Windows 10 S

Esto es todo lo que puedes hacer (y lo que no) con el nuevo Windows 10 S

Desgranamos las principales diferencias con otras versiones

Ayer fue un día importante para Microsoft, no en vano presentaba un nuevo sistema operativo de la familia Windows, algo que sin duda no vemos todos los días. Un sistema operativo que llega con un objetivo claro, dar respuesta a los Chromebook de Google, los ordenadores baratos de los de Mountain View que tienen en su orientación a la nube su principal atractivo y razón de ser. Vamos a repasar los elementos clave de este nuevo sistema operativo y sus principales diferencias respecto a las demás versiones, con este Windows 10 S.

Todo gira alrededor de la tienda de Windows

Sin duda es el principal rasgo y diferencia del nuevo sistema operativo respecto de los demás. Windows 10 S tiene la misma interfaz, apariencia y experiencia de uso de cualquier otro sistema de Microsoft, pero existe una diferencia fundamental. Si normalmente en cualquier versión de Windows tenemos la posibilidad de instalar aplicaciones fuera de la tienda de Apps de Windows 10, desde un medio físico o mediante otras descargas, en los ordenadores que cuenten con este nuevo sistema sólo se pueden instalar aplicaciones que se encuentren dentro de la tienda de Windows 10.

Windows 10 S

Al igual que el Chrome Web Store en los Chromebooks, la tienda de Windows 10 será nuestra única conexión con el exterior dentro del sistema. Ahora bien, existe una forma de poder instalar apps que no sean de la tienda de Windows, actualizando por unos 50 euros a Windows 10 Pro, aunque evidentemente, ya no estaríamos hablando de Windows 10 S. Un ordenador con este sistema operativo funcionará básicamente con una cuenta de Microsoft y todos los contenidos vendrán de la tienda, esa es su auténtica esencia.

Clara orientación al ecosistema y apps de Microsoft

En un primer momento Microsoft ha orientado el nuevo sistema operativo a la educación y a ser una herramienta para los estudiantes. Por esa razón los de Redmond quieren focalizar en Office la experiencia con el nuevo sistema operativo, y ofrecer un entorno cerrado y ligero donde el rendimiento con pocos recursos es la tónica.

Esto implica una menor personalización de distintos aspectos del sistema, por poner un ejemplo, no se puede poner Google como el buscador predeterminado en este nuevo sistema, algo que nos da una idea de lo controlado que quiere tener estos ordenadores Microsoft.

El precio

Sin duda la llegada de este nuevo sistema tiene sus ojos puestos en Chrome OS, el sistema operativo de Google que utiliza el Chrome Web Store y Gmail como ejes principales. Pues bien, dejando de lado el primer portátil presentado con este sistema, el Surface Laptop que cuesta nada menos que 1149 euros, el objetivo de Microsoft es ofrecer portátiles de terceros fabricantes por debajo y entorno de los 200 euros. Con la excusa de ordenadores baratos para estudiantes es de esperar que veamos a finales de este año muchos portátiles nuevos por este precio que serán perfectamente utilizables en el día a día.

¿Será interesante comprar un ordenador con Windows 10 S?

Con lo que sabemos hasta ahora podemos plantearnos perfectamente comprar un ordenador con Windows 10 S, sobre todo si el uso que le vas a dar va a ser para navegar en Internet y ofimática, en ese entorno, sin duda Windows 10 S va a ser el compañero perfecto, por buen rendimiento y bajo precio. Pero si buscas un ordenador en el que tú tengas el mando y donde la personalización sea un aspecto importante, Windows 10 S no es el sistema operativo adecuado.

Normas