¿Sabías que el contador de gas es de alquiler y te cuesta dinero?

Coste que se asume en la factura La CNMC aboga por un menor precio El precio depende del caudal de gas

Uno de cada cuatro estudiantes de 15 años en España no sabe leer una factura. Eso es lo que dice el informe PISA acerca de la cultura financiera de los alumnos de 15 años. Y mucho nos tememos que muchos adultos tampoco comprenden las complicadas facturas de luz o gas. En esta última hay un cargo que es posible también muchos desconozcan que exista: el alquiler del contador del gas. Y como no podía ser de otra manera, este concepto tiene un precio.

Cada año se publican los precios que se aplicarán al alquiler de los contadores de gas y cabe destacar que estos precios llevan sin cambiar desde el 2013, momento en el que se produjo una subida en el precio del alquiler aplicable al año.

¿Cómo se fija el precio del alquiler del contador?

La fijación del precio del alquiler de los contadores no está regulada por ley y ahí reside el problema. Sumado a que para las empresas distribuidoras este alquiler es un ingreso directo, pero que no tiene una separación contable que identifique los ingresos que vienen del alquiler y los costes relacionados a estos equipos, como sí ocurre en otras partidas de la actividad de distribución del gas.

El alquiler es facturado por parte de las distribuidoras a las comercializadoras y son estas las que en última instancia se lo facturan a los consumidores. Para las distribuidoras este alquiler es un ingreso directo.

El precio que actualmente los contadores de uso doméstico tienen son de 0,69€/mes para un contador con un caudal de hasta 3 metros cúbicos (tipo G-1,6), 1,25€/mes para los de caudal hasta 6 metros cúbicos (tipos G-2,5 y G-4, corresponde al 98,6% de los contadores de alquiler de uso doméstico) y de 2,64€/mes para los contadores de hasta 10 metros cúbicos (tipo G-6). Como decimos estos precios no han cambiado desde 2013.

¿Cuál debería ser su precio?

La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) lo tiene muy claro y así lo muestra en su estudio: entre un 16% y un 76,6% más baratos, en función del equipo que se tenga instalado en el inmueble.

Esta propuesta por parte de la CNMC supondría un ahorro de alrededor de 8€ al año (sin IVA) para los consumidores (se calcula que el 99,2% de los consumidores de gas tienen el contador alquilado).

Para realizar esta propuesta de precios la CNMC ha tomado como referencia la subactividad relacionada al alquiler de los contadores que son las que servirían como base para establecer un método de fijación de precios para el alquiler de los contadores (adquisición, logística, conservación, mantenimiento, almacenaje…). Desde la CNMC exponen que “la determinación del precio de alquiler debe obedecer a costes promedios ponderados”. El precio propuesto por tanto para los contadores G-1,6, G-2,5 y G-4 sería de 0,58€/año y de 0,61€/año para el de tipo G-6.

Esta bajada de precios supondría que las distribuidoras ingresaran 57,8 millones de euros menos al año, apuntan desde la CNMC.

Archivado en:

Y además:

Outbrain