X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Estée Lauder no encajaría en Unilever

El rumor de una oferta alimenta otras posibles de Procter & Gamble o L’Oreal La angloholandesa gasta 3.000 millones al año en marcas pequeñas y de rápido crecimiento

Tienda de Estée Lauder en Toronto (Canadá).

Unilever está considerando una oferta por Estée Lauder, valorada en 32.700 millones de euros, según el diario londinense Evening Standard. La historia tiene un olorcillo a ocurrencia de verano. Dicho esto, Unilever tiene razones para pensárselo, pero Procter & Gamble y L’Oreal no lo dejarían pasar sin oposición. Con la acción de la compañía estadounidense ya en récord, el atractivo puede ser más cosmético que real.

Ganar músculo resolvería uno de los problemas de Unilever al ponerla fuera del alcance de Kraft Heinz y Warren Buffett. Y Estée Lauder puede encajar con varias marcas premium de cosméticos y cuidado de la piel que el grupo angloholandés ha comprado en los últimos años, como Dermalogica, Murad y Ren, dentro de su plan para diversificarse más allá de su negocio de alimentos envasados, de crecimiento lento.

Pero no le saldría barato. Las acciones de Estée Lauder cambian de manos a 27 veces las ganancias futuras, tras subir un 40% en lo que va del año. Si se le añade un 30% de prima y una deuda neta de 1.800 millones de euros, la factura total sería de 45.300 millones de euros.
Puede que eso sea incluso conservador. Procter & Gamble podría optar por ir a la ofensiva con una oferta para alejar de su consejo de administración al activista Nelson Peltz. Las marcas de lujo del objetivo encajarían peor con las de P&G, sin embargo, y requerirían una estrategia de marketing más costosa. Una fusión de Estée con la rival L’Oreal sería más lógica, pero podría enfrentarse a problemas de competencia.

El rumor, sin embargo, suena a banqueros de la City con demasiado tiempo libre. La política establecida de Unilever es gastar hasta 3.000 millones de euros al año en marcas pequeñas y de rápido crecimiento que puedan venderse internacionalmente. Está poco claro cómo podría el CEO, Paul Polman, mejorar los ya brillantes resultados de Estée. Y la venta hace más de una década del negocio de perfumes premium de Unilever a Coty muestra una saludable conciencia de que su fuerte no son los cosméticos de gama alta. Los inversores probablemente puedan pasar de las sales olorosas por ahora.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Archivado en:

Outbrain