X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Lidia Peyrona: “Watson no va a sustituir al abogado, le va a hacer mejor experto”

“La idea es que la inteligencia artificial sirva para sacar adelante la labor más árida” “Pedimos a los bufetes medidas de seguridad tecnológicas alineadas con las nuestras”

Lidia Peyrona, directora jurídica de IBM en España, Portugal, Grecia e Israel.

La transformación digital lleva años cambiando la forma de trabajar de las empresas, buscando aumentar la productividad y la competitividad y dar mejor servicio a los clientes. Las asesorías jurídicas internas de las compañías no son ajenas a todo ello._Su gestión es también cada vez más sofisticada y digital y cabe suponer que lo mismo esperan de los despachos de abogados que les prestan servicio. Lidia Peyrona, directora jurídica de IBM en España, Portugal, Grecia e Israel, explica su visión sobre la evolución tecnológica en los servicios legales desde una empresa que no sólo se adapta a esta revolución sino que la impulsa y lidera desde dentro. Peyrona adelanta algunas de las ideas que expondrá el próximo 24 de octubre en el Legal Management Forum.

¿Llegará el día en que Watson sustituya la labor de los abogados?

Sustituir seguro que no, yo creo que esta es la opinión en general de todo el sector, de los investigadores, incluso de los propios abogados, aunque haya corrientes que puedan tener ciertos miedos. Creo que es precisamente lo contrario: con la inteligencia artificial, con Watson -la herramienta de computación cognitiva de IBM-, lo que logras es un mejor experto, abogado o profesional. La idea es que todas estas tecnologías permitan sacar adelante la labor más árida del abogado, la que requiere tareas como, por ejemplo, leer millones de documentos. Lo que se consigue con esta inteligencia artificial es una inteligencia aumentada para un abogado o cualquier profesional, permitiéndole profundizar en los asuntos y en sus conocimientos.

¿Esto exigirá que el abogado tenga que saber cómo manejar la tecnología a un alto nivel?

Para nada. Estas tecnologías son casi más bien lo contrario, lo que hacen es democratizar el conocimiento, que el acceso sea mucho más sencillo. La tecnología es cada día más intuitiva y te ayuda en el proceso de elaboración.

¿Qué impacto está teniendo la tecnología en la transformación del sector legal?

Esencial. Lo que estamos viendo desde aquí respecto a la tecnología es que ya estamos en una nueva era, ya nadie lo duda. No sé si la palabra es transformación, pero ya se queda con nosotros y nos va a hacer mejores profesionales a todos. La tecnología está totalmente involucrada en nuestro trabajo, y nosotros pensamos que lo va a estar muchísimo más. Sí que es verdad que en determinados entornos aún hay ciertas reticencias, porque son tecnologías que, aunque llevan mucho tiempo desarrollándose en entornos sofisticados como el nuestro, a nivel usuario no son tan habituales, y queda mucho por hacer, pero evidentemente el impacto va a ser brutal.

Lidia Peyrona, directora jurídica de IBM en España, Portugal, Grecia e Israel.

¿Qué efecto concreto puede tener en el trabajo diario de los abogados?

Por ejemplo, en el caso de Watson, nuestra computación cognitiva, hay muchos avances en el entorno legal en cuanto a la gestión del conocimiento, yo lo utilizo todos los días. También lo estamos utilizando mucho -hay proyectos no internamente pero más para despacho de abogados-, en lo que es gestión de honorarios. Y para la búsqueda de perfiles profesionales. Está también Personality Insights que lo que hace es analizar determinados rasgos de personalidad, y otro de los desarrollos que se está haciendo en estos momentos y que es interesantísimo consiste en que, a la hora de preparar determinados documentos, no sólo hace la pura búsqueda sino que te prepara el argumentario.

¿También se está extendido el uso de la nube para el acceso a documentos?

Nosotros no nos mandamos los documentos por correo electrónico, sino que lo intercambiamos a través de la nube en un entorno hiperseguro, que es en el que nos movemos. En este sentido, también esperas que tus colaboradores externos, tus abogados, cuenten con unas medidas de seguridad altas.

¿Percibe un gran cambio en el modo de prestar los servicios jurídicos desde las compañías?

Creo que ha habido una evolución clarísima. El asesor interno se ha ido desarrollando teniendo que profundizar en el ámbito al que se presta servicio. Tienes que tener un gran conocimiento del negocio al que asesoras y una buena coordinación al final con todos tus colaboradores, tanto internos como externos. Hay una labor muy profunda de conocimiento, de estudio, y para ello es necesario apoyarse en un equipo interno y uno externo. Sí he visto una evolución clarísima.

¿Notáis ese cambio también en los despachos de abogados con los que trabajáis?

Yo creo que los despachos de abogados están avanzando también muchísimo, son muy sofisticados, están a la altura de todo lo que se les va requiriendo, porque el entorno en el que nos movemos es muy sofisticado. Cuando acudes a un asesor externo lo haces por razones muy concretas, no te vale una respuesta superficial, lo que esperas de un abogado externo es algo muy potente y, en términos generales, evidentemente nos encontramos con despachos con expertos potentes.

¿Qué valora más a la hora de contratar los servicios de un bufete?

Lo primero que buscas es una relación de confianza y el conocimiento. Un experto que tiene que profundizar, pero ya no te vale con un informe legal completo, porque ya das por hecho que lo ha analizado a fondo y tiene todo el argumentario, lo que quieres es que te ayude en tu proceso de toma de decisiones en el que nosotros tenemos que asesorar a nuestro negocio interno, con el análisis jurídico de las consecuencias a niveles financiero, reputacionales, gestión de riesgos, etcétera... Y esto tiene un punto de fondo y también de forma. El aspecto formal es que nosotros de vez en cuando hemos contratado que el entregable sea una presentación no un informe con 25 páginas, porque la confianza en el profesional se da por hecho y lo que quieres son unas conclusiones evaluando distintos escenarios.

¿Qué perfil de despacho es el que mejor encaja con las necesidades de vuestro departamento?

No hay un perfil de despacho como tal, tiene que haber unos mínimos evidentemente, pero lo que estás buscando es el experto. Sí que ayuda que haya un entorno donde si nosotros, por ejemplo, nos comunicamos con nuestra línea funcional con la corporación, que ese abogado externo te pueda acompañar. Luego es verdad que sí requerimos que haya un nivel de medidas de seguridad del entorno tecnológico adecuadas, alineadas con las nuestras. La relación con un abogado externo es una relación de total confianza donde puedes intercambiar información sensible y tiene que haber un entorno tecnológico seguro.

Entiendo que buena parte del trabajo jurídico se hace desde la asesoría interna, ¿qué parte es la que se externaliza?

Puede ser de muchas materias, de distintos ámbitos, quizás sí que, por ejemplo, nos apoyamos mucho en los abogados externos en el ámbito procesal, nosotros por supuesto tenemos el control, la estrategia de principio al fin del proceso pero ahí tenemos mucho apoyo de abogados externos.

Se habla mucho de los honorarios, ¿ha acabado la facturación por horas?

Todavía hay facturación por horas pero muchísimas veces lo que pides es cerrar unos parámetros en función del trabajo, porque cada vez es más complicado aceptar una facturación por horas y cada vez nosotros tenemos más problemas para que nos lo acepten también a nivel corporación.

Archivado en:

Outbrain