¿Son los fondos temáticos una inversión interesante?

Envejecimiento, robótica y agua son algunos de los sectores que están más de moda

Inversión

Algunas gestoras están impulsando fondos con temáticas que estiman serán las tendencias de futuro. El objetivo de esta tribuna es intentar analizar cuánto hay de marketing y cuánto de buenas ideas de inversión.

Los seres humanos somos más emocionales que racionales. Basta con que una idea nos suene lógica, y como además sea un tema que nos atraiga, pensaremos en invertir sin mucho análisis. También vale para temas por los que tenemos especial sensibilidad, pero incluso si nos molestamos en hacer algo de investigación, nuestra inicial predisposición positiva puede hacer que minusvaloremos los riesgos.

Los departamentos de marketing lo saben: una bonita idea bien contada puede ser tan atractiva a la hora de atraer inversores como una buena rentabilidad reciente (que no es la que deberíamos esperar necesariamente). Si unimos las dos cosas, una idea de futuro que suena lógica y una rentabilidad pasada atractiva, la venta está asegurada.

Las temáticas de moda, aunque la mayoría no son nuevas, son: el envejecimiento de la población, el agua, las energías limpias, la agricultura, las infraestructuras o las grandes marcas. Otras, como por ejemplo la robótica o la seguridad cibernética, sí son más recientes.

Incluso aunque la temática realmente sea un tema de futuro relevante para la humanidad, invertir a través de fondos en ellas puede no ser tan fácil, o porque no haya empresas cotizadas o porque no se dediquen solo a eso. Voy a poner un ejemplo personal: la inversión en negocios de alimentación sana. Yo quiero vivir muchos años y cuido lo que como. La idea de que la gente cuidará más su alimentación me parece evidente (pero no he visto una sola estadística o datos sobre el tema). Me ofrecieron un fondo sobre el tema y pensé: seguro que es rentable.

No invertí porque el fondo tenía en cartera Unilever, que no se dedica solo a alimentación y encima utiliza el no muy sano aceite de palma. Pregunté a la gestora por qué habían incluido esa compañía. La respuesta no fue bonita pero sí que fue racional: “Si hubieran sido muy estrictos en la selección de valores no habrían conseguido una diversificación suficiente”. De no haberlo hecho, el fondo hubiera sido muy arriesgado.

Mi decisión de no invertir fue tan emocional como el argumento con el que me pretendían atraer, pero intentemos ser racionales: ¿Son rentables estos fondos temáticos? ¿Aportan valor frente a fondos que están centrados en áreas geográficas o en sectores?

No hay una respuesta única; depende de la temática y depende del fondo. Hay temas muy relacionados con algún sector: el envejecimiento con la salud, la robótica con la tecnología, las marcas con el consumo. Estos sectores han tenido muy buen comportamiento en los últimos años y la mayoría de los fondos, también. Otros temas, como el agua, estarían asociados a varios sectores y varios países. Analicemos con datos de rentabilidad y riesgo si aportan valor.

El envejecimiento de la población tiene solo un índice asociado que yo haya encontrado, con registro histórico desde 2011 y sí, bate al índice mundial desde esa fecha; pero el índice general del sector de salud bate a ambos desde esa fecha.

Fondos en cuyo nombre figure el concepto de envejecimiento solo hay uno –y bate al índice en su escaso histórico, desde 2015–, pero que se vendan como dedicados a esta temática, muchos más. Eso sí, son tan distintos que hacer un análisis general no creo que aporte utilidad. Hay que mirar en qué está invertido cada uno.

Índices de robótica he encontrado dos y con pocos datos históricos, unos tres años. Uno tiene rentabilidades del 30% anualizadas, frente al 20% de las empresas tecnológicas en general; el otro, en cambio, se queda por detrás, con un 14%.

Hay solo cinco fondos domiciliados en Europa sobre esta temática, tienen poco histórico (algo más de un año) y algunos ya se están cerrados a nuevos inversores (hay pocas compañías de robótica). Durante este tiempo, su rentabilidad no ha superado por mucho al índice más amplio de tecnología. Para el inversor al que no le importe renunciar a la ventaja fiscal, existen también ETFs.

En la temática del agua existen datos desde 1994. Desde inicio (más de 20 años) y a diez años el índice específico bate al índice mundial (índices calculados por MSCI), pero en los últimos tres y cinco años no, y en el último año, tampoco. Además es más volátil, aunque en las grandes crisis del siglo XXI cayó menos por tener menos peso del sector tecnológico y financiero que el índice bursátil mundial.

Hay unos veinte fondos específicos sobre agua: algunos baten a su índice y otros no, pero que batan al índice mundial de forma consistente, uno o ninguno. Eso sí, este año hay varios que lo hacen, así que enhorabuena a los que hayan invertido en ellos.

En conclusión, hay que mirar cada fondo y lo que aporta al global de su cartera. Si los fondos temáticos le ayudan a mantener la inversión en caídas de mercado, puede ser buena decisión, pero no se olvide de diversificar.

Marta Díaz Bajo es directora de Análisis de Fondos de atl Capital.

Normas