X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

¿Qué deportivos conducen los consejeros delegados?

Las ventas de vehículos de lujo crecen un 25% este año, mientras el renting ‘premium’ tan solo el 3,6%

Interior del Bentley Continental

Manuel Fernández, a sus 58 años, con 30 realizando operaciones a corazón abierto, ha decidido darse el gusto de comprarse un Bentley GT. Le gusta conducir y disfruta en la carretera quemando kilómetros para ir a cazar, su hobby favorito.

Él es uno de los casi 400 clientes de coches de alta gama que ofrecen las marcas en renting. Público mayoritariamente masculino (85%), con una edad superior a los 50 años, con profesiones liberales que les permitan desgravar el IVA (médicos, dentistas, arquitectos, abogados). O la aspiración de dueños de pymes, hechos a sí mismos, o el premio al consejero delegado de una gran empresa. El coche premium hace referencia a un automóvil que ofrece una mayor distinción a sus dueños. Un turismo al que se le supone más calidad, refinamiento y un equipamiento superior al de los automóviles llamados generalistas.

En España, las ventas de vehículos de lujo suben por encima del 25%, recuerdan en Lexus. El renting de ellos es minoritario, pues crecen hasta septiembre respecto al año anterior solo el 3,6%, según la Asociación Española de Renting de Vehículos.

Cuando pensamos en coches de superlujo vienen a la cabeza Ferrari, Aston Martin, Rolls-Royce o Lamborghini. Enseñas que no ofrecen servicio de arrendamiento financiero. “Los clientes realizan compras directas. Solo 2 de cada 50 solicitan una financiación tradicional que ofrece la propia Ferrari”, confirman en el concesionario de la marca C. de Salamanca. “Las grandes corporaciones no suelen ofrecer un coche al consejero delegado de 200.000 euros”, resaltan en Mercedes.

Bentley y Maserati se han sumado recientemente al arrendamiento financiero. Negocio que ha crecido exponencialmente en estas marcas entre conductores que prefieren diferenciación británica o italiana frente a las enseñas alemanas clásicas.

La tipología de cliente que accede a vehículos por renting son los ejecutivos de grandes corporaciones o los propietarios de pymes. “Mediante el pago de una cuota fija mensual, estos pueden disponer de un vehículo y de los servicios de la marca en un producto integral. El importe mensual se considera un gasto, por lo que no se refleja en los balances de la empresa y permite desgravarse el IVA. En el precio se incluye todo: seguro a todo riesgo, mantenimiento y reparaciones en los talleres oficiales”, coinciden en Mercedes y en Porsche.

En Lexus añaden a “empresarios de grandes compañías/multinacionales con gran facturación que tienen coche de compañía, con gran cultura automovilística contratan este vehículo para disfrutarlo a nivel particular, sabiendo que, además, son una compra con menor depreciación que otros automóviles”. Como ilustración: un Bentley Continental GT a los 5 años tiene un valor residual de 55.000 euros más IVA. A los cuatro años, el Lexus cotiza a 44.297 euros.

Es frecuente que el l contrato de renting lo negocian las propias marcas como Porsche o Bentley con las principales firmas de renting: Caixa Renting, Bansacar, Santander Consumer o ALD Automotive. Lexus y Mercedes tiene financiera propia. “El segmento premium está creciendo el 15%, sin considerar los modelos SUV (todocaminos), concluyen en CaixaBank”.

Archivado en:

Outbrain