El contrabando de cigarrillos aumenta en España y representa el 10,3% del mercado

El 30% de las cajetillas ilícitas ingresan por Gibraltar, según Altadis

Más de un tercio del tabaco consumido en Andalucía es de contrabando

El contrabando de cigarrillos aumenta en España y representa el 10,3% del mercado Ampliar foto

El consumo de cigarrillos ilegales -falsificados y de contrabando- en España ha aumentado en un punto porcentual en el primer semestre de 2017 y representa el 10,3% del mercado, según una encuesta publicada este miércoles por la tabacalera Altadis. Los datos del estudio, elaborado por la consultora Ipsos, encadenan un año completo de aumento y rompen la tendencia decreciente que se producía desde finales de 2014. La encuesta atribuye este crecimiento casi exclusivamente al contrabando.

“Menos del 1% de las cajetillas son falsificadas; se trata, por lo tanto, de un problema de contrabando”, ha asegurado Rocío Ingelmo, directora de asuntos corporativos y legales de Altadis. “Por ello las empresas debemos limitar la exportación hacia mercados sospechosos, donde la carga fiscal es mucho menor, porque luego el producto entra en nuestro país eludiendo el pago de impuestos”, ha afirmado Ingelmo.

Con relación al origen del contrabando, el estudio revela que el 30,3% del producto ingresa por Gibraltar, una cifra que prácticamente se ha duplicado en el último año. Le siguen Andorra, con el 9,3%, y las islas Canarias, con el 5%.

“España está por debajo de la media europea en contrabando y falsificación; lo que más nos preocupa es la tendencia creciente en determinadas zonas”, ha asegurado Miguel Ángel Martín, director de comunicación de Altadis.

Al realizar un análisis por Comunidades Autónomas, se observa que un 34,6% de los cigarrillos consumidos en Andalucía son de origen ilegal. Le siguen Murcia, con un 9,6%; Castilla-La Mancha, con un 7,4%; y la Comunidad de Madrid, con un 6,8%.

El contrabando de cigarrillos aumenta en España y representa el 10,3% del mercado

“En Andalucía, comprar tabaco de contrabando tiene un efecto 'Robin Hood': le quito dinero a los recaudadores de impuestos y se lo doy a gente sin trabajo”, ha asegurado Ingelmo. En su opinión, las tabacaleras deben hacer un esfuerzo por concienciar al consumidor, “que a lo mejor se ahorra un euro por cajetilla pero perjudica a toda la cadena de producción: agricultor, fabricante, distribuidor y estanco”. Según datos de Altadis, cada punto porcentual de venta ilegal de cigarrillos equivale a una perdida de recaudación para Hacienda de 90 millones de euros.

El estudio también llama la atención sobre el caso de Extremadura. Si bien la demanda de cajetillas ilegales se ha desplomado allí en los últimos dos años del 31,9% al 1,6%, esta caída se debe principalmente al crecimiento de la venta ilegal de picadura de tabaco. “Los agricultores tiene excedentes de producción, y, cuando el producto no es adquirido por los grandes operadores, tiene muchas probabilidades de entrar en el circuito ilegal”, ha asegurado Ingelmo.

La encuesta de Ipsos, encargada por las cuatro principales tabacaleras de España, se realiza en poblaciones de más de 200.000 habitantes. Se cogen cajetillas de las papeleras en las calles y se analiza si esos cigarrillos son genuinos o falsificados, de qué marca son y cuál es su mercado de origen.

Normas