante fiel de la filosofía y características que definen a la marca, por lo que el formato final elegido suele equipararse a los estándares a los que acostumbra: lanchas fueraborda para las firmas orientadas a los deportivos y grandes embarcaciones tecnológicas y de lujo para las que dominan este segmento en tierra firme. En todo caso, propuestas tan exclusivas como originales.

Archivado en:

Outbrain