Los concesionarios avisan de la "falta de stock" de vehículo usado para cubrir la demanda

Afirman que, si el PIVE hubiera añadido incentivos para vehículos de segunda mano de menos de tres años, se hubieran achatarrado 180.000 coches viejos más en cuatro años

La DGT trabaja en una regulación para vehículo automatizado y autónomo

faconauto
El presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, en su intervención en el Observatorio

Hasta 200.000 vehículos de segunda mano más harán falta este año y el que viene para hacer frente a la demanda de automóviles de segunda mano existente en España. Casi medio millón de vehículos de menos de 10 años en dos años, que servirían "para reducir la edad media del parque de vehículos, para mejorar la seguridad vial y la contaminación en las ciudades", pero que no están disponibles en el mercado de segunda mano español, según los datos presentados hoy en el I Observatorio del Vehículo Usado de la Distribución Oficial, organizado por la patronal de concesionarios Faconauto. 

Pero las cifras de la consultora MSI, encargada de realizar este estudio sobre el mercado de vehículo de ocasión y las previsiones de la demanda, apunta a que esta diferencia entre oferta y demanda es mayor si se compara con el mercado en otros países de la Unión Europea. La media de ventas de vehículo de ocasión en los cinco grandes mercados europeos es de 2,5 unidades de segunda mano por cada automóvil nuevo comercializado. En España, esta tasa es de 1,6 viejos por cada nuevo y es complicado aumentar esta cifra. "Es como una empresa a la que el negocio le va bien pero no tiene liquidez. Al final, tiene dificultades de maniobra", explicó José Manuel López, director de comunicación de MSI. "Los concesionarios españoles tendrían que tener hasta un millón de unidades más a la venta para alcanzar este ratio pero no están disponibles", aseguró.

¿Y dónde están estos vehículos? No se comercializaron en su día. El principal obstáculo es que no existen estos automóviles de un rango de edad entre seis y diez años porque corresponden a los años de más profunda crisis económica en España. Las matriculaciones se redujeron hasta en un 50% entre 2009 y 2011 respecto de las cifras registradas en 2006 y 2007, con lo que no hay vehículos para atender a la demanda. Así, las entregas de coches entre seis y diez años alcanzarán 298.418 unidades este curso, un 11,8% menos respecto a 2016 y llegarán a 271.621 unidades el próximo año, un 4% menos respecto a 2017.

Pero, como la demanda existe, las importaciones de vehículos de segunda mano se han disparado en diez años. Mientras que en 2007, "se estaban comprando en los mercados fuera de España alrededor de 5.000 unidades de una edad media de cinco años, este año se han adquirido unas 33.000 unidades. El año que viene, se espera que la importación de estos vehículos ascienda hasta las 38.000 unidades", señaló López.

En este sentido, las ventas de turismos y todoterrenos de ocasión de más de diez años continuarán acaparando el 60% de todas las ventas del mercado de segunda mano, tanto este año, con 1,15 millones de unidades comercializadas, como en 2018, con 1,19 millones de entregas, según los cálculos de la consultora MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

Faconauto destacó además que el volumen total de entregas de automóviles de segunda mano, incluyendo los coches de hasta cinco años, de entre seis y diez años y más de una década, ascenderá un 8,3% al cierre del año, hasta alcanzar 1,9 millones de unidades. En 2018, la cifra subirá un 2,8% respecto al ejercicio actual, hasta 1,97 millones de unidades. Ante esto, el presidente de organización, Gerardo Pérez, ha explicado que los concesionarios tienen que conseguir que los clientes vinculen el usado "joven, seguro y de confianza" a las redes oficiales de España.

"Esta es la parte del negocio donde las marcas menos pueden apretar, donde más libres son los concesionarios y donde más pueden crecer, pero teniendo en cuenta que la experiencia de compra del cliente y su uso serán determinantes si quieren ser protagonistas de una parte del negocio que todavía no han explotado lo suficiente", ha agregado.

De este modo, y según ha señalado Pérez, el mercado será cada vez "más viejo", situándose la media de edad en 11,2 años en 2017 y en 11,4 años el próximo año. Las ventas de vehículos de segunda mano entre cero y cinco años se situarán este año en 484.317 unidades, lo que supondrá un crecimiento del 12,3% respecto al ejercicio precedente, mientras que en 2018 se elevarán un 5,5%, hasta 511.453 unidades. 

Por otra parte, según MSI, si se hubieran incorporado los coches usados de hasta tres años a las ocho ediciones del Plan PIVE que se han dado en España, se habría podido achatarrar casi 600.000 vehículos más, generando una demanda añadida de 180.000 unidades y aumentando además la eficacia de dicho plan de incentivo a la compra en diez puntos.

En este sentido, Faconauto ha resaltado que hay que generar una renovación del parque automovilístico español "intensiva y mantenida" en el tiempo, usando todos los medios, y no sólo propiciando la adquisición de coches nuevos, sino también haciendo "protagonista al mercado de coches usados". "El medio ambiente de las ciudades se vería muy favorecido si el mercado del vehículo usado no superior a cinco años se potenciara, al igual que ya se hace en otros mercados europeos de referencia, como el francés. De igual modo, y respecto a la seguridad vial, las distintas Administraciones deben tener en cuenta que la forma másrápida de incorporar los elementos de seguridad obligatorios sería con la participación de los coches usados jóvenes a la hora de renovar el parque", ha indicado Pérez. Finalmente, la patronal de los concesionarios ha pronosticado que el mercado del vehículo de ocasión cambiará a medio plazo, debido a que las nuevas fórmulas de movilidad (vehículo compartido y coche autónomo) tendrán una "creciente repercusión", reduciendo la vida útil de los coches.

Normas