Santander capta 21.770 millones en 10 años, un tercio de todas las ampliaciones hechas en España

La entidad pone en marcha su tercer aumento de capital en una década

La banca acapara el 70,8% de las mayores ampliaciones desde 2007

bolsa Ampliar foto

La banca española se ha convertido en un agujero negro de atracción de capital. Una gran masa de materia que absorbe muchos de los recursos que giran a su alrededor. Las grandes entidades tienen tal tamaño y tantas necesidades de fondos que han acaparado la mayor parte de las ampliaciones de capital que se han ejecutado en España durante la última década.

Las empresas cotizadas españolas han realizado 73 ampliaciones de capital desde 2007, por un importe de 58.695 millones de euros. De esa cantidad, destinada mayoritariamente a reforzar la solvencia, absorber pérdidas y comprar competidores, el 67% ha ido a parar al sector bancario. Tan solo Banco Santander ha captado en la última década 21.767 millones de euros, el 37% de las ampliaciones realizadas en España. Esta cantidad incluye los que 7.072 millones de euros del aumento que anunció el lunes para financiar la recapitalización del recién adquirido Banco Popular.

Si solo se tienen en cuenta las diez mayores operaciones de la última década, y sin incluir las conversiones de deuda, la banca acapara el 70,8%. “Los bancos tenían en 2007 unos ratios de capital del 5%-6%, pero con la caída de Lehman Brothers la regulación se endureció y ahora se les exige tener entre el 11% y el 12%. Eso les ha obligado a captar muchos recursos”, explica Ignacio Cantos, director de inversiones de Atl Capital.

Por encima de todos, destaca Santander que con la ampliación que pondrá en marcha este mes suma ya tres ampliaciones en los últimos nueve años.A los 21.767 millones captados habría que añadir los aumentos acometidos por la entidad para premiar la fidelidad de los accionistas.
El pago del dividendo en acciones –conocido en la jerga como scrip dividend–, fue instaurado por el fallecido presidente de Santander Emilio Botín en 2009 y copiado por el resto de cotizadas.Permitía retribuir al accionista sin desembolsar efectivo (eso sí, diluyendo el valor de la acción).

Otras operaciones destacadas de la banca española fueron las acometidas por el desaparecido Popular. En 2012 la entidad captó 2.500 millones para reforzar capital y evitar la necesidad de acudir a la recepción de ayudas públicas después de que los test de estrés realizados por la consultora Oliver Wymann evidenciaran unas necesidades de capital de 3.223 millones. Apenas cuatro años después, Popular volvió a pedir 2.500 millones de euros con el objetivo de cumplir las exigencias regulatorias y sanear activos. Estas dos inyecciones de capital no bastaron para evitar la intervención del banco.

Nuria Álvarez, analistas de Renta 4, señala que establecer similitudes entre las ampliaciones de capital efectuadas por la banca en los últimos años es complicada, pues cada operación tiene tras de sí unos motivos diferentes. No obstante, en el caso de la anunciada por Santander se asemeja bastante a la realizada en 2015 por Sabadell por importe de 2.400 millones o la efectuada en 2010 por BBVA. Como señala Álvarez, en los tres supuestos las entidades captaron dinero vía mercado para limitar el impacto de consumo de capital que supone las adquisiciones de Popular, en el caso de Santander, del británico TSB, en lo que respecta a la entidad que preside Josep Oliu, y del 24,9% del grupoturco Garanti en referencia a BBVA.

En el caso de la ampliación de Banco Santander en 2015 buscaba elevar los ratios de capital “porque el banco había quedado rezagado de sus comparables”. A cierre de 2014, su ratio de capital fully loaded (el más utilizado por los analistas) se situaba en el 9,7%, frente al 10,4% que tenían de media los principales bancos europeos.

Esa operación también contribuyó a poner en marcha una nueva política de retribución al accionista en la que el scrip dividend fue perdiendo cuota a favor del efectivo. Eso sí, el importe repartido en dividendos por parte de Santander se vio reducido en un 66% de los 0,6 euros por acción a los 0,2 euros.

En lo que va de año, y contando con la operación de Santander, las ampliaciones de capital han aumentado un 2,3%, hasta los 23.700 millones. En un entorno de tipos cero, los inversores se ven abocados a la renta variable como activo que les permita obtener rentabilidad. Este mayor apetito por la Bolsa ha sido visto por las cotizadas como la oportunidad perfecta para sanear balance, fortalecer los recursos propios y acometer operaciones corporativas limitando el impacto. Pero sigue siendo 2007 el récord histórico con 68.366 millones, coincidiendo con las ofertas públicas de suscripción de Criteria, Iberdrola Renovables, la fusión de Arcelor y Mittal y la adquisición de Scottish Power por parte de Iberdrola.

Normas
Entra en El País para participar