X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Formación a los trabajadores »

Cada vez menos empresas forman a sus plantillas: una caída del 16% en 2016

El pasado año fue el primero completo en el que se aplicó el nuevo sistema de formación a los trabajadores aprobado en 2015. Este nuevo modelo aumenta el control de los fondos públicos por parte de las empresas y los centros formativos; y abre totalmente la contratación de cursos a la libre concurrencia, eliminando la exclusividad que tenían las organizaciones patronales y sindicales en la gestión de las subvenciones de los programas autonómicos y estatales.

Los primeros resultados que se conocen de la aplicación de este plan están en el Balance de situación de 2016 elaborado por la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae), que gestiona las bonificaciones a las empresas y las ofertas de los planes subvencionados. Estos datos indican que el nuevo sistema no ha servido, al menos de momento, para aumentar las empresas que forman a sus trabajadores ni la participación de más ocupados en cursos formativos.

Por cuarto año consecutivo, en 2016 disminuyó el porcentaje de empresas que decide impartir formación a una parte o a todos sus empleados. En concreto, el pasado año un total de 367.770 empresas dieron formación a sus asalariados, un 16,3% menos que en 2015.

Esto hizo que el porcentaje de empresas que participa en la formación de sus plantillas experimentara la mayor caída de los últimos cuatro años. En concreto, en 2016 el 22,7% de todas las compañías inscritas en la Tesorería de la Seguridad Social realizaron algún tipo de formación a sus empleados, casi cinco puntos menos que el año anterior, cuando eran el 27,4% del total. En 2012, este porcentaje alcanzó su máximo desde el inicio de la crisis, ya que casi un tercio de las empresas (31%) formó a sus plantillas.

Las principales perjudicadas por esta menor participación de las empresas fueron las micropymes de menos de 10 trabajadores. Así, el pasado año hubo unas 71.000 sociedades menos formando a sus trabajadores y más del 95% de ellas eran micropymes.

El número de trabajadores formados no ha caído, sin embargo, en la misma proporción sino que ha permanecido prácticamente inalterable en 2,5 millones de ocupados. Si bien, estos trabajadores sí participaron en más acciones formativas que en 2015. Concretamente hubo un 5% más de participantes, hasta sumar 3,76 millones, ya que hay trabajadores que participan en más de una acción formativa.

No se gasta todo

La reforma tampoco ha hecho que las empresas agoten todas las bonificaciones de las que disponen, sino todo lo contrario. El pasado año, las compañías utilizaron 514,7 millones de euros de los 610 millones presupuestados para bonificaciones a empresas. Esto quiere decir que se dejaron sin gastar casi el 16% del dinero disponible, proveniente del pago de cotizaciones de formación de empresarios y trabajadores. En 2015 dejaron sin ejecutar aproximadamente el 10% del presupuesto.

Pese a todo, el presupuesto total inicial destinado a formación de ocupados el pasado ejercicio aumentó un 9%. Y aunque crecieron todas las vías formativas (bonificaciones a empresas; subvenciones para programas estatales y autonómicos y la formación en las administraciones públicas) fue el capitulo de subvenciones el que más aumentó:un 32%, hasta los 355 millones de euros.

Para el sindicato CC OO el problema reside en que la mayoría de los recursos para formación bonificada (en el seno de las empresas) los gestionan las llamadas entidades organizadoras, centros formativos encargados de impartir la formación cuando las compañías no lo hacen ellas mismas. “Pero lo que hacen en la práctica es ofertar sus propios catálogos de cursos generalistas en modalidad a distancia, en lugar de ajustarse a las necesidades reales de estas empresas y sus trabajadores”.

Archivado en:

Y además:

Outbrain