X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La subida del euro complica la esperada retirada de los estímulos del BCE

La mayoría de expertos aplaza a octubre el anuncio del inicio del ‘tapering’ Se espera una revisión a la baja de las proyecciones de inflación

El mercado quiere saber cuándo empezará el Banco Central Europeo (BCE) a retirar los estímulos y hace tan solo unas semanas prácticamente estaba descontado que en la reunión de septiembre Mario Draghi enseñaría ya ‘sus cartas’. Pero la fortaleza del euro este verano, que ha llegado a superar los 1,20 dólares tocando máximos de dos años y medio, amenaza con retrasar y complicar los planes de la autoridad monetaria, según la mayoría de analistas. Así, el esperado anuncio del recorte de los volúmenes mensuales de compra de deuda a partir de 2018 desde los 60.000 millones de euros actuales podría no llegar hasta octubre o diciembre. Es posible que el silencio de Draghi sobre el inicio del tapering decepcione a los mercados, pero presionaría a la baja el euro, lo que ayudaría a elevar una inflación que todavía está lejos del objetivo marcado en torno al 2%.

Nada menos que a la edad de 70 años recién cumplidos Draghi tiene un dilema profesional: el sólido crecimiento de la economía con una inflación que comienza a repuntar ya no justifica mantener una política monetaria tan acomodaticia, pero el repliegue de las medidas expansivas alentaría todavía más la subida del euro, perjudicando las exportaciones y moderando la inflación. Así, las explicaciones que ofrezca el banquero italiano en su comparecencia serán como siempre analizadas al milímetro y puede que no convenzan a más de uno. Ayer mismo el consejero delegado de Deutsche Bank, John Cyran, pidió el fin de “la era del dinero barato” pese a la escalada del euro para evitar más burbujas. Por su parte, Christopher Dembik, jefe de análisis macroeconómico de Saxo Bank, cree que “el mayor desafío para el BCE es la baja inflación y el objetivo a corto plazo del BCE debería ser detener la apreciación del euro”.

Muchos son los expertos que esperan una rebaja de las expectativas de inflación. “No descartamos que el BCE opte por reducir sus estimaciones de inflación y ofrecer un discurso algo acomodaticio. En cualquier caso, el ritmo de actividad económica justifica ir normalizando su política monetaria, aunque esta normalización sea muy gradual y flexible en ritmo y cuantía en función de la evolución macro y el euro”, señalan en Renta 4. Igualmente, la institución financiera especializada en intercambio de divisas Ebury sostiene que “las discusiones clave del jueves serán en torno a las proyecciones para la inflación”, que la firma espera sean “significativamente” revisadas a la baja y “explícitamente imputadas a la fortaleza de la moneda”.

La opinión generalizada es que Draghi será comedido en sus palabras este jueves dejando para más adelante los mensajes más agresivos. "Esperamos que sea prudente y equilibrado a la hora de dar la primera indicación clara sobre la estrategia a seguir a la vez que adopte un tono 'dovish' que logre calmar al mercado de divisas", explican desde ING Financial Research. Y en Ebury aseguran que incluso “la ausencia de comentarios por parte de Draghi en cuanto a la posibilidad de recortar el programa de estímulos podría llevar a una caída considerable de la divisa común, especialmente teniendo en cuenta el listón tan alto marcado por el mercado tras la reunión de julio”.

Desde Pictet Wealth Management, la división de asesoramiento y gestión patrimonial del grupo Pictet, indican que como mucho el BCE preparará el terreno para tomar decisiones a finales de año “encargando a sus comités que estudien todas las opciones de política para 2018”. Aseguran que la apreciación del euro “puede complicar la comunicación del BCE pero no debe descarrilar la salida de los estímulos”. A lo sumo, “en caso de ser necesario el BCE podría edulcorar la salida en los próximos meses”.

Para Frederik Ducrozet, economista de Pictet WM, puede ser en octubre cuando anuncie que las compras mensuales de activos se reducirán entre enero y junio de 2018 a 40.000 millones de euros. "En cualquier caso no se presentará como restricciones monetarias directas ni se mencionará el fin de las compras de activos. En cambio seguirá destacando la importancia del conjunto de medidas, incluyendo las reinversiones de beneficios del programa, que estimamos alcancen un techo de 10.000 millones por mes".

La moneda única se ha revalorizado un más de un 13% en lo que va de año y ronda ahora los 1,19 dólares. David Kohl, estratega jefe de divisas de Julius Baer, no tiene demasiadas esperanzas en que Draghi critique el nivel actual del euro como excesivo, dado que lanzaría una señal al mercado de que cualquier decisión sobre los estímulos dependen de la divisa. Es por eso que espera que el euro no se debilite demasiado, explica. Así, ajusta su pronóstico a tres meses de 1,12 dólares a 1,14. “Esperamos que el BCE se abstenga de hacer cualquier anuncio preciso y espere a revelar los detalles sobre cómo proceder con las compras de activos en 2018 hasta la próxima reunión el 26 de octubre”, agrega.

Archivado en:

Outbrain