Despachos

¿Qué piden los grandes despachos a los nuevos abogados?

El inglés y un excelente expediente académico siguen siendo clave

Las habilidades comerciales están cada vez más valoradas

¿Qué piden los grandes despachos a los nuevos abogados?

El pasado 5 de abril se publicaron las calificaciones del examen de acceso a la profesión de abogado. El objetivo de muchos de los que hayan pasado esta prueba será hacerse con un puesto en algún gran despacho. Pero, ¿qué piden estos bufetes a esta nueva oleada de abogados dispuestos a comenzar su andadura profesional?

Los requisitos y cualidades para formar parte de alguno de los más reputados despachos de nuestro país han cambiado de acuerdo a la evolución del sector legal y jurídico de los últimos años. Actualmente, no basta con un expediente académico brillante, son necesarias muchas otras destrezas como el manejo experto de las nuevas tecnologías o disponer de habilidades sociales y comerciales.

El dominio del inglés, es cada vez más, un requisito imprescindible debido a la creciente apuesta de los despachos por su internacionalización. También la capacidad de trabajar en equipo o la inquietud por aprender son cualidades muy demandas por estos bufetes en la contratación de los abogados novel.

En cuanto a los procesos de selección y captación del talento que llevan a cabo, los despachos también se han transformado con el propósito de facilitar a los aspirantes una aproximación más real al día a día de un abogado en su firma.

Es cierto que los perfiles que buscan los bufetes tienen muchos rasgos comunes. Sin embargo, cada uno, en su afán por diferenciarse de los demás, destaca unas cualidades sobre otras empleando unos mecanismos distintos no solo a la hora de contratar, sino también para captar a futuros abogados junior. Y es que los despachos en su competencia por atraer el talento ofrecen a estos jóvenes abogados oportunidades de formación, condiciones de trabajo flexibles y un plan de carrera en la firma.

Marca personal

Iciar Rodríguez Inciarte, secretaria general del despacho Uría Menéndez describe el perfil del abogado junior de Uría Menéndez como aquél "con sólidos conocimientos jurídicos y dominio de idiomas, que demuestre interés por la actualidad y la historia, la acción social y la cultura". Entre los valores que deben regir su actitud frente al trabajo destacan entre otros la honestidad, la vocación de servicio, la pasión por el derecho y las buenas dotes de comunicación. Además, apuestan porque sus abogados creen su marca personal y comprendan el sector y el mercado con el fin de detectar oportunidades.

A cambio, ofrecen a estos nuevos abogados un amplio programa de formación, oportunidades internacionales en sus propias oficinas o en las de sus llamados "best friends" - bufetes de primer nivel de otros países- y flexibilidad en el desarrollo del trabajo.

Conocedores del sector

Por su parte, Nuria Rexach, responsable de selección del despacho Cuatrecasas señala que buscan "profesionales en constante evolución y aprendizaje, inquietos, capaces de trabajar en entornos flexibles, internacionales, colaborativos, 3.0 y multidisciplinares". Además tienen que ser personas proactivas y que conozcan el sector, con "iniciativa para poder generar y compartir nuevos conocimientos y la sensibilidad a las necesidades del negocio".

En cuanto a habilidades concretas, reconocen una importancia fundamental a las destrezas comerciales y al manejo de herramientas tecnológicas, que potencian a través de distintos mecanismos como la implantación de digital coaches, formación, el uso de tecnologías disruptivas, un Genius Bar al servicio del profesional y la creación de una aceleradora del sector legal, en lo referente a las nuevas tecnologías. Además, el año pasado comenzaron un programa piloto de mentoring presente desde los primeros años de carrera para fortalecer en los más jóvenes una cultura muy orientada al negocio y al cliente.

Activos e inquietos

En Ontier el mensaje es claro: "Buscamos personas activas, inquietas y con ganas de hacer cosas". De hecho fue muy novedosa su campaña #quierocambiardevida para seleccionar a los directores regionales de sus oficinas en distintos países, los cuales no tenían por qué tener formación en derecho. En ella se invitaba a inscribirse a todo aquel que quisiera dar un giro a su vida profesional con el siguiente lema: "Buscamos profesionales con alma para ser country manager". También señalan que por encima de cualquier habilidad comercial para ellos lo realmente importante para un abogado es saber venderse a sí mismo.

Por otro lado, indican que su principal atractivo es que "dada la vocación internacional el despacho se proporciona a los abogados una visión más extensa del derecho y unas posibilidades de crecimiento profesional y personal que las nuevas generaciones valoran extraordinariamente".

Motivación profesional

Lourdes Ramos, directora de Recursos Humanos de Garrigues destaca entre las aptitudes más valoradas a la hora de contratar nuevos abogados una elevada motivación profesional, capacidad de aprendizaje, orientación al trabajo en equipo, iniciativa y compromiso. Buscan profesionales con "habilidades sociales capaces de relacionarse con clientes diversos en un entorno global, con buenos conocimientos sobre las nuevas tecnologías y las nuevas formas de comunicación".

El despacho destaca su "compromiso con el talento joven" que manifiestan mediante un "completo programa de formación, la posibilidad de participar en operaciones y proyectos relevantes también fuera de España y un plan de carrera con altas expectativas".

Adaptabilidad

La vocación jurídica, la capacidad de aprender, la adaptabilidad al entorno cambiante y la motivación son los requisitos fundamentales para el joven abogado que quiera formar parte de Baker McKenzie. Consideran que para que sus abogados transmitan la seguridad y confianza que exige el ejercicio de su profesión deben contar con "una gran capacidad intelectual y dedicación". Se definen como "el primer despacho en ser verdaderamente una firma global" y en consecuencia entre sus prioridades está la movilidad internacional de sus abogados, por lo que el dominio de los idiomas - cuantos más mejor- es un también elemento clave a la hora de realizar nuevas contrataciones.

También otorgan especial importancia a que los candidatos tengan un enfoque comercial y orientación al cliente, ya que afirman que "una potente actitud comercial impulsa la satisfacción del cliente y por ende el desarrollo del negocio del despacho".

Preocupados por estar siempre a la cabeza de la innovación y la transformación digital, sus abogados deben, además de tener las capacidades tecnológicas habituales en un entorno de trabajo moderno, ser capaces de aprender rápidamente a operar con sus herramientas internas y de relación con clientes. De hecho, su interés por la formación de sus abogados ha supuesto la colaboración con prestigiosas escuelas de negocio y la implantación de un programa de formación integral ("Baker Lawyer Acedemy") que acompaña al abogado a lo largo de toda su carrera profesional.

Lo que piden las ‘Big four’

Deloitte Legal. Profesionales con una excelente formación técnica, sólida trayectoria académica, capacidades comerciales y tecnológicas, un alto nivel de inglés, inquietudes internacionales, proactividad y capacidad de innovación. Las ganas de aprender y afrontar nuevos retos, la capacidad de trabajo en equipo, la versatilidad o el compromiso son también factores clave para el candidato que quiera formar parte de la firma. La cual cuenta además, con un programa de formación que empieza desde la universidad organizando actividades y proyectos con universitarios para que tomen contacto con la actividad del abogado.

EY Abogados. Para José Luis Risco, director de Recursos Humanos de EY, “la principal diferencia en los perfiles que estamos incorporando en la actualidad a EY Abogados radica en que ya no nos centramos tanto en que éstos sean licenciados en derecho, buscamos también ingenieros y graduados en empresariales y dirección de empresas, que con una formación complementaria o de posgrado en derecho, tengan una visión de conjunto del mercado y de las necesidades de los clientes”. Entre los atractivos que ofrecen a los jóvenes profesionales están el desarrollo de carrera personalizado o sus fórmulas de flexibilidad laboral.

KPMG Abogados. Entre los requisitos esenciales del perfil que buscan en KPMG están: el dominio de distintos idiomas - siendo imprescindible el inglés-, la capacidad de trabajar en equipo, la iniciativa, la proactividad y la capacidad de innovación. Además presumen de incorporar no solo a titulados en derecho sino también a personas de otros ámbitos académicos como farmacia, ingeniería de telecomunicaciones o ingeniería aeronáutica. Recientemente celebraron el KPMG Talent Hackathon, un mecanismo de selección de personal y captación de talento con el que “valorar no solo lo que saben sino lo que pueden aportar”.

PwC Tax and Legal Services. Las habilidades fundamentales que requieren a los nuevos abogados son trabajo en equipo, capacidad de liderazgo y flexibilidad ante situaciones cambiantes. También valoran especialmente las capacidades de comunicación y empatía con clientes y compañeros así como que sean activos e innovadores. Competencias fomentadas una vez se incorporan a la firma a través de programas como I-Challenge que se basa en la resolución de un caso práctico en equipos y varios workshops con expertos en la materia.

Normas