X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Las Bolsas mundiales espantan el temor a burbujas y revalidan sus máximos históricos

El MSCI Global cotiza en récord al igual que el Dax o Wall Street Los analistas afirman que hay fundamentos económicos para sostener el rally

Un vistazo rápido al mapa de Bolsas mundiales podría dejar a más de un inversor un tanto inquieto. El MSCI global cotiza desde hace semanas en máximos históricos, al igual que el Dax alemán y el Ftse británico –brexit de por medio–. Unos récords que también se visualizan en Estados Unidos, donde los tres principales selectivos, Dow Jones, S&P 500 y Nasdaq revalidan máximo tras máximo.

En lo que va de año, el MSCI global escala un 14% y recientemente ha superado los 2.000 puntos, lejos de los 750 puntos que tocó en 2009. Desde entonces la subida ha sido del 166%, pero no ha sido el único selectivo: en ese mismo periodo el Nasdaq se ha disparado un 490%, el S&P un 277% y el Dax un 260%. ¿Están justificados estos récords o estamos ante un nuevo episodio de burbuja bursátil? Los analistas apuntan a tres aspectos clave a tener en cuenta: las previsiones macroeconómicas, la evolución de la curva de tipos de interés y los beneficios empresariales.

Victoria Torre, responsable de desarrollo de contenidos de Self Bank, justifica la tendencia alcista y los máximos de buena parte de las Bolsas por “la buena marcha de muchas de las empresas que han presentado resultados en índices de referencia como el S&P 500 o el Nasdaq o en las principales Bolsas europeas”. Además, recuerda que en cuanto a la evolución macroeconómica, “los PMI tanto en EE UU como en Europa no paran de superar expectativas”.

El Fondo Monetario Internacional prevé que la economía mundial crezca un 3,7% en 2018, una décima más que este año. El organismo alertó en su última revisión que pese a que las perspectivas están mejorando, el crecimiento se mantiene débil en muchos países y la inflación está por debajo del nivel fijado como meta en muchas de las economías avanzadas, por lo que asegura que la recuperación no es completa.

Lo cierto, es que tanto la economía mundial como las compañías se han acostumbrado a un escenario de tipos bajos. La Reserva Federal de Estados Unidos va más adelantada en el proceso de normalización monetaria y el mercado espera que suba los tipos de interés en diciembre, en la que sería su tercer subida del año, hasta la banda de entre el 1,25% y el 1,5%. Mientras, el Banco de Reino Unido acaba de subir los tipos por primera vez en diez años y el Banco Central Europeo ha reiterado que mantendrá los tipos bajos más allá de la finalización del programa de compra de deuda, previsto inicialmente para finales de 2018.

Torre afirma que “la liquidez del mercado ha sido fundamental para el mercado de renta variable” y reconoce que “es posible que estas subidas no sean sostenibles en el largo plazo, ya que a medida que se lleve a cabo el programa de retirada de estímulos (tapering), y se aumenten los tipos de interés, se vea una posible toma de beneficios y un trasvase de capital desde la renta variable a la renta fija”.

Desde Unicorp Patrimonio, Rafael Romero, su director de inversiones asegura que las Bolsas europeas están “algo más baratas que las estadounidenses” y que las primeras se podrían ver beneficiadas en los próximos años si la Unión Europea pone rumbo a una mayor unión fiscal y política. Además, considera que el mercado europeo cotiza más barato que el estadounidense.
Dentro de Europa, el Dax se ve beneficiado además por la ralentización de la subida del euro. Con ello, según Torre, “se reduce el temor de los inversores a que las exportaciones alemanas y europeas dejen de ser competitivas”.

Hasta la fecha, ya han presentado la mitad de las cotizadas que integran el MSCI Europe y cerca del 66% habrían superado o igualado las previsiones. Un indicador que, según los expertos de Link Securities, apunta a que “el buen momento por el que atraviesa la economía de la región se empieza a ver, por tanto, reflejado en los resultados de las compañías cotizadas”. Circunstancia que ejerce de catalizador para la actual escalada y a la que se suma un mayor apetito por el riesgo.

Desde Unicorp Patrimonios creen que “las Bolsas están en precios ajustados en términos históricos, pero los sectores y compañías que representan los índices principales, son sustancialmente distintos a los de hace diez, 20 o 30 años, en un mundo sustancialmente distinto, por lo que no son comparables”. A ello se suma además el componente de la liquidez. “Hay más liquidez que nunca”, afirma Romero, que pronostica así que habrá “máximos de las Bolsas durante mucho más tiempo”.

Los analistas del departamento de análisis de Bankinter aseguraban recientemente que “si las Bolsas siguen corriendo a este ritmo podemos encontrarnos con un problema: o bien los resultados empresariales son aún mejores de lo esperado y, además, no se interpone ningún obstáculo exógeno en el camino, o bien las Bolsas capturarán en 2017 casi todo el potencial estimado también para 2018. Expresado más directamente: 2017 casi habrá devorado 2018”. Una circunstancia que, según ellos “podría suceder”.

Archivado en:

Outbrain