RSC

La inversión socialmente responsable despega de la mano de los mileniales

La generación Y es ‘inversora’ frente a la tradicional posición ‘ahorradora’ de sus predecesores

En España se gestionan 23 fondos FISR

Instalación de paneles en una planta fotovoltaica. La inversión en medioambiente predomina en Europa.
Instalación de paneles en una planta fotovoltaica. La inversión en medioambiente predomina en Europa.

Desde principios de este siglo se viene produciendo un significativo crecimiento de los fondos de inversión que invierten en empresas socialmente responsables (FISR), esto es, de fondos que invierten integrando los criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) en el proceso de estudio, análisis y selección de una cartera de inversión. Según el informe Los fondos de inversión socialmente responsables de EAE Business School, en el periodo 2014-2016, el volumen de FISR ha crecido en prácticamente todos los mercados hasta llegar a un 25%.

Es te incremento, según destaca el estudio de EAE –que se centra en Europa, dedicando una parte específica a España, y en EE UU–, ha venido de la mano de una mayor conciencia de la población en términos sociales, éticos y medioambientales y la exponencial puesta en valor de la responsabilidad social corporativa.

Y a ello ha contribuido especialmente la llamada generación Y, los mileniales, los nacidos entre los años ochenta y noventa, que han madurado en un entorno de cultura financiera más global, exigente y transparente, lo que los posiciona como inversores frente a la tradicional posición de ahorradores de la que partía y en la que aún permanece la generación que les precede.

España es el país de Europa con menor proporción de inversores minoristas, el 2%, frente al 22%

Los fondos FISR en Europa suman un total de 1.138, que supone el 53% de los fondos gestionados. Francia es el país donde hay un mayor número de FISR, 395; seguido por Bélgica, con 197; Holanda, 106, y Suiza, 103. EE UU registra algo más de 1.000 fondos FISR, que representan el 22% del total.

España se encuentra en una posición más atrasada respecto de sus socios europeos. Está el número 10 en el ranking, con 23 FISR gestionados y con un volumen de patrimonio que asciende a 2,2 billones de euros. El 84% de este volumen está concentrado en solo tres fondos. En concreto, el fondo que acapara el 71% del volumen gestionado es Santander Responsabilidad Conservador; el segundo y el tercero son Inveractivo Confianza y Fonengin ISR, con aproximadamente un 7% y un 5%.

“La cifra es baja, primero por un tema de desconocimiento. Y porque es una inversión que llega tarde y que está concentrada. Hay poca oferta. Es una inversión que se va creando a medida que se va pidiendo, que se crea bajo demanda”, explica Francisco Isidro, director de programas de finanzas de EAE Business School, y coautor del estudio de la escuela de negocios junto a Ricardo Zion y Yanna Stefanu.

Pese a ello, Isidro considera que en España estamos asistiendo ya a “un momento de eclosión e impulso de los fondos de inversión socialmente responsables”. Y considera a España como el país con más recorrido, debido a la concentración de estos fondos y al todavía bajo volumen de inversión. Hay que tener en cuenta que España es el país de Europa con menor proporción de inversores minoristas, con menos del 2% en relación a la media europea, que se sitúa en el 22%, cuando en 2014 suponía el 3,4% del total.

Un tema destacado en el informe es el de la rentabilidad. En este sentido, el profesor de EAE Business School es tajante. “Es un mito que esta inversión es menos rentable que la tradicional”, asegura. “Esta inversión es tan rentable, como mínimo, como cualquier otra que no tenga en cuenta estos criterios. La gente asocia lo ético con renunciar a ganar dinero. Yo creo que es una de las cosas que se están rompiendo y por eso la gente está empezando a invertir en esto. Y ello explica la escasez de inversión minorista. A medida que esta cultura financiera vaya calando, creo que el inversor se va a ir incorporando y vamos a llegar a esa cuota del 22%. Esto va cambiar”, concluye Isidro.

Estrategias de selección

Las metodologías de análisis se basan mayoritariamente en los criterios ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno), que ponen su atención en cómo obtienen las empresas sus resultados más que en cómo aplican sus beneficios.

Medioambiente. Sigue siendo el predominante en Europa, con 337 fondos y un nivel de inversión de más de 31 billones de euros en 2014.

Social. Esta dimensión cobra cada vez más fuerza en Europa, con un incremento del 62% en el volumen de inversión entre 2012 y 2014, alcanzando los 10,7 billones de euros gestionados en el último año.

 Ética. Los basados en principios éticos todavía representan una cuota minoritaria, con 6,7 billones de euros gestionados en 2014 y un crecimiento del 37% en el mismo periodo.

Tipos de fondos. En Europa, los de renta variable (46%) siguen por delante de los de renta fija (30%) en el periodo 2014-2016.

España. Los sectores donde invierten preferentemente los FISR son el de servicios financieros, industria y tecnología.

Normas