X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Steve Tzikakis: “Nunca compraría arte de un robot”

El presidente de SAP para EMEA cree que la simplicidad es la clave del mundo digital Destaca que la tecnología ha generado grandes oportunidades empresariales

El presidente regional de la compañía de soluciones de software SAP para África, Oriente Medio y el sur de Europa, Steve Tzikakis (Atenas, 1973), cree que aún quedan, como mínimo, 40 o 50 años para que pueda existir una inteligencia artificial que sustituya a la humana. Por ahora, apuesta por la simplicidad y el foco en el consumidor como los dos pilares sobre los que debería construirse cualquier negocio hoy en día. No tiene tan claro que los consumidores tengan ahora más poder que antes, como señalan algunos de sus compañeros, porque para él, estos siempre han sido lo más importante de la empresa. No es de extrañar teniendo en cuenta que SAP da a todos sus empleados un bonus en función de lo que los clientes opinen de la compañía. Se emociona con las nuevas oportunidades que ofrece la tecnología, sobre todo en el mundo empresarial. Para él, Uber y Airbnb son dos ejemplos a seguir. La primera, por ser una de las mayores empresas de transporte a nivel mundial sin poseer ningún coche. La segunda, por ser líder en alojamiento sin contar con ningún establecimiento. Por eso, anima fervientemente al resto de empresas a apostar por el mundo digital, independientemente del sector al que pertenezcan, eso sí, antes de que lo haga su competencia.

Se habla de una inminente transformación digital, ¿pero cuándo va a ser parte del día a día de todas las empresas?

Alibaba, una de las compañías más valiosas del mundo, ha dicho que invertirá 40.000 millones de dólares [35.000 millones de euros], en su red de proveedores. Eso quiere decir que ya hay 6.000 suministradores, negocios pequeños y grandes, que tienen que estar en la red, pues es la única forma de seguir abasteciéndoles. Es un tejido comercial y toda esa gente tiene que adaptarse a las nuevas plataformas, las demandas del cliente grande y las de la economía son las que mandan. Con esto quiero decir que la transformación digital ya está ocurriendo, es gente que ya está transformando su manera de hacer negocios.

Esto requiere de una gran inversión, ¿existe el riesgo de que las pequeñas compañías se queden fuera?

Esa frase hubiera sido correcta hace cinco años, o puede que se aplique a nuestros competidores, pero no a SAP. Primero, porque hacemos todo comercialmente atractivo para los inversores y los nuevos clientes, presentamos resultados, y lo único que se necesita es un teléfono móvil. Segundo, porque muchos de los programas que ofrecemos están especialmente diseñados para las pequeñas empresas. Todas las startups que ahora son grandes empezaron de cero, no es algo solo para Telefónica y Santander, sino para todo el mundo que tenga una buena idea. Si no lo hacen ellos, sus competidores lo harán.

La transformación digital no es solo para Telefónica y Santander, sino para todo el mundo que tenga una buena idea

Usted está al mando de la región de EMEA Sur, ¿es muy diferente en términos de digitalización a otras áreas?

Es una región estupenda. Como antes estaba más atrasada, la mayoría de los negocios no estaban tan avanzados como en mercados más maduros, la emergencia de la transformación digital ha encontrado en ellos una posición más sencilla. En general, tenían equipamiento antiguo, así que era más fácil remplazarlo, no tenían que preocuparse por una inversión que hubieran realizado hace poco. Por eso, en algunos casos, están incorporando las nuevas tecnologías mejor que los lugares originalmente más avanzados.

También es una zona con grandes problemas de empleo, ¿qué les diría a quienes culpan de esto a la digitalización?

Yo veo una realidad distinta. SAP se ha duplicado en tamaño; en España, en concreto, hemos creado grandes oportunidades para muchos clientes, para numerosas startups que antes no tenían una buena plataforma que les ayudara a desarrollar sus ideas. Si se mira la cantidad de startups en España, se ve que el número de personas que ha tenido ideas digitales es superior al que había antes. Lo que es seguro es que no se puede nadar a contracorriente, es evolución humana. Estamos ante un periodo de transformación y mi recomendación es que las empresas rediseñen su modelo de negocio y se aprovechen de ello. Tienen que centrarse en las oportunidades para crecer en lugar de en un posible efecto lateral en el que, de todas formas, no creo.

Las máquinas manejan una gran cantidad de datos, ¿pueden suplir la parte creativa de las ideas?

La imaginación es una palabra que se asocia con los seres humanos; yo nunca compraría arte de un robot, pero a todo el mundo le atrae lo que crean las personas. Los ordenadores, en computación, memoria o conocimientos derivan en simplicidad, reducen el ciclo de los procesos y la complejidad de la vida, sintetizando y aportando exactitud. Creo que ese es el arte de lo posible sobre todo cuando se habla de transformación digital.

Archivado en:

Y además:

Outbrain