amazon
Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon.

Bruselas sancionará a Amazon con la devolución de cientos de millones por ventajas fiscales

La compañía eludió el pago de impuestos sobre 3.000 millones de euros de ingresos

El caso se suma a los de Apple, Starbucks y McDonald´s, siguiente objetivo de la Comisión

Bruselas / Madrid

Bruselas anunciará este miércoles que Amazon deberá pagar a Luxemburgo varios cientos de millones de euros, más intereses, por haberse beneficiado de rebajas fiscales ilegales. La compañía de Jeff Bezos eludió el pago de impuestos sobre 3.000 millones de euros de ingresos, según avanzó este martes el Financial Times. La decisión llegaría tras tres años de investigación por parte de la dirección general de Competencia de la Comisión Europa. Pero el acuerdo fiscal declarado ilegal se remonta al año 2003 y fue suscrito por el gigante estadounidense del comercio electrónico con el gobierno de Luxemburgo, presidido entonces por Jean-Claude Juncker, actual presidente de la CE.

El fondo del caso es el mismo que llevó a Bruselas a exigir a Irlanda en 2016 la recuperación de 13.000 millones de euros en impuestos eludidos por Apple. Tras el castigo al fabricante del iPhone, Starbucks y Amazon, Bruselas apunta ahora a McDonald´s, que en diciembre anunció su decisión de mudar su sede fiscal a Reino Unido.

La ofensiva contra estas multinacionales la inició Joaquín Almunia en 2014, por aquel entonces comisario europeo de Competencia, como una vía para atajar la competencia fiscal desleal entre los socios de la UE. El problema era conocido desde hacía años, pero la crisis financiera redujo dramáticamente la recaudación de varios Estados y alentó la búsqueda de nuevos ingresos.

La ofensiva de la Comisión se basó en la normativa sobre ayudas de Estado, un instrumento apenas utilizado en la lucha contra la elusión fiscal de las multinacionales. Los casos ganaron aún más fuerza con las filtraciones conocidas como LuxLeaks, que rebelaron cientos de acuerdos fiscales suscritos entre Luxemburgo y numerosas multinacionales.

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, que sustituyó a Almunia en 2014, ha redoblado el ataque y el año pasado llegó a exigir a Irlanda la citada recuperación de 13.000 millones en impuestos presuntamente eludidos por Apple. Era la reclamación por impuestos no pagados mayor de la historia de la Unión Europea por delante de la devolución de 1.400 millones exigida a EDF.

La ofensiva comunitaria no está exenta de riesgos ni de críticas. Algunos abogados dudan de la base jurídica utilizada por la Comisión y consideran que el éxito de los expedientes aun no está garantizado. Las compañías afectadas por la devolución de impuestos han recurrido al Tribunal de Justicia europeo, que será la instancia encargada de refrendar o desbaratar la estrategia de la Comisión.

Bruselas también ha sido criticada por centrar la mayoría de los casos en multinacionales estadounidenses. La Comisión insiste en que no hay ninguna discriminación hacia las empresas por su país de origen, pero casi todos los dictámenes apuntan hacia compañías de EE UU.

Normas
Entra en EL PAÍS