X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El Congreso, no Trump, frenará a China

Las fanfarronadas del presidente de EE UU no han llegado a materializarse Los legisladores quieren aumentar los controles a las compras de empresas nacionales

Melania y Donald Trump, con el presidente chino Xi Jinping, ayer en la Ciudad Prohibida de Pekín, donde se encuentran de visita oficial.

Puede que el Congreso de EE UU esté a punto de adelantar a Donald Trump y sus fanfarronadas sobre China. El presidente ha hablado de castigar al mayor socio comercial del país, pero en general ha evitado tomar medidas. Ahora, los legisladores, algunos de ellos frustrados por la inacción del magnate, están tomando las riendas.

La necesidad de Trump de recibir ayuda china contra Corea del Norte ha superado por mucho su deseo de presionarles por los desequilibrios comerciales. Eso ha provocado ya que su Administración retrase la imposición de gravámenes sobre la importación de acero y aluminio, que ayudaría a reducir el déficit comercial en bienes con China, de 350.000 millones de dólares.

Mientras, un puñado de legisladores está buscando cómo dificultar que las empresas chinas compren otras en EE UU. Una propuesta ampliaría los poderes del Comité de Inversión Extranjera, que revisa los acuerdos internacionales por razones de seguridad nacional: le permitiría revisar las inversiones minoritarias, las joint ventures y las transacciones que requieren que las firmas de EEUU proporcionen propiedad intelectual a una entidad extranjera. Ahora solo puede evaluar acuerdos que incluyan la toma del control de la compañía.

En lo que va de año, se han rechazado en torno al 8% de las adquisiciones chinas en EE UU. Eso está algo por encima de las cifras de 2016, sobre todo debido al Comité. En septiembre, Trump bloqueó la adquisición –respaldada por Pekín– por 1.300 millones de dólares de Lattice Semiconductor, por parte de Canyon Bridge Capital Partners. Otros acuerdos pendientes de aprobación es la adquisición por 1.200 millones de MoneyGram, por parte de Ant Financial.

Un segundo proyecto de ley instauraría un nuevo examen del impacto económico para los acuerdos con China. El secretario de Comercio decidiría sobre aquellos que significaran el control extranjero de un negocio por valor de más de 1.000 millones de dólares, o por valor de 50 millones si la empresa extranjera es estatal. Ambas iniciativas tienen un raro respaldo bipartidista, lo cual podría ayudar a impulsarlas a pesar de la larga lista de tareas pendientes del Congreso.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Archivado en:

Outbrain