X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El boom de la nutricosmética

Los expertos colocan a los complementos más cerca de la salud que de la belleza Estos suplementos se incluyen ya en la pirámide nutricional

En la intersección entre belleza y salud se encuentra la nutricosmética. Se trata de ingerir complementos alimenticios para proporcionar al organismo algunos ingredientes que ya no puede fabricar por sí mismo. Este año se ha producido un auge de este tipo de tratamientos con motivo de la inclusión de los complementos alimenticios, entre los que se encuentra la nutricosmética, en la pirámide la alimentación saludable elaborada por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

La moda creciente hacia el cuidado personal y la alimentación saludable han apoyado este fenómeno. De hecho, es un mercado que se ha duplicado desde 2008, a pesar de la crisis económica. Japón lidera este tipo de tratamientos, seguido de cerca por Estados Unidos, donde el 50% de la población ya añade algún tipo de complemento a su dieta. En Europa, este porcentaje roza el 48%, mientras que en España no llega al 30%.

La directora médica de Código 372, Sara Segovia, hace hincapié en que este tipo de productos debe usarse siempre como complemento a un estilo de vida saludable, pero no como sustituto de nada. Al contrario, “trata de cubrir las necesidades a las que no se llega con la alimentación normal, pero debe combinarse con una buena alimentación y la práctica de ejercicio”, insiste la experta. La nutricosmética es beneficiosa tanto para el interior como para el exterior, ya que “todo lo que se ingiere y pasa al organismo se manifiesta en la superficie”, explica Segovia, quien asegura que hasta repercute en el carácter, pues “si tú te ves bien, tu autoestima también mejorará”.

Las vitaminas, el colágeno, el ácido hialurónico, la elastina y los antioxidantes son los ingredientes más frecuentes en los productos de nutricosmética para ayudar a llegar a la cantidad diaria recomendada por la Organización Mundial de la Salud. Algunas, como es el caso de la vitamina C, pueden llevar justo la dosis aconsejada, pues “la que el cuerpo no necesita, la expulsa”, explica la doctora. Los propósitos de estos tratamientos son muy variados, van desde la pérdida de peso a frenar la caída del cabello, aunque los antiaging son los más demandados.

Estos productos deben usarse como complemento, pero nunca como sustituto

Las mujeres son las principales consumidoras, afirma la doctora, aunque el porcentaje de hombres va en aumento. “Ahora rondará un 80% de público femenino y un 20%, masculino, pero antes este porcentaje era casi inexistente”.

El boom de la nutricosmética coincide con una tendencia hacia los cuidados naturales y los tratamientos menos agresivos. “Nos gusta vernos mejor, pero no queremos que sea obvio que nos hemos hecho algún retoque”, justifica Segovia. En este sentido, los complementos alimenticios se postulan como una alternativa más sutil que la cirugía estética. También es frecuente combinarla con la cosmética tradicional, lo que se conoce como twincosmética, cuidar el cuerpo tanto desde el interior como por el exterior. “Las cremas producen un efecto hidratante, pero no son un tratamiento, el colágeno no podría entrar así en la dermis”, desarrolla la experta.

Archivado en:

Outbrain