La justicia española mejora en accesibilidad pero suspende en independencia

Las empresas y ciudadanos mantienen una mala percepción de la justicia

España destaca en la asistencia jurídica gratuita

derecho jurídico

La Comisión Europea acaba de publicar el cuadro de indicadores de la justicia en la Unión europea (UE), que ofrece un análisis comparativo de los sistemas judiciales de los Estados miembros. Entre los aspectos que se valoran encontramos datos sobre la duración de los procedimientos, la percepción de independencia judicial u otros, añadidos este año, como la facilidad de los consumidores para acceder a la justicia o sobre la duración de los procesos penales por delitos de blanqueo de capitales, aunque sobre este último punto no ofrecen información sobre España.

El estudio concluye que en su conjunto los sistemas judiciales de los países analizados son cada vez más eficaces, España se une a esta evolución y sale bastante bien parada en la mayoría de estos indicadores.

España destaca en accesibilidad

Nuestro país destaca en cuanto a la accesibilidad de su sistema judicial. Se encuentra en las primeras posiciones en cuanto a las comunicaciones electrónicas entre profesionales y con los ciudadanos: información telemática sobre las características de nuestro sistema judicial, disponibilidad electrónica de sentencias, envío electrónico de demandas y otros escritos a los juzgados, así como transmisión telemática de citaciones y disponibilidad de sistemas de nuevas tecnologías en la gestión de tribunales.

También los datos de asistencia jurídica gratuita son muy positivos ya que en España incluso las personas con ingresos superiores al umbral de la pobreza de Eurostat acceden a este servicio.

Independencia judicial

Frente a estos buenos datos encontramos otros aspectos en los que España no sale bien parada, como es la percepción de independencia judicial. Cerca de un 60% de la población española tiene una mala o muy mala impresión sobre la independencia en la justicia, la cual se atribuye según esta encuesta en primer lugar, a la presión del Gobierno y los políticos, seguida de los intereses económicos y por último, aunque algo alejada de las otras dos causas, a que el estatus y la posición de los jueces no garantiza suficientemente su independencia. Las empresas españolas coinciden en su mala percepción del sistema judicial con unos resultados muy parecidos a los referidos a la ciudadanía, donde solo un 30 % confía en su independencia.

Sin embargo, el Ministerio de Justicia puntualiza que respecto al año anterior "Nuestro país ha mejorado en la percepción subjetiva de independencia de la Justicia por parte de los ciudadanos y las empresas, según el indicador de la encuesta de percepción del Foro Económico Mundial". Y añade que "En cualquier caso, hay que poner de relieve que el uso de encuestas de naturaleza subjetiva ha sido desde hace tiempo muy contestado en Bruselas por diversos países miembros".

Profesiones jurídicas en cifras

España mantiene su bajo número de jueces respecto de otros países de la unión superando escasamente los 10 jueces por cada 100.000 habitantes, resultado que la sitúa en el séptimo puesto desde el final de los 28 países.

Por el contrario, en cuanto a número de abogados España se encuentra entre los 6 primeros, con más de 300 abogados por cada 100.000 habitantes.

En cuanto a la proporción de mujeres jueces en las distintas instancias en España ha aumentado respecto al año anterior. En primera instancia un destacable 60% de los jueces son mujeres. Sin embargo, esta proporción baja considerablemente en instancias superiores, en segunda instancia se sitúa en un 34% y en el Tribunal Supremo apenas supera el 10%.

Normas