Como, el lago más glamuroso de Europa

Un estanque natural rodeado de picos alpinosde 2.000 metros

Las orillas de la laguna están salpicadas de pueblos con mucho encanto

Lago Como
Panorámica del lago Como.

La belleza del paisaje que rodea el lago Como, los Alpes, y los pueblos que cuelgan casi al borde de sus laderas y en sus orillas lo convierten en uno de los más bonitos y pintorescos de Italia. Conocido también como el lago Lario, tiene una caprichosa forma de Y invertida y todo alrededor de este fantástico estanque natural parece medirse en grado superlativo.

Sus 146 m2 de superficie lo llevan a ser el tercero más grande del país transalpino y también uno de los más profundos de Europa con sus 410 metros de depresión en el punto más bajo. Desde hace siglos ha sido retiro espiritual y de vacaciones de reyes y emperadores como Napoleón Bonaparte. Allí encontraron inspiración músicos como Verdi o Liszt, escritores como Stendhal o artistas globales como Leonardo.

Aquí también se vivieron hechos históricos, como la detención de Mussolini en Dongo; sus escenarios de cine roban plano a ladrones tan guapos como George Clooney y Brad Pitt, o al no menos atractivo agente 007 Daniel Craig en Ocean’s Twelve o Casino Royal.

Paisajes sublimes, majestuosas villas de época, bellos jardines y edificios históricos atraen por igual a turistas y ‘celebrities’

Hoy muchas de las famosas villas de Como son propiedad de estrellas del séptimo arte: cantantes, celebrities y grandes fortunas. El lago y sus pueblecitos se han convertido en uno de los destinos turísticos más famosos de Italia.

Viajar en otoño al lago Como tiene muchos atractivos y alguna ventaja. El paisaje se torna aún más bucólico y romántico, evitará las multitudes del verano y ganará en tranquilidad. No le pesará dedicar algunos días a recorrer este paraje natural en el que alguno de sus picos montañosos se elevan a más de 2.000 metros de altura, y agradecerá detenerse en alguno de sus coloridos municipios de tonos pastel y ocres. Partiendo desde Como, la localidad que da nombre al lago, y subiendo hacia el norte, estas serían algunas paradas obligatorias: Torno, Lenno, Tremezzo, Menaggio, Varenna y Bellagio.

El bonito municipio de Como, a 45 kilómetros al norte de Milán, en Lombardía, merece una visita detenida antes de tomar un barco o emprender el recorrido en coche por las sinuosas carreteras alrededor de la laguna.

El monumento a los soldados caídos en la Segunda Guerra Mundial, junto a la iglesia de San Esteban.
El monumento a los soldados caídos en la Segunda Guerra Mundial, junto a la iglesia de San Esteban.

Callejee y cotillee sus tiendas –puede que se tope con alguna celebridad internacional–; visite el duomo, la catedral que tardó tres siglos en construirse, o el templo Voltiano dedicado al inventor de la pila, Alejandro Volta. Tampoco se puede perder la iglesia de San Fedele, de origen paleocristiano, y Villa Olmo, la famosa mansión neoclásica de 1782 que dio cobijo a personajes como Napoleón o Garibaldi y hoy acoge exposiciones de arte y conciertos.

La villa de Torno, prácticamente destruida por los españoles en 1522, conserva parte de sus fortificaciones medievales. Lenno es otro encantador pueblo de fachadas de tonos pajizos y calles empinadas y empedradas, donde se ubica la Villa del Balbianello. Una espectacular mansión donde se rodaron películas. En Tremezzo está la casona más famosa de todo el lago, Villa Carlotta, que data del siglo XVII, donde destacan sus bellos jardines y sus salones repletos de obras de arte.

El municipio de Menaggio resulta ideal para los amantes de las rutas de senderismo y ciclismo de montaña y forma, con Varenna y la célebre y señorial Bellagio, el vértice del triángulo de la Y en que se bifurcan las aguas del lago.

En Varenna destaca el Castello di Vezio y la Villa Monastero, mientras que la glamurosa Bellagio, con sus calles de grandes escalones adoquinados, presume de ofrecer las mejores vistas panorámicas de la región y también tiene sus villas ideales Melzi y Serbelloni.

Guía del viajero

Vista del lago desde el muelle de Lenno.
Vista del lago desde el muelle de Lenno.

Cómo ir. En avión hasta Milán. Iberia y Air Europa tienen vuelo directo desde 105 euros. Una vez allí, lo mejor es alquilar un coche o coger el tren en la estación Cardona (4,80 euros el trayecto y poco más de una hora de viaje) hasta Cuomo. Más información en Trenitalia.com.

Cómo moverse. El muelle de Como está muy cerca de la estación. Dependiendo de lo que quiera hacer, puede tomar un barco o un transbordador. Billetes entre 2,50 euros y 12,50, según el recorrido. Hay tarifas de un día o de varios en los que puede subir y bajar del barco y visitar los pueblos. Si va a quedarse varios días, una buena alternativa es combinar los recorridos en coche y barco.

Funicular. El teleférico Como-Brunate, de 1894, enlaza ambas localidades en menos de 10 minutos (5,25 euros, i/v) y le ofrece las mejores panorámicas. En la cima, dese un paseo de media hora hasta San Maurizio, donde está el Faro Voltiano, de 30 metros de altura, y suba los 143 peldaños de una escalera de caracol para disfrutar de unas vistas de infarto.

Normas