Innovación

Las impresoras 3D traerán la personalización total de la comida

El marketing tradicional evolucionará hacia el 'consumering'

Estas máquinas serán capaces de imprimir directamente carne

impresoras 3D

Lo que comenzó hace cuatro años como una técnica pensada para proporcionar alimentos a los astronautas de la NASA en misión espacial, hoy empieza a ser una realidad cotidiana. Las impresoras 3D, unos artefactos capaces de, al menos por ahora, imprimir diferentes variantes de alimentos, amenazan con instalarse en las cocinas de todos los hogares, trastocando por completo, no solo la forma de consumir, sino también la logística, el aprovisionamiento de comida y toda la industria agroalimentaria. Estas máquinas ya existen, “y aunque por ahora solo somos capaces de manejar unos cinco cartuchos de esta tinta alimenticia, las posibilidades en un futuro serán múltiples”, explicó ayer la responsable de millenials de Telefónica Open Future, Almudena Moreno, en el marco de la segunda edición de Pascual Startup, una iniciativa de Calidad Pascual orientada a apoyar el emprendimiento en el sector agroalimentario.

Las impresoras 3D son uno de los avances que más margen de transformación prometen. Por ahora, la mayoría de ellas solo son capaces de trabajar con elementos líquidos ya cocinados, como purés, zumos y alimentos triturados. “Sin embargo, dentro de unos años, parece que podrán imprimir comida perfectamente lista para su consumo, incluyendo, por ejemplo, carne, que se imprimirá directamente”, afirmó. Por esa razón, el potencial de todos estos avances, así como las posibilidades que ofrecen, tendrá repercusión en muchos otros aspectos del sector.

Uno de ellos es la hiperpersonalización. El futuro de las empresas será conseguir pasar del marketing tradicional al consumering, o lo que es lo mismo, “crear un producto específico para cada consumidor, personalizándolo en función de sus necesidades o su código genético”, en palabras del fundador de Bsense, David Molist. La razón, continuó, es que a día de hoy ya existen neveras inteligentes que avisan cuando un alimento concreto empieza a escasear. Si esto ocurre ya, “en un futuro serán las propias máquinas las que se encarguen de adquirir los productos. No será necesario el esfuerzo de hacer la lista de la compra e ir al supermercado”, continuó Alejandro de Miguel, director de IBM Digital Business. Por eso, el cometido de todas estas organizaciones será el de proporcionar a los usuarios la comida que necesiten, donde, cuando y como quieran.

La impresión 3D también supondrá, continuó el jefe de transformación digital de Calidad Pascual, Javier Paniagua, un soplo de aire fresco para la sostenibilidad ambiental. A día de hoy, el 70% del agua consumida en el mundo va destinada al ganado, que a su vez incide directamente en las emisiones de CO2 a la atmósfera. “Todas estas técnicas, que permitirán saltarse todos esos procesos, asegurarán la existencia de los alimentos y el cuidado del medio ambiente”, aseguró el directivo.

Normas