Las grandes telecos del mercado español valen 80.000 millones de euros

Telefónica España tiene un valor de empresa superior a 52.707 millones

La filial de Orange alcanza los 14.661 millones, por 13.556 millones de Vodafone

telecomunicaciones Ampliar foto

Las tres grandes operadoras nacionales, Telefónica España, Orange España y Vodafone España suman en la actualidad un valor de empresa superior a 80.000 millones de euros, según las estimaciones de distintos analistas que siguen a estas compañías. Un valor que podría ir al alza en los próximos tiempos si el sector es capaz de mantener la tendencia de crecimiento.

Por empresas, Telefónica España, heredera del antiguo monopolio, encabeza el ranking al registrar un valor de empresa de 52.707 millones de euros, según las estimaciones de Citi. En este caso, estos analistas estiman los activos en España suponen el 46,8% del valor de empresa del conjunto del grupo que preside José María Álvarez-Pallete. En 2016, el negocio español aportó el 24% de los ingresos y el 29,5% del beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda) de Telefónica. Y de nuevo, al frente del grupo.

La cartera de activos en España se ha visto reforzada con los fuertes despliegues de fibra óptica, que ya suman más de 17 millones de hogares, y la adquisición de DTS, matriz de la antigua Canal+, con la que Telefónica ha ganado posiciones en el segmento de la televisión de pago.

A continuación se situaría con Telefónica Brasil con un valor de empresa de 18.194 millones de euros (valor del 73% del capital en manos de la operadora española). La empresa cerró en 2015 la adquisición de GVT, antigua filial brasileña de Vivendi, dedicada al negocio de la fibra y la banda ancha fija. En tercer lugar estaría Alemania, con 11.193 millones (solo la participación de Telefónica), fortalecido por la compra en 2014 de E-Plus, por delante de Reino Unido, con 10.379 millones. Las miradas del mercado se centran sobre este último país, a la espera de la posible OPV.

Dentro de los países latinoamericanos, Perú registra el mayor valor de empresa con 6.252 millones de euros, frente a 5.645 millones de Chile y 5.372 millones de Argentina. En los tres países, Telefónica se hizo fuerte en la década de los noventa del siglo pasado al hacerse con los antiguos monopolios (en Argentina, solo la mitad del país).

Dentro del mercado español, el segundo puesto en valor de empresa estaría en manos de Orange España, con un total de 14.661 millones de euros, según las estimaciones del banco de inversión RBC Capital Markets, publicadas la pasada semana. La cifra supone el 18,8% del total del grupo galo, y que solo es superada por Orange Francia, cuyo valor de empresa ronda los 44.274 millones de euros.

España está muy por delante de Polonia y Bélgica, cuyo valor de empresa es de 1.713 y 783 millones de euros, respectivamente. Asimismo, el valor de la participación de Orange en el conjunto de filiales en África y Oriente Medio ronda los 5.039 millones de euros.

En los últimos años, España no ha dejado de ganar peso en las cuentas de Orange, gracias a operaciones de relevancia como la compra de Jazztel, valorada en cerca de 3.400 millones de euros, que consolidó la estrategia de la compañía de despliegue de su red de fibra óptica.

De esta forma, en el primer trimestre de 2017, España aportó al grupo cerca de un 13% de los ingresos del grupo, mientras que en el mismo periodo de 2014, antes de la citada compra de Jazztel, la aportación no llegaba al 10%. El propio consejero delegado del grupo Orange, Stéphane Richard destacó la pasada semana la fortaleza del negocio de la empresa en España en el primer trimestre.

Finalmente, Vodafone España tendría un valor de empresa cercano a 13.556 millones de euros, según las estimaciones realizadas por RBC Capital Markets. La cifra ronda el 10,7% del total del grupo británico. Solo Alemania, con 30.457 millones, e Italia con 18.627 millones, se situarían por encima de Vodafone España.

La compañía ha ampliado las inversiones en el mercado español en los últimos, con apuestas fuertes como la adquisición de Ono, valorada en 7.200 millones de euros (incluida la deuda). En el cuarto trimestre de 2016, último contabilizado, España aportó casi el 9,2% de los ingresos del grupo, frente al 8% de 2013, antes del cierre de la compra de la citada Ono.

Expansión en el exterior

A lo largo de los últimos años, las grandes operadoras europeas han impulsado el proceso de ínternacionalización, en busca de diversificar sus fuentes de ingresos y beneficios. En este escenario, Telefónica obtuvo durante el pasado año algo más de tres cuartas partes de sus ingresos fuera de España, su país de origen. Más del 52% procede de Europa, que ganó peso con el retorno de Reino Unido al perímetro de consolidación. El resto corresponde a Latinoamérica, zona encabezada por Brasil.

En el caso de Orange, Francia, su mercado de origen, aporta casi el 44% de los ingresos del grupo. El conjunto del Viejo Continente, especialmente por la posición de la compañía en España, supone más del 70% del volumen de negocio total de la operadora gala. Oriente Medio y África aportan algo más del 12%.

En Vodafone, Reino Unido, su país de origen, supone en torno al 13,5% de los ingresos totales de la empresa. Los países europeos aportan casi el 65% de los ingresos, encabezados por Alemania. Los mercados emergentes, agrupados en la división África, Oriente Medio y Asia Pacífico, aportan el resto del negocio.

En la germana Deutsche Telekom, el mercado doméstico supuso durante el pasado ejercicio fiscal el 33,7% del volumen de negocio, por un 66,3% del mercado exterior. En este caso destaca ampliamente EE UU, al aportar más del 46% de los ingresos del gigante teutón.

Normas