seguridad social Ampliar foto

Los contratos de jornada parcial son los únicos que crecen en diez años

Los contratados con jornadas parciales aumentan un 37% desde 2007

CC OO alerta de que muchos de estos contratos "esconden jornadas completas"

Cada vez que se publica una estadística sobre empleo, ya sea el paro registrado, la afiliación a la Seguridad Social o la Encuesta de Población Activa (EPA) las reacciones se dividen entre quienes resaltan la creación de puestos de trabajo y la recuperación del mercado laboral y aquellos que alertan sobre la mala calidad del nuevo empleo. Entre estos últimos, los sindicatos son los principales críticos del tipo de ocupación que generan últimamente las empresas.

Pero ¿en qué datos fundamentan las centrales sindicales estas críticas? Comisiones Obreras (CC OO) ha hecho hoy público un balance de cómo han cambiado los contratos que se hacían antes de que estallara la crisis en 2008 y los que se hacen en la actualidad. La principal conclusión que se observa es que los contratos con jornadas parciales han proliferado mucho más que los contratos de jornada completa.

En concreto, CC OO ha comparado los contratos registrados en los siete primeros meses de 2007 con los firmados entre enero y julio del presente año, resultando que el mayor empeoramiento de la calidad ha venido del tipo de jornada. De hecho, en estos diez años analizados el único tipo de contrato que ha aumentado es el que se hace a jornada parcial, ya sea de forma indefinida o temporal. Estas contrataciones han aumentado un 37,4%, frente a una caída del 19,4% de los contratos a jornada completa.

Si bien el empeoramiento de la calidad de estos contratos en cuanto a su duración es algo menor. De hecho, en términos generales, en la actualidad se realizan un 7,5% menos de contratos que antes de la crisis, pero los temporales --de peor calidad-- se han reducido notablemente más que los fijos: este año se han firmado un 14,2% menos contratos eventuales que en 2007 y solo un 2,7% menos de fijos.

Es más, el tipo de contrato que más ha aumentado en comparación con hace diez años es el indefinido a tiempo parcial, con un incremento del 40%. Aunque también han crecido de forma significativa las jornadas reducidas temporales, un 32%.

Lo mismo ocurre si el análisis se centra solo en los contratos de jornada completa, entre los que han salido peor parados los temporales, con una caída del 36% en diez años frente a un descenso del 10,7% de los indefinidos.

Dicho todo esto, la nueva secretaria de Empleo de CC OO, Lola Santillana, ha alertado hoy de que esta proliferación de los contratos de jornada parcial en detrimento del empleo a tiempo completo corre el riesgo de cronificarse. En su opinión esto es precarizar el nuevo empleo "porque lo que en realidad esconden los contratos a tiempo parcial son jornadas completas que se pagan como parciales".

Y aunque reconoce que no existen datos oficiales, Santillana ha asegurado que en las asesorías jurídicas de CC OO en algunos sectores como la hostelería y la agricultura, "el creciente el número de trabajadores que reclaman, no ya que les paguen el salario de todas las horas que trabajan sino que les dejen descansarlas; porque hacen jornadas de 12 y 14 horas de lunes a domingo con contratos a tiempo parcial", ha denunciado.

 

Normas
Entra en EL PAÍS