Los bonos estructurados de Santander cotizan con pérdidas de hasta el 8%

Con las 27 emisiones en circulación, el banco ha captado 1.056 millones

El importe mínimo de contratación es de 10.000 euros

banco santander

Las bajas rentabilidades de los productos ultraseguros han llevado a las entidades a buscar alternativas para atraer la atención del pequeño inversor. Según datos del Banco de España, las rentabilidades de los depósitos a un año cerraron marzo en el 0,09%, y en el 0,15% los de entre un año y dos.

En este escenario han sido varios los bancos que han optado por llevar a sus escaparates productos alternativos. Santander y Sabadell son los mejores exponentes de esta corriente con la puesta en el mercado de deuda dirigida a particulares. Las primeras incursiones se llevaron a cabo en 2014, pero fue en 2016 cuando cobraron un mayor protagonismo, después de que elBCE rebajara los tipos de interés al 0%, su mínimo histórico.

El banco que preside Ana Botín ha sido uno de los más activos en esta oferta comercial.La última emisión se cerró el pasado 10 de mayo con la venta de bonos que prometen hasta el 4,5%, pero eso sí, pueden incluir pérdidas y solo se ofrecen a determinados clientes (aquellos que lo contrataron tuvieron que pasar el correspondiente test Mifid para productos complejos). Estos activos se negocian en la plataforma de renta fija para minoristas SEND, propiedad de BME, pero no tienen por qué pagarse al 100% del nominal.

Una característica común que han compartido las distintas emisiones puestas en marcha por Santander ha sido la vinculación de la rentabilidad prometida a la evolución en Bolsa de diferentes cotizadas (desde la clásicas Telefónica, Repsol e Inditex de la emisión de junio de 2014 hasta Renault, Total o Iberdrola de la última colocación realizada en mayo) o índices. A ello se suma el importe nominal unitario (1.000 euros) y la cantidad mínima exigida para su contratación (10.000 euros).

Con las 27 emisiones que se negocian en el mercado SEND (cinco de ellas no han marcado ningún precio hasta la fecha), Santander ha captado un total de 1.056 millones de euros.Pero la evolución de estos bonos es muy desigual. 13 de las emisiones efectuadas por la entidad cotizan en positivo, es decir, su precio está por encima de 100% del nominal.

De entre todas, destaca la que vence en mayo de 2021, que según los últimos datos, el precio a día de hoy es del 103,9%. Los bonos que forman parte de esta oferta se emitieron en mayo de hace un año con una rentabilidad máxima del 2%.Eso sí, todo dependerá de la evolución en el mercado de la farmacéutica francesa Sanofi, el gigante tecnológico Apple y la británico-holandesa Unilever. Cada año (2017, 2018, 2019, 2020 y 2021) el inversor puede obtener una rentabilidad del 2% o del 0% después de comparar los precios de la acciones a finales de cada mes de abril con las del 4 de mayo de 2016. Si el valor está por encima, el inversor recibirá el 2%. Pero puede que en los cuatro ejercicios se dé el caso de que en ninguna ocasión el precio de los títulos sea superior al de referencia.Al vencimiento, la entidad les devolverá el capital inicial.

En el lado de las pérdidas (un total de nueve emisiones cotizan por debajo del 100% del nominal) destacan los bonos con vencimiento el 19 de febrero de 2018 con una rentabilidad ligada al Euro Stoxx 50. En este caso el cupón prometido alcanza el 6,26% pudiendo acarrear pérdidas de hasta el 5,27%. A día de hoy el precio que marcan es del 91,88%

La ventaja para las entidades que utilizan este tipo de bonos, ya sean estructurados o clásicos, es que les permite lograr pasivo al tiempo que se ahorran lo que deben pagar al Fondo de Garantía de Depósitos –un porcentaje en función del perfil de riesgo de los depósitos de hasta 100.000 euros–, así como las dotaciones al fondo de rescate europeo, que en 2024 deberá disponer de un importe igual al 0,8% de los depósitos.

Normas