X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Presupuestos 2017 »

El Gobierno calcula que los sueldos crecerán un 1,3% este año

Se prevé que los ingresos de la Seguridad Social se disparen un 6,8% El déficit se costeará con el fondo de reserva y un préstamo del Estado

La Seguridad Social recaudará este año un total de 110.560 millones de euros por las cotizaciones que pagan empresas, trabajadores y el Estado en nombre de los desempleados. Esto supondrá un importante incremento de los ingresos por cuotas del 6,8% respecto a lo recaudado en 2016, según la previsión de liquidación del ejercicio pasado.

Así figura en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado 217 presentado hoy en el Congreso de los Diputados. Pero, ¿en qué se basan quienes han diseñado estas cuentas públicas para estimar este fuerte aumento de los ingresos por cotizaciones? En el texto que se acaba de conocer desglosan que se producirá debido a un incremento del PIB del 2,5%; un crecimiento del empleo del 2,5%; el crecimiento de las bases mínimas de los asalariados de un 8% y del 3% de los autónomos; el aumento de las bases máximas de un 3% y una "evolución más favorable" de los sueldos medios de los asalariados del 1,3%.

No obstante, si esta previsión de ingresos por cotizaciones se compara con las estimaciones iniciales que hizo el Ministerio de Hacienda para los presupuestos de 2016 (117.242 millones), la recaudación por cuotas de 2017 caería un 5,7%. Esto se produce porque el incumplimiento de lo previsto en 2016, en 14.000 millones menos.

Ante esta circunstancia, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha sido preguntado hoy por las razones que le llevan a pensar que en este año 2017 sí se van a cumplir las previsiones de ingresos de la Seguridad Social. Su respuesta se puede resumir en que el crecimiento económico será mayor, con toda seguridad, y que los datos de recaudación de cotizaciones de enero, febrero y marzo están claramente por encima del 5% interanual.

Además, las cotizaciones que el Estado paga por los desempleados que cobran prestaciones y subsidios por desempleo ascenderán a 6.593 millones, un 6% más que el pasado año; mientras que las cuotas por cese de actividad de los autónomos dejarán 133 millones en el sistema.

Junto a las cotizaciones sociales, que suponen el 76% de todos los ingresos de la Seguridad Social, la siguiente vía de financiación del sistema son las transferencias del Estado. Esto es, las partidas del sistema de pensiones que se pagan ya con impuestos generales. Por esta vía, los Presupuestos destinarán a la Seguridad Social 13.074 millones de euros, un 0,7% menos.

Dentro de estas transferencias del Estado a la Seguridad social destaca la partida que se destina a pagar complementos a mínimos de pensiones contributivas. Son complementos para que quienes han contribuido los años exigidos para recibir una pensión pero por una cantidad que no llega a la pensión mínima que marca la ley, puedan cobrar dicha pensión mínima. A estos complementos se destinarán 7.180 millones de euros, 230 millones menos, lo ques supone una caída del 3,1%.

Los autores del Presupuesto precisan que este descenso "no supone una merma de protección", sino que la tendencia de este gasto es decreciente porque las nuevas pensiones que llegan al sistema son cada vez más altas y no necesitan estos complementos. Entre las transferencias también destacan los 1.300 millones que se destinarán a la atención a personas dependientes, un 8,6% más.

En qué se gasta el dinero

Sumando todo el dinero que se adscribe a la Seguridad Social se obtiene un presupuesto total de consolidado de 144.907  millones de duros, un 2,8% más que en 2016. De toda esta cantidad, la mayoría se destina al pago de pensiones de todo tipo, contributivas y asistenciales, que se financiarán con 138.549 millones de euros, tras incrementarse un 4,4% este año.

En este capítulo de gasto, el pago de las pensiones contributivas (jubilación, viudedad, orfandad, favor de vamiliares e incapacidad permanente) se llevan la mayor parte del pastel ya que requerirán 122.777 millones de euros. Este gasto crecerá en 2017 un 3,2% fruto del aumento del número de pensionistas, la pensión media de los nuevos jubilados y el incremento generalizado del 0,25% para todas las pensiones.

Y son las pensiones de jubilación, las que necesitarán más financiación: 86.808 millones de euros; seguidas de las de viudedad, 21.369 millones; e incapacidad, 12.463 millones de euros.

Al margen del principal gasto en pensiones contibutivas, el siguiente desembolso más importante se produce en los pagos por prestaciones por incapacidad temporal a los trabajadores que están de baja médica. A esto se destinarán casi 7.000 millones, un 2,62% más que lo gastado en 2016. Si bien el pasado año se produjo un importante desfase ya que mientras que inicialmente se presupuestaron 5.397 millones de euros para costear estas bajas, el gasto final fue de 6.808 millones, lo que supuso gastar un 26% más que lo previsto.

Los ingresos no llegan para pagar los gastos

Un rápido vistazo a estos números arroja que con lo que recauda la Seguridad Social por cotizaciones más las transferencias del Estado (poco más de 123.000 millones) no llega para pagar todas las prestaciones del sistema, algo que cuesta 138.549 millones.

A grandes rasgos, esta diferencia de unos 15.500 millones será el agujero deficitario que deberá costear la Seguridad Social. Para ello se utilizará un mix de financiación: por un lado, una parte, aún no cuantificada, de lo que aún queda dentro el fondo de reserva de las pensiones (15.900 millones de euros) y, por otra parte, un préstamo que el Estado hará a la Tesorería General de la Seguridad Social y que ascenderá como máximo a 10.192 millones de euros.

Según lo que aparece en los Presupuestos se trata de un préstamo que no se precisa como conseguirá el Gobierno pero todo apunta a que se haga a través de emisiones de deuda. En cualquier caso, solo se precisa que dicho préstamo no devengará intereses y se cancelará en diez años a apartir de 2018.

Archivado en:

Outbrain