Farmacéuticas

Grifols quiere convertirse en líder mundial “indiscutible” en el mercado del plasma

La empresa de hemoderivados invierte 1.200 millones en nueva capacidad productiva

EE UU aprueba la venta de las soluciones parenterales que la empresa fabrica en Murcia

Grifols quiere convertirse en líder mundial “indiscutible” en el mercado del plasma Ampliar foto

Grifols aprieta el acelerador. El objetivo está claro: pasar de ser el tercer jugador del mercado farmacéutico de las proteínas plasmáticas a convertirse en la principal empresa mundial del sector. Así lo evidenciaron los máximos responsables de la multinacional catalana este viernes en la junta de accionistas.

La empresa, que el pasado año facturó 4.050 millones de euros, quiere sobrepasar a la australiana CSL y a la irlandesa Shire en un mercado global de los hemoderivados, que supera los 16.000 millones. Para el laboratorio con sede en Sant Cugat del Vallés (Barcelona), esa división de biociencia aportó 3.228 millones de ingresos, con un incremento en el pasado año del 6,5%. L0s otros negocios, el de hospitales y diagnóstico, son de menor importancia.

“Queremos convertirnos en los líderes indiscutibles en el mercado de hemoderivados”, avanzó a los accionistas Víctor Grífols Deu, uno de los dos consejeros delegados de la compañía. En la actualidad, CSL cuenta con el 25% del mercado de proteínas plasmáticas, seguida de Shire (21%) y en tercer lugar la empresa española, con un 18% de cuota. La firma cotizada en el Ibex 35 dio un enorme salto para conquistar esa tarta en 2010, cuando absorbió a su rival estadounidense Talecris, lo que le permitió entrar con fuerza en EE UU, el principal mercado del mundo y fuente fundamental del plasma a través de los centros de recogida de sangre.

La empresa trabaja actualmente en un ambicioso plan de inversiones, de 1.200 millones hasta 2020, para aumentar la capacidad productiva de hemoderivados. Levanta una nueva planta de fraccionamiento de plasma en su sede de Clayton (EE UU) con una capacidad de seis millones de litros de producto; una fábrica de prolastina en Parets (Barcelona); otra de purificación y llenado de albúmina en Irlanda, entre otras.

“Vamos a tener mucha más capacidad de producción que cualquiera de los competidores. Por lo que sabemos que están construyendo, estaremos por delante”, aseguró por su parte a la prensa Víctor Grífols Roura, presidente de la compañía, quien cedió este año el testigo como primer ejecutivo a su hijo Víctor y a su hermano Raimon.

Con el objetivo de liderar el mercado, Grifols también está en un exigente proceso de aperturas de centros de recogida de plasma en EE UU, con el objetivo de llegar a 230 en 2019. Solo en ese país se permite pagar por la sangre, la materia prima de donde salen los derivados plasmáticos que después se distribuyen por todo el mundo. “Estamos trabajando para estar por delante con más materia prima y más capacidad productiva”, recordó Grífols Deu.

La multinacional ya es líder en hemoderivados como los denominados Ivig, factor VIII y Alpha I, pero queda atrás, por ejemplo, en el de la albúmina. Por eso, los responsables de la empresa creen crucial lanzar nuevos productos y otros usos para diferentes patologías. “En la albúmina algún día podremos ser el número uno del mundo. La clave está en el desarrollo de nuevos fármacos, en la I+D. En detectar nuevas indicaciones para los productos actuales, además de futuras alianzas que puedan venir”, señala el consejero delegado.

La empresa también anunció en la junta de accionistas que las autoridades sanitarias de EE UU aprobaron la venta en ese país de las soluciones parenterales que Grifols fabrica en su planta de Murcia, lo que significa llegar al mercado más importante del mundo.

Por último, la compañía avanzó que destina 218 millones a dividendos correspondientes al ejercicio de 2016, frente a los 213 millones del año anterior. Se realiza en dos pagos de un total de 0,316 euros por acción.

La empresa actualmente también está inmersa en un proceso de crecimiento en su negocio de diagnóstico, tras comprar el pasado año una división de la americana Hologic por 1.800 millones. Esta rama de actividad aportó el pasado año 664 millones en ingresos.

Normas