Los trabajadores desplazados dentro de la UE cobrarán lo mismo que los locales

Acuerdo in extremis para eliminar el dumping salarial dentro de la UE

Báñez medió para que el sector del transporte tenga sus propias medidas

Temporeros durante la vendimia en La Rioja.
Temporeros durante la vendimia en La Rioja.

Empieza la cuenta atrás para que los trabajadores de cualquier país de la Unión Europea que se desplacen para trabajar temporalmente en otro Estado comunitario cobren lo mismo que los empleados del país que les acoge. Los Veintiocho ministros de Empleo de la UE acordaron ayer in extremis en Luxemburgo iniciar las negociaciones para reformar la directiva comunitaria de trabajadores desplazados.

El acuerdo llegó tras una larga jornada de intensas negociaciones que terminó bien pasada la madrugada y en la que la Ministra de Empleo, Fátima Báñez, tuvo un papel protagonista. Primero, España -junto a Irlanda y Portugal-, se alineó con el grupo de países del Este que más firmemente rechazaban esta equiparación de las remuneraciones, perseguida sobre todo por Francia, Bélgica, Alemania e Italia –los principales países que sufren el dumping salarial de trabajadores de otros Estados miembros que se desplazan a trabajar en sus mercados-. Si bien el motivo de que España se pusiera del lado del bloque del Este no fue porque rechazara la equiparación salarial sino que defendía que estas medidas no se aplicaran al sector del transporte.

Finalmente, fuentes conocedoras del encuentro aseguraron esta madrugada que Báñez fue una de las principales mediadoras que consiguió que esta directiva no se aplique a los transportistas internacionales y de cabotaje, a la espera de que se pacten medidas específicas para el sector, dentro del denominado “paquete de movilidad” que incluye nuevas normas europeas y que se está negociando desde junio.

El secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, que participó junto a Báñez en estas negociaciones, ha declarado hoy a Cinco Días que desde el Ministerio de Empleo están “muy satisfechos, primero por haber logrado sacar adelante esta directiva; segundo, por haber conseguido que no se aplique al sector del transporte; y, en tercer lugar, porque la foto final de la negociación es una norma que aunque no tenga un apoyo unánime, tampoco ha dividido a Europa en dos bloques”. El texto final se aprobó con cuatro votos en contra y tres abstenciones.

Otra de las cuestiones que dividía a los distintos países europeos era el plazo a partir del cual a un trabajador desplazado se le aplican todas las normas laborales del país. Finalmente el punto se los llevaron los países más empeñados en endurecer esta normativa, Francia fundamentalmente. Así todas las leyes laborales del país donde trabajen les serán de aplicación a partir de los doce meses de estancia, frente a los 24 meses que defendía el bloque del Este. Además a estos doce meses se sumarán otros seis meses “si hay una notificación motivada” del proveedor de servicios.

Así, salvados todos los escollos, los Veintiocho lograron ayer conseguir la posición común que Europa exige para poder negociar cualquier directiva. Ahora le toca el turno al Parlamento comunitario, cuyos diputados previsiblemente votarán entre hoy y el jueves, su postura sobre el texto propuesto por la Comisión Europea que abordaron ayer los ministros. A partir de esta votación, empezarán las negociaciones a tres bandas –Comisión, Parlamento y Estados—para sacar adelante esta normativa.

Por lo tanto, esto acaba de empezar. La equiparación salarial aún podría tardar varios años en aplicarse. De momento tras las negociaciones de los detalles de la futura directiva, los Veintiocho tendrán hasta tres años para trasponerla a las respectivas normativas nacionales y un año más para aplicarla. Si bien, Riesgo ha asegurado hoy que España tiene la intención de transponer la norma inmediatamente tras su aprobación.

Normas
Entra en El País para participar