Oxford lanza su examen de inglés en España para competir con Cambridge

Se estrena en España un nuevo certificado de idioma

El precio oscilará entre los 50 y los 250 euros

Simon Ferdinand, responsable del lanzamiento en España.
Simon Ferdinand, responsable del lanzamiento en España.

El Oxford Test of English, un nuevo examen de inglés desarrollado por la editorial Oxford University Press y avalado por la citada universidad, debutó el mes pasado. España ha sido el país de inauguración y ya se han celebrado 17 convocatorias. Cada examinador fijará su propio precio pero estará entre los 50 y los 250 euros.

La flexibilidad es su punto fuerte, gracias a su naturaleza online, el examen se va adaptando al nivel del usuario en función de sus respuestas, de modo que cada nueva pregunta depende de la respuesta que se dio a la anterior, explicó ayer el responsable del lanzamiento, Simon Ferdinand. Así, Oxford presenta una prueba única en la que se fusionan todos los niveles, de modo que los participantes se pueden ofrece a un examen general sin tener que calcular su destreza de antemano.

Desde la institución señalan que, debido a que el examen no se puede suspender, la tensión de los estudiantes se reduce. Además, al adaptarse al usuario, no resulta ni demasiado fácil ni demasiado difícil, por lo que la experiencia es más agradable y menos frustrante que la de otros exámenes, recalcó Ferdinand.

Las calificaciones están adaptadas al Marco Común Europeo aunque, por ahora, solo acreditan la franja entre los niveles A2 y B2 por ser, según dicen, la de mayor demanda. No obstante, esperan ampliar este rango en el futuro para cubrir también el resto de niveles.

Al igual que la mayor parte de los exámenes de inglés, está dividido en cuatro módulos: una parte escrita conocida como writing, una de comprensión lectora (reading) y otra de comprensión auditiva (listening) y, por último, una prueba oral o speaking. En la entrevista oral, el estudiante debe contestar a las preguntas que le hace un ordenador, que graba las respuestas para su posterior corrección en Oxford. La organización sostiene que esto elimina el miedo escénico que muchas personas tienen a hablar idiomas en público, lo que se traduce en unos resultados más fidedignos.

Pero la mayor novedad que aporta este nuevo examen es que los módulos son independientes, los estudiantes pueden elegir el orden y presentarse a una sola parte si así lo desean para, por ejemplo, mejorar el resultado de una de ellas. Al margen del cómputo global, las calificaciones también se presentan gráficamente y divididas según las distintas destrezas. En este sentido, se ofrece al alumno la posibilidad de mejorar sus habilidades más deficientes y, por otro, permite a las empresas que, a la hora de contratar, se fijen en las competencias que consideren más necesarias para el puesto. El examen se podrá realizar online en las instituciones acreditadas, lo que supone también flexibilidad horaria y de agenda, además de rapidez: se podrá elegir la fecha de la convocatoria hasta dos semanas antes y se obtendrá el certificado en un plazo de 14 días.

Normas