Automóviles sin complicaciones para fichar directivos

El 90% de las empresas conceden este beneficio

Las compañías diferencian sus ofertas de trabajo con los vehículos corporativos

El renting de vehículos es una opción cada vez más utilizada por las empresas para fidelizar a sus directivos o atraer a otros nuevos. Es una forma de retribución salarial con ventajas emocionales: estrenar coche es un valor intangible para muchas personas.

La recuperación de la economía, según Jorge Hernández, director de Robert Walters Barcelona, está haciendo crecer este pago en especie, que tras la reforma laboral ha perdido las ventajas fiscales que suponía para la empresa. Por tanto, es simplemente un atractivo para el empleado, para el que resulta muy cómodo no tener que ocuparse del seguro, por ejemplo.

José Castellanos, director de Page Personnel, división de la consultora de recursos humanos Michael Page, señala que “desde hace ya varios años, se trabaja mucho desde las empresas en el paquete retributivo, y no solo en un salario fijo, intentando que sea lo más competitivo posible”.

En este paquete retributivo, añade, se incluye como una de las muchas opciones (además de los tiques restaurante o los seguros médicos) la posibilidad de coche de empresa, “generalmente muy valorada por los empleados”.

Oferta previa

Lo normal es que forme parte del paquete de oferta, es decir, previo a la incorporación del directivo y no tanto como una negociación de aumento de sueldo posterior, apunta Eva Patier, directora de talent & rewards de Willis Towers Watson. “La mayor parte de las compañías ofrecen a sus directivos la posibilidad de elegir el modelo del coche dentro de un presupuesto fijado”, apunta. Los modelos preferidos son los de Audi (A6 y A4), Mercedes (Clase E), BMW (S3 y X3) y VW (Sharan y Passat).

Según otra compañía especializada en recursos humanos, Mercer, el 88% de las firmas concede este beneficio. El porcentaje se ha mantenido estable durante los últimos años, y ha rondado siempre el 90% en el último lustro.

Ernesto Poveda, de la consultora empresarial ICSA Group, cifra en el 80% la extensión del renting entre las compañías que conceden el uso del vehículo al empleado. “Muy pocas empresas se lo compran”.

Los empleados elegibles para obtener esta retribución suelen ser directivos, mandos intermedios, fuerza de ventas y otros profesionales que necesiten movilidad. “Entre las motivaciones para conceder estos beneficios destaca el estatus, en el caso de directivos y mandos intermedios. En el caso de fuerza de ventas y otros profesionales, son las necesidades del negocio”, explican desde Mercer.

Los altos mandos cada vez analizan más el paquete salarial completo y no solo el salario fijo. “Es cierto que generalmente valoran mucho la opción de tener un coche de empresa, con todas las ventajas que esto ofrece, pero también es cierto que cada vez más algunos prefieren la opción del car allowance (dinero en efectivo que se da al empleado para que compre o alquile un vehículo por su cuenta), que es más flexible y se adapta mejor a las necesidades particulares de cada directivo y de cada momento”, compara Castellanos, de Page Personnel.

El diésel, a la baja

En el ámbito global del renting en España, según la memoria anual de la Asociación Española de Renting de Vehículos, los coches híbridos y los eléctricos están subiendo notablemente, aunque aún en porcentajes bajos, mientras que el diésel está bajando a un gran ritmo, en beneficio también de la gasolina. “Se juntan más cosas, no solo la preocupación ambiental de las empresas y los particulares, sino también las restricciones al tráfico de los ayuntamientos”, señala Agustín García, presidente de la asociación.

¿Optan por los vehículos verdes las empresas que retribuyen con automóviles en renting a sus directivos? “Las hay en general más comprometidas con el medio ambiente en todo lo que hacen (y no solo en su política de coches de empresa) y generalmente estas intentan ofrecer este tipo de coches más sostenibles, y otras que lo promueven menos”, cuenta José Castellanos.

Antes se optaba más por el leasing (alquiler con derecho a compra), recuerda Jordi Costa, profesor de relaciones laborales estratégicas en EADA Business School. “El renting es más cómodo, más integral, más práctico. Ante proyectos igual de atractivos, el coche de empresa puede decantar la decisión”.

El renting, en general, apunta García, “lleva tres años bastante buenos, y en el crecimiento, los directivos no son los que más contribuyen, pues no deja de ser un porcentaje marginal, del 2,26%”. La gran ventaja del renting, comenta el experto, “es de tipo emocional, porque, al renovarse cada cuatro años de media, se produce un estímulo positivo en el usuario”.

Normas