Los depósitos más rentables del mercado que todavía sobreviven

Los expertos creen que las buenas ofertas serán residuales

La banca aprovecha para vender fondos de inversión

depositos bancarios pulsa en la foto

Después de casi una década en el mercado español, el popular depósito naranja a corto plazo de ING ha sido eliminado de la oferta. Como en la mayoría de productos de ahorro conservador, la rentabilidad había bajado en los últimos años, afectada por el recorte de los tipos oficiales de interés hasta mínimos históricos. Pero este mes de septiembre, el banco de origen holandés ya no ha revisado los intereses sino que directamente ha puesto punto y final a uno de sus reclamos para captar clientes. A juicio de los expertos, la decisión de ING puede considerarse un paso lógico en un momento en el que la banca ya no necesita recurrir al dinero de los clientes minoristas ante el exceso de liquidez y con los tipos al cero. “Los depósitos sobreprimados existieron cuando los bancos necesitaban sustituir la financiación mayorista por otra fuente de dinero. Empezaron a pagar mucho por el pasivo porque los tipos eran más altos y no quedaba más remedio”, explica Asier Uribeechebarria, CEO de Finanbest.

Actualmente, ni la banca tiene la necesidad de sobrepremiar el pasivo ni tampoco hay demasiado margen para ello, dada además la gran competencia en préstamos que ha obligado a reducir los intereses. “Todas las entidades en España están inmersas en el mismo proceso de recortar la remuneración de los depósitos, y más incluso desde que en Estados Unidos se están planteando frenar el alza de tipos”, sostiene Lorenzo Dávila, director del departamento de investigación del IMF Business School, que destaca que “es una pauta que vamos a experimentar en los próximos dos o tres años salvo una causa exógena que revierta el proceso”.

Los españoles guardan 775.000 millones en imposiciones a plazo fijo y cuentas a la vista a tipos casi al cero

Lo cierto es que, hoy por hoy, las grandes entidades financieras apenas apuestan por los depósitos tradicionales. Banco Santander centra sus esfuerzos en la Cuenta 1,2,3 remunerada y no oferta en su web ningún depósito, y en BBVA el depósito online ofrece un nimio 0,02% a trece meses. Fuentes de Caixabank, por su parte, invitan a los clientes que quieran obtener una rentabilidad más elevada a “diversificar”. Y desde Banco Sabadell señalan que la retribución de sus depósitos es personalizada, sin una tarifa estándar.

Depósitos pulsa en la foto

Esto no impide, sin embargo, que todavía existan varias ofertas interesantes y con intereses por encima de la media. El tipo medio de las nuevas operaciones de depósito se sitúa en el 0,11%, según los últimos datos del Banco de España, y las rentabilidades más altas que se pueden encontrar ahora mismo son el 2% TAE del depósito Self de Selbank, aunque a tres meses (el tipo efectivo aplicable en este caso es del 0,5%), el 4% TAE a seis meses del depósito 4.0 MIX de Banco Mediolanum, que exige una vinculación extra con la entidad, o el 1,15% TAE a 14 meses del depósito de Wizink. A un plazo largo, de 60 meses, destaca el 1,66% TAE del depósito Facto de Banca Farmafactoring.

Y si se mira a Europa, la plataforma Raisin permite acceder a depósitos a plazo fijo de bancos franceses, de Portugal, Polonia o Bulgaria con rentabilidades apetecibles, que incluso superan el 1,60% a más largo plazo. “Ahora más que nunca nuestros productos se convierten en un oasis de rentabilidad para los ahorradores españoles”, aseguran desde el portal de ahorro, que además mantiene hasta el 2 de octubre la promoción para nuevos clientes de conseguir hasta 175 euros de regalo.

En definitiva, los expertos manifiestan que los depósitos no van a desaparecer del todo porque todavía hay ahorradores con aversión al riesgo que los demandan, pero los tipos se mantendrán en mínimos y las buenas ofertas serán puntuales. “Ahora mismo los depósitos, junto a las cuentas remuneradas, son productos poco atractivos para los bancos, que los mantienen porque siguen teniendo ahorradores tradicionales que los demandan, pero que intentan aprovechar estos tipos bajos para derivar a parte de sus clientes a otro tipo de productos, que les generan más ingresos, como los fondos de inversión”, indica Antonio Gallardo, experto de iAhorro.com.

Uribeechebarria subraya que “el ahorrador conservador español mantiene su costumbre de tener el dinero en depósitos aunque no den nada”. Esto es, que los depósitos continúan siendo uno de los productos preferidos de los ahorradores a pesar de los bajos intereses. No en vano, los españoles guardan casi 775.000 millones de euros en imposiciones a plazo fijo y cuentas a la vista, de acuerdo con el Banco de España. “Esto lleva a la banca a mantener la tendencia de no pagar”, asevera el CEO de Finanbest, que estima que “irán desapareciendo los depósitos sobreprimados y el que quiera más rentabilidad tendrá que irse a otro tipo de productos como los fondos de inversión”. En la misma línea, Dávila piensa que siempre quedarán “ofertas residuales o de captación de clientes fruto de las estrategias de marketing, pero no sostenibles en el tiempo en el escenario que se avecina”.

Por primera vez, la inversión en fondos tiene un peso en la estructura financiera de las familias superior al de los depósitos

Así, a los ahorradores no les queda más remedio que asumir que los productos con menos riesgo son los que menos rentabilidad ofrecen, y si quieren más retornos tendrán que arriesgarse más. Y parece que algunos ya empiezan a cambiar el chip. De acuerdo con datos de Inverco, correspondientes al primer trimestre del año, las Instituciones de Inversión Colectiva (que abarcan fondos de inversión y sicavs) tienen ya un peso en la estructura de ahorro financiero de las familias del 13,2%, por encima de los depósitos, que se sitúan en el 12,4%. Es la primera vez que esto sucede y podría no ser la última,dado que las entidades están aprovechando los tipos bajos de los depósitos a fondos de inversión.

El cambio de ING tras 18 años en España: ING Direct llegó a España en 1999 y supuso una revolución no solo al introducir la banca sin oficinas sino al centrarse en el ahorro ofreciendo un único producto: la Cuenta Naranja con un interés por aquel entonces del 3,1%. Años más tarde reforzó su producto estrella (que en sus mejores tiempos llegó a pagar un 5% TAE) con una remuneración extra al principio gracias al Depósito Naranja. Cuando se lanzó en 2008, este depósito bienvenida ofrecía un 4,5% TAE. Antes de desaparecer daba un 1% TAE a dos meses. “ING Direct ha cambiado de forma continua pero bastante importante. Ha pasado de autodenominarse “tu otro banco” que captaba clientes por productos de ahorro a ser un banco global”, comenta Antonio Gallardo, de iAhorro.

Posible efecto contagio en el sector: La decisión de ING refleja el delicado momento que atraviesan los depósitos tras años de remuneraciones en caída libre. Según Gallardo, las rentabilidades de estos productos “difícilmente pueden bajar mucho más, pero habrá muy pocos incentivos a su contratación”. Y, en su opinión, sí podría ser que otros bancos que ofertan productos similares a los de ING, como Openbank o Selfbank, para contratar cuentas remuneradas dejen de hacerlo.

Los tipos medios se estabilizan: En lo que va de año 2017, los tipos medios de las nuevas operaciones de depósito que reporta el Banco de España muestran signos de estabilidad. El tipo medio ponderado marcó en enero el 0,10% y en julio registra un 0,11%, habiendo tocado el mínimo anual en el 0,09%. Las remuneraciones hasta un año se mueven entre el 0,08% de enero y el 0,09% de julio. Y el interés a más de dos años no se mueve del 0,08% desde el pasado mayo.

Normas