La playa urbana más grande de Europa estará a 30 minutos de Madrid

Grupo Rayet invertirá 15 millones en una gran laguna artificial de 25.000 metros cuadrados

Alovera Beach estará ubicada en el Corredor del Henares y vinculado al desarrollo de viviendas

playa en madrid Ver fotogalería
Infografía con una recreación de la zona de embarcadero y toboganes

Una playa a 30 minutos del centro de Madrid. Ese es el proyecto presentado este martes por Grupo Rayet para impulsar el desarrollo inmobiliario del Corredor del Henares y para crear un polo de ocio y deportes que atraiga a miles de visitantes. 

El complejo está ubicado en el municipio de Alovera (Guadalajara) y se llamará precisamente Alovera Beach. La gran laguna cristalina, de estilo tropical, de 25.000 metros cuadrados de lámina de agua está desarrollada por la empresa de origen chileno Crystal Lagoons, especialista en este tipo de balsas artificiales. Además habrá una playa de arena de 15.000 m2. 

Rayet invertirá 15,6 millones de euros en el desarrollo de este complejo. Esta constructora es el principal accionista de la inmobiliaria cotizada Quabit. Precisamente uno de los objetivos de la construcción de Alovera Beach es impulsar el desarrollo de vivienda nueva en el Corredor del Henares, área donde Quabit cuenta con gran parte de su suelo residencial. 

La playa urbana más grande de Europa estará a 30 minutos de Madrid

Precisamente, Felix Abánades, presidente de ambas empresas recordó que en ese área hay suelo  para construir 4.000 viviendas y avanzó que Rayet próximamente traspasará un tercio a Quabit. 

Alovera Beach dispondrá de una lámina de agua y playa, pero también equipamiento deportivo, torres de toboganes y piscinas infantiles y una escuela de vela y deportes náuticos. Además contará con una gran restaurante con capacidad para 1.000 personas, chiringuito y snacks bars.

La idea de Grupo Rayet es que se pueda inaugurar entre 30 y 36 meses. Según el promotor será la playa artificial más grande de Europa y la primera gran laguna de Crystal Lagoons que sea de acceso público, ya que normalmente están ligados al desarrollo de segunda residencia. 

"El suelo es municipal y por tanto es una concesión administrativa, de 40 años, y pagaremos un canon anual", explicó Abánades. 

Crystal Lagoons desarrolla en todo el mundo este tipo de láminas de agua con tecnología propia de construcción y mantenimiento del agua cristalina. Tendrá como máximo dos metros de profundidad, la ideal para darle ese color turquesa al agua, según esta compañía, que actualmente lleva a cabo 600 proyectos en 60 países. "La sostenibilidad de estas instalaciones acuáticas los hacen aún más atractivas. Una laguna cristalina típica usa 30 veces menos agua que un campo de golf estándar, y en muchos casos solo se necesita agua de lluvia para llenarlas", explican Francisco Mate, responsable de la empresa chilena. 

Aunque ubicado en la parte de Guadalajara del Corredor del Henares, se enfoca fundamentalmente al ocio de Madrid. "Va a ser un centro de referencia en deportes y ocio al aire libre para Madrid", señaló Abánades. El complejo de Alovera Beach estará abierto los 12 meses del año. 

El precio de entrada, sin decidir todavía, podría rondar los 10 euros, según el promotor. Se espera que la afluencia llegue de 250.000 a 400.000 visitantes.

Desarrollo inmobiliario

El proyecto está ligado al desarrollo de vivienda de la zona de Alovera, donde se pueden construir alrededor de 4.000 viviendas. Quabit contará con un 30% de ese terreno, alrededor de 138.000 m2. El resto de esas parcelas corresponden a bancos y otros propietarios. La aportación de ese suelo de Rayet a Quabit, por valor de 30 millones de euros, será aprobaba en junta de accionistas de la cotizada el miércoles de la semana que viene. 

Rayet cuenta con terrenos en esa zona y en el Corredor del Henares desde los año ochenta. Esta constructora, con la crisis, cayó en concurso de acreedores, del que salió en en 2016.

"Esperamos construir 1.300 viviendas y que estén entregadas en 2022", aseguró Abánades. El precio de los pisos rondará entre los 110.000 y 200.000 euros y el caso de las casas unifamiliares entre 190.000 y 220.000 euros. La empresa invertirá alrededor de 200 millones en el desarrollo residencial.

"Obviamente esperamos que se produzca una revalorización de los terrenos de esa zona", opinó el presidente de Quabit. El peso del Corredor del Henares alcanza actualmente el 20% de la cartera de suelo de la inmobiliaria.

Este tipo de iniciativa de playa artificial de Crystal Lagoons ya ha sido intentada previamente en Madrid. Concretamente en el macrocomplejo de casinos, hoteles y centro comercial llamado Madrid Live Resort, del grupo estadounidense Cordish, que sin embargo vio frustrado su intento tras no recibir de la Comunidad de Madrid la licencia como centro integrado de desarrollo, que lleva aparejada ventajas fiscales. Abánades quiso distanciarse de esa tipología de proyecto, ya que Alovera Beach no está vinculada a ningún proyecto de juego.

Normas