Sociedades mercantiles Cataluña Ampliar foto

La incertidumbre económica frena la creación de empresas en Cataluña

La constitución de nuevas firmas cae un 23,6% en agosto y un 12,8% en el año

Junqueras asegura que los cambios de sede de empresas no afectan al tejido productivo

La escalada de tensión en torno al plan de secesión de Cataluña ha ido creciendo a lo largo del año hasta alcanzar su punto culminante en la declaración de independencia, inmediatamente suspendida, del martes. Su efecto en el tejido empresarial se ha visto subrayado por la masiva salida de grandes empresas de la comunidad en los últimos días, con decenas de cambios de sede social para evitar la inseguridad jurídica que se abría en la autonomía. Antes de esos grandes anuncios, sin embargo, el impacto se venía haciendo notar en el descenso de creación de empresas en la comunidad.

Así lo reflejan los datos de constitución de empresas mercantiles publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que indican una caída del 23,6% en la creación de empresas en Cataluña durante el mes de agosto, respecto al mismo mes de 2016, frente al 7,8% de caída media en el conjunto del país.

Cataluña se sitúa así como la tercera comunidad con mayor descenso en generación de nuevas compañías, solo por detrás de La Rioja, con un descenso del 48,6% en agosto, y Cantabria, con una bajada del 39,1%.

De hecho, Cataluña solo ha creado más compañías en marzo (5,9%) y mayo (1,1%) mientras que ha experimentado retrocesos a doble dígito el resto de meses. Como resultado, la comunidad acumula una caída interanual del 12,8% en lo que va de 2017, que casi duplica el 7,4% de descenso medio en España.

Hay que tener en cuenta, en todo caso, que Cataluña también destaca por el mantenimiento de las empresas, con una tendencia descendente en el volumen de compañías disueltas. En concreto, el cierre de firmas catalanas retrocedió un 38,7% en agosto (marca solo superada por Navarra y Cantabria), frente al 0,9% de descenso nacional. En el conjunto de 2017, además, la disolución de empresas catalanas se reduce un 14,7% mientras que en España se eleva un 4,4%.

“El movimiento de una sede social no tiene ningún efecto en la realidad productiva de las empresas”, aseguró este miércoles el vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras, defendiendo la salud del tejido empresarial en Cataluña.

Junqueras aseveró que la situación económica de la región es envidiable, con “récords históricos de PIB, de exportaciones y de inversión extranjera directa”, relató en una entrevista a RAC 1, en línea con las declaraciones que hizo un día antes el portavoz del Govern, Jordi Turull.

Este aseguró que a finales de año se habrá registrado un incremento de la “inversión productiva, no especulativa” en la comunidad. Pero más allá del debate sobre la relevancia que tiene la fuga de grandes firmas, el propio Turull reconoció la importancia que tienen las pymes en Cataluña, que suponen el 98,6% de las empresas de Cataluña.

El 85,6% de las 242.681 compañías son familiares, un grupo que genera el 68,2% de los 1,24 millones de puestos de trabajo privados en la comunidad. Un nivel de tejido empresarial clave que en el que habrá que medir el impacto del desafío secesionista.

Normas
Entra en EL PAÍS